Sociedad Viernes, 10 de agosto de 2018 | Edición impresa

Las seis obras viales que sacan de quicio a los mendocinos

Son todas necesarias, pero para automovilistas, comerciantes y vecinos son un suplicio cotidiano porque se hacen en calles muy transitadas.

Por Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

En el Gran Mendoza siempre habrá al menos una calle cortada -total o parcialmente- por obras. Ya sea por repavimentación, remodelación u obras de cloacas, constantemente el mapa de cortes y desvíos se está actualizando.

No obstante, algunas de estos obras traen dolores de cabezas a la gente y son las que involucran a calles muy transitadas. Por estos días hay 6 vías de este tipo en las que se está trabajando para mejorarlas y que “sacan de quicio” a vecinos, comerciantes y conductores.

La calle Pedro Molina, un tramo de Boulogne Sur Mer, la Costanera, el carril Godoy Cruz, una cuadra de calle San Martín (Las Heras) y un tramo de Paso de los Andes (Godoy Cruz) son los puntos más complicados hoy.

El carril interminable

La del carril Godoy Cruz (Guaymallén) es quizás la obra que más ha dado que hablar. Los trabajos comenzaron en mayo de 2017 e incluyen una remodelación integral. “Todo se levanta y se hace de nuevo: cloacas, calles, veredas, acequias”, resumió el secretario de Obras del municipio, Marcos Calvente, quien destacó que se trata de una obra más que necesaria para la zona y que se están cumpliendo los plazos previstos.

Sin embargo, para quienes viven o tienen sus comercios allí se ha tornado todo cuesta arriba. “Nos han exceptuado de tasas municipales. Sin embargo, seguimos pagando todos los impuestos y el alquiler, y las ventas han caído. Muchos comercios han cerrado”, sintetizó Enrique, quien tiene su negocio en esa calle.

“Tenía una agencia de autos en el carril Godoy Cruz, pasando Sarmiento, y el corte nos afectó. Disminuyó muchísimo la cantidad de gente que transitaba por el lugar, entonces la gente ni paraba. Tuvimos que mudar el comercio a Maipú”, resumió Gonzalo.

 

“La obra no tiene atrasos, el ritmo se está cumpliendo de acuerdo a lo estipulado y al ser tan grande, por plazo se calculan entre 12 y 16 meses”, sintetizó Calvente. En total, la calle Godoy Cruz se ha dividido en 5 tramos -de entre 14 y 16 cuadras- y se encuentran en reparación los primeros dos (entre Costanera y Mitre, y desde Mitre hasta Sarmiento).

De acuerdo al funcionario municipal, el primer tramo está con un avance de 75% y la idea es inaugurarlo a fin de año. El segundo, en tanto, está al 55% y estaría terminado en marzo de 2019. Además, destacó que están trabajando con fuertes controles de calidad y es por ello que en ocasiones se hacen varias veces algunas construcciones.

Al ser un eje clave este-oeste, al estar en obra muchas calles perpendiculares también están cortadas, lo que genere que quienes circulan de norte a sur -o viceversa- también sufran esta obra “interminable”.

El Paseo interrumpido

En Ciudad la más importante es la del Paseo Pedro Molina: Se está haciendo una renovación integral de la calle y avanza de a poco. Si bien la obra se encuentra dentro de los plazos previstos -la idea es que esté terminada a comienzos de 2019-, hay situaciones que están complicando la rutina de peatones y conductores.

Una de ellas tiene que ver con los recorridos de los micros. Recientemente la comuna habilitó el tránsito entre Patricias Mendocinas y San Martín. Y con ello, muchas líneas de colectivos retomaron sus habituales trayectos. Pero las veredas no están terminadas y tampoco han sido restituidos los paradores de los micros. Así, especialmente entre 9 de Julio y San Martín, los pasajeros se agolpan invadiendo la calle para esperar el colectivo.

En sentido oeste-este, Pedro Molina está cortada desde Perú. En tanto, en sentido inverso solo está habilitada desde La Pampa -vía que vincula la zona con Casa de Gobierno y el Barrio Cívico-.

 

“No tuvimos que cerrar el negocio, salvo un par de días que rompieron la vereda. Pero nos vimos bastante perjudicados porque disminuyó el flujo de peatones. Eso se sintió”, destacó Jorge, comerciante de la zona.

“No tengo ningún micro que me traiga desde Villa Marini hasta la Casa de Gobierno, porque el 73 ahora se desvía en Belgrano hacia el norte. Ojalá que vuelva todo a la normalidad pronto”, se quejó Mariana.

“La obra está avanzando muy bien y por suerte hemos tenido una buena respuesta de los comerciantes”, aseguró el secretario de Infraestructura de la comuna, Mario Isgró.

Este mismo plan de renovación que encara la comuna con fondos de la Provincia incluye a la avenida Boulogne Sur Mer (hoy cortada entre Jorge A. Calle y Houssay), que está siendo adoquinada. 

La Costanera “angosta”

Una de las obras más recientes (muy esperada) es la remodelación de la Costanera, que empezó en junio y está generando muchos problemas de tránsito, sobre todo en horas pico. Por momentos hay solo uno o dos carriles habilitados entre Beltrán y Buenos Aires, por lo que los automovilistas deberán tener mucha paciencia. Más si tenemos en cuenta que el plazo de obra es de 15 meses (el arreglo va de Brasil a la Rotonda del Avión), por lo que recién a fines de 2019 quedará liberada al tránsito.

En Las Heras, en tanto, se ha encarado un mega plan de pavimentación y hormigonado que incluye a más de 50 cuadras (lineales y en barrios), además de la apertura de una calle que será continuación de Doctor Moreno y que irá al costado de la vía del Metrotranvía. 

La más importante es el reasfaltado de la avenida San Martín, que luego de dos años en obra (muy demorada) se encuentra en la etapa final.

“Queda una sola cuadra cortada, entre Espejo y Roca, y la vamos a abrir a fines de agosto. Además estamos trabajando en las veredas incompletas de 3 cuadras. A ello hay que sumarle el ensanchamiento de 15 metros hacia el este que se va a hacer en el puente que une Ciudad con Las Heras”, especificó el secretario de Obras municipal, Francisco Lo Presti.

Y en Godoy Cruz, hace poco empezó la segunda etapa de remodelación de Paso de los Andes (entre Pellegrini y Antártida Argentina), que ha incidido en el recorrido de particulares y del transporte público. Y teniendo en cuenta que se trata de una arteria muy comercial, los 8 meses de obra seguramente influirán en este rubro.