Salud Viernes, 30 de noviembre de 2018

La vida después de los brackets: ¿cómo sigue?

Luego de sobrevivir 18 meses o más a los tratamientos de ortodoncia, se deben seguir rigurosos cuidados para proteger la sonrisa.

Un tratamiento ortodóntico permite corregir diversas anomalías en la forma, posición, relación y función de las estructuras dentales. Una vez solucionados estos problemas, llega el alivio de culminar este proceso, aunque sin dudas también el desafío de cuidar y mantener la sonrisa perfecta. 

Entonces, ¿cuál es la prioridad número 1 a la hora de sacarse los brackets?. “Lo primero y más importante a tener en cuenta es que, al terminarlo, el paciente debe irse del consultorio odontológico con las contenciones necesarias para mantener la posición correcta de las piezas dentales”, explica la doctora María Alejandra Coll Mellian, ortodoncista. “A pesar de haber logrado la armonía y estabilidad en la sonrisa, si no se usan las retenciones, los dientes se moverán y volverán a su posición original. Los dientes se mueven durante toda la vida”, afirma Coll Mellian.

Hay dos tipos de contenciones: las fijas (arcos metálicos cementados detrás de los dientes) y las removibles (en la mayoría de los casos son de uso nocturno, y pueden ser visibles o transparentes). En este último caso, se deben limpiar diariamente, sumergiéndolos en agua.

A su vez, es importante mantener ciertos hábitos para cuidar los dientes:

- Visitar regularmente al dentista, para que controle las piezas dentarias y las encías, así como hacer las limpiezas correspondientes. Se recomienda asistir al odontólogo al menos dos veces al año.

- Cambiar el cepillo de dientes cada tres meses. De lo contrario, las cerdas podrían abrirse y deteriorarse, sin limpiar eficientemente las piezas dentarias.

- Una buena rutina de cuidado incluye el cepillado dental después de cada comida, y la limpieza interdental al menos cuatro veces a la semana. Para eso, existen distintos artículos que se adecuan a cada necesidad.

- Evitar los alimentos azucarados, golosinas y gaseosas. En caso de consumirlos, se recomienda lavarse los dientes automáticamente después. Además se debe prestar especial atención a las bebidas azucaradas o jugos de frutas, que suelen ser ácidos y dañar a los dientes.

- Finalmente, debemos tener la precaución luego de comer o tomar alimentos ácidos, esperar unos 30 minutos como mínimo para la higiene.

Fuente: G.U.M Argentina junto a la Universidad de Maimónides.