Más Deportes Lunes, 13 de noviembre de 2017 | Edición impresa

Las Pumas, fenómeno del fútbol femenino

Golearon 4 a 1 al CEC y se quedaron con el último certamen de la Liga Mendocina. Es uno de los equipos más antiguos y el más exitosos.

Por Analía Cuccia - acuccia@losandes.com.ar

Otro título para la historia de Las Pumas. Ayer, el estadio Feliciano Gambarte fue escenario de la final  de la Copa de Oro del torneo Clausura del fútbol femenino de la Liga Mendocina, que quedó en manos de las conducidas por Silvana Villalobos después de vencer al equipo revelación, el CEC, por 4 a 1.

Este festejo, que no pudo ser en 2016 ni en el Apertura 2017, fue un desahogo para las campeonas. Pero también una deuda pendiente que ayer quedó saldada como consecuencia del sacrificio, la dedicación y el profesionalismo, aunque esto último aún esté lejos de concebirse.

En esta final, tuvo como protagonistas a Las Pumas, cuya trayectoria de 34 años quedó visible y manifiesta. Y a un equipo nuevo, que debutó, como es el CEC, que de proponerse sólo participar y hacer un buen papel terminó protagonizando una final con honores. En definitiva, fue una muestra más del crecimiento y desarrollo del fútbol de esta rama en la provincia que dejó de ser un sueño para ser un hecho.

Lo del Club Empleados de Comercio fue un estreno excepcional con un equipo bien parado que intentó hacer circular la pelota ante un equipo exponente de buen pie, que bien sabe de confeccionar el juego colectivo, aplicar triangulaciones y ver los espacios abiertos para desequilibrar.

Las Pumas llegaron a la conquista con el armado del juego desde el centro hacia los laterales donde ganaron las espaldas de las Mercantiles. Con “Pita” Morales por un lado, Napolitano por el otro, las Azules presionaron cuantas veces pudieron. Los pases en profundidad fue el arma letal de Las Pumas para lastimar al CEC, que en tres ocasiones la joven arquera “Mercantil” logró contener.

El marcador se abrió a los 3 minutos del primer tiempo desde el córner de Fontana y, de un rebote, Agüero la pescó para anotar. Cinco minutos después, “Mavi” Pintos gambeteó y se lució pateando con la pierna de su rodilla lesionada -la derecha- y no perdonó. Y a los 34’ un centro de Montenegro le quedó nuevamente a Agüero para aumentar.

Mientras, el CEC no decayó y siguió buscando. Y a los 37' llegó el descuento. La confiada línea defensiva de Las Pumas, y especulando con el off side, dejó liberada a Yemina Roa para que lanzara para achicar la diferencia.  Este fue el único grueso error de la chicas de Boca de Bermejo. 

En el complemento, el CEC entró convencido de que aún restaban 45 minutos de juego. Más agresivo y con la ansiedad a flor de piel, y les ganó la desesperación. Y a los 6 minutos pierden a una jugadora, Brisa Oris, quien fue expulsada. 

Sin embargo, por diferencia numérica, si bien el CEC retrocedió se animó a subir por momentos. Pero los contragolpes fueron letales. Y fue cuando llegó el golazo del partido, la magia en el femenino.

Fue a los 30 minutos con el desborde de Pita Morales para habilitar a Montenegro, quien superó a su marca dejándola tendida en el piso cuando ingresó al área por el sector izquierdo. Continuó y en el mano a mano con la arquera, definió por arriba para decretar el 4 a 1 final.

Partidazo, acorde con una final de un torneo que ofreció calidad y categoría superlativa de las chicas que cierran una temporada más del fútbol femenino.

Cecilia Morales, volante de Las Pumas: “El título era una cuenta pendiente”

“Uno nunca se imagina, pero veníamos entrenando toda la semana. Una sueña con un gol así, pero me salió. El título era una cuenta pendiente. Se nos pudo dar. Dimos todo y nos rompimos todo durante el año.
Está muy merecido para este grupo que no venía pasando por un buen momento. La hinchada que nos acompañó es la Primera de Boca, mas tarde iremos a alentarlos”.