Policiales Lunes, 11 de febrero de 2019

Llevaron a su hija al hospital 3 veces y les dijeron que no era grave: la cuarta vez murió

Ocurrió en Buenos Aires. Los profesionales le dieron ibuprofeno y la enviaron a su casa. Sus padres denuncian mala praxis.

Por Redacción LA

Los padres de una nena de cinco años que falleció tras ser atendida por tres médicos distintos en un hospital de Buenos Aires denunciaron mala praxis. Según el relato de la madre, en las tres oportunidades que estuvieron en la guardia los profesionales le recetaron ibuprofeno y la enviaron a su casa.

 

Todo comenzó la mañana del 8 de febrero, cuando Milena Anabel López, de 23 años, llegó al hospital Municipal San José de Capilla del Señor junto a su hija Luna Desiree, quien presentaba un fuerte dolor en la pierna y fiebre.

Según contaron los denunciantes, en esa oportunidad la menor fue atendida por el doctor M.N. el cual le diagnosticó un cuadro de "sinovitis", una inflamación o irritación de la membrana sinovial, que es la encargada de generar el líquido cuya función es reducir la fricción entre los cartílagos y otros tejidos.

Cabe destacar que, bajo ningún punto de vista esta condición puede producir la muerte. Ante esto, el profesional recetó ibuprofeno para calmar el dolor y esperar 48 horas.

 

Además, le realizaron placas de rayos X y fue examinada por un traumatólogo, identificado como Dr. M. Este, le dijo que hiciera reposo absoluto y sólo levantara para ir al baño, después la envió a su casa.

Tras 24 horas de la primera consulta la pequeña empezó a tener temperatura así que ella y su madre regresaron al hospital. Luna fue recibida por el médico J.Q, quien realizó el mismo diagnostico que sus compañeros.

No obstante, le hicieron pruebas de sangre y orina a partir de las cuales el profesional determinó que estaba “todo normal”, informó Infobae.

Algunas horas después, viendo que Luna no mejoraba su madre la volvió a llevar al hospital y le exigió al médico J.Q. que la internara. El médico le puso un suero con calmante pero le dijo que igualmente le iban a dar el alta.

Al notar que la pierna de la menor empezaba ponerse morada, J.Q le dijo a Milena que si su hija vomitaba la llevara otra vez porque "podría estar incubando algo". Esa misma madrugada regresó.

 

Luna tenía todas las extremidades frías y le costaba respirar. Luego de consultar con otros médicos llevaron la llevaron hasta una camilla para ponerle suero.

Fuentes cercanas al caso, y en base a la declaración de Milena, dijeron que Luna tenía todo el cuerpo morado. Momentos después, la menor colapsó y comenzaron a hacerle trabajos de reanimación pero falleció.

Tras ser informados, sus padres prestaron declaración en sede policial y apuntan a una mala praxis. Este lunes realizarán la autopsia del cuerpo de Luna.