Economía Jueves, 14 de marzo de 2019 | Edición impresa

Las eléctricas pedirán un aumento del 45%

Las empresas lo presentarán en la audiencia pública del 5 de abril. Es el triple de la suba calculada por el EPRE.

Por Redacción LA

En vista a la próxima audiencia pública, las empresas de energía eléctrica calcularon un aumento en sus estructuras de costos de alrededor de 140% (por el Valor Agregado de Distribución o VAD), por lo que pedirán un incremento que tendría un impacto sobre el final de la factura de alrededor del 45%.  

Este número difiere del calculado sobre el VAD por el Ente Provincial Regulador Eléctrico (EPRE) en un 68%, que sobre la factura implica un aumento promedio del 16% total.

Teniendo en cuenta esos porcentajes, se estima que las facturas promedios oscilarán entre los $ 2.300 y los $ 3.000. Dichas pretensiones serán presentadas en la audiencia pública del 5 de abril, y luego será el gobernador de la provincia, Alfredo Cornejo, quien definirá el porcentaje de incremento (del VAD) para el presente período.

 

De aplicarse el incremento calculado por el EPRE la factura de un usuario residencial con consumos máximos para la categoría T1 R2 pasaría a mostrar un importe final superior a los $ 2.300. En cambio, con el incremento pretendido por las distribuidoras, sería de alrededor de $ 2.900. La diferencia entre los montos porcentuales presentados por las distribuidoras y el ente regulador se basa en los importes que agrega cada uno en sus cálculos.

Así, mientras que las empresas reclaman compensaciones por ingresos no percibidos en años de congelamientos tarifarios, el EPRE “afinó el lápiz” e incluyó en sus cálculos las variaciones de precio de los costos “elementales que tiene que asumir la empresa para poder operar”.

Según explicó la titular del EPRE, Jimena Latorre, “ellos pretenden una proyección basada en índices no oficiales, y el ente actualiza salarios (por ejemplo) con cifras oficiales, como la inflación presupuestada y también utiliza el Indice de Precios Internos al por mayor (IPIM) para sus cálculos”. Por otro lado, en este contexto de crisis, la funcionaria señaló que se tiene en cuenta el concepto de “esfuerzo compartido”, y a partir de ahí se observa qué rubros se deben actualizar y cuáles no, en la medida pretendida por las distribuidoras.

 

“El VAD, que es lo que las empresas necesitan para operar el servicio, tiene un desfasaje del 68%, con eso cubren la inflación de todo el año pasado. Tengamos en cuenta que las actualizaciones anteriores no incluyeron las corridas cambiarias posteriores a agosto. Eso tendría un impacto para los usuarios de entre el 15 y el 16% promedio con impuestos incluidos”, agregó la titular del EPRE.

Latorre explicó qué significaría el incremento para cada categoría: “La base, que es el T1 R1, el primer consumidor del escalafón, va a tener un aumento del 8,6%, es decir que en el bimestre va a ser de $ 66 la suba. Así, una factura actual de $ 770 se iría a $ 834”. En el caso de T1 R2 o R3, los incrementos van del 14 al 16%.

Mientras que los que consumen más de 2.800 kw, hogares en los que todos los artefactos están conectados al suministro eléctrico, el aumento va a ser de un 15%.  Y en los residenciales, que son el 70% de los usuarios, incluyendo los T1G y T1G2 (grandes usuarios), los aumentos promedios están en el 16%, informó la funcionaria.
 

La mayoría de los usuarios pagará $ 2.300 por bimestre
 

Los usuarios residenciales con un consumo de hasta 299 kilovatios-hora (Kwh) bimestrales (categoría T1-R1) tendrán una suba del 8,6%, es decir un aumento de $ 66 sobre la factura total, lo que implicaría que de $ 770 pasarán a pagar $ 834 con impuestos (por cerca de 240 kw/h). Este grupo comprende cerca del 30% de los hogares mendocinos.

Para el caso de los usuarios que consumen entre 300 Kwh y 599 Kwh bimestrales (categoría T1-R2), el incremento estimado para este grupo sería del 14%, lo que significa que de una factura de $ 2.023,50 (cargo fijo de $ 61 más $ 3,2763 por 599kw/h) se pasará a una de $ 2.306. A este grupo pertenece la mayor cantidad de hogares mendocinos, cerca del 60%.

 

Finalmente, para los usuarios residenciales que gastan más de 600 Kwh por bimestre, tendrán un incremento aproximado del 16%, lo que implica que de un mínimo de $ 2.301,61 (cargo fijo más un consumo mínimo de 600 kw/bim), pasarán a pagar     alrededor de $ 2.670 por cada bimestre.