Mundo Sábado, 11 de agosto de 2018 | Edición impresa

La vacunación obligatoria de niños divide a los italianos

La propuesta del gobierno de retrasar un año la obligatoriedad de la aplicación ha sido condenada por varios expertos y generó polémica.

Por Redacción LA

La obligación de vacunar a los niños en edad escolar ha desatado una polémica en Italia tras la confusión creada por el nuevo gobierno de retrasar su aplicación, una medida que divide a militantes, padres de familia y expertos.

La idea del gobierno de retrasar un año la obligatoriedad ha sido condenada por varios expertos porque consideran que pone en riesgo la salud de los niños más débiles.

Desde el año pasado es obligatorio vacunar a los niños contra 10 enfermedades, entre ellas tétano, polio y sarampión, enfermedad infecciosa que aumentó el año pasado en la península generando fuerte preocupación.

 

De manera que para ingresar en setiembre a la guardería o al jardín de infantes, los niños tienen que estar vacunados, una medida adoptada por el gobierno anterior de centro-izquierda y ratificada por la Corte Constitucional.

La ley fue fuertemente criticada entonces por la formación antisistema Movimiento 5 Estrellas (M5E) y la derechista Liga, donde hay sectores que militan en contra de la vacunación obligatoria y promovieron el origen del movimiento “No Vax”.

Tras llegar al poder en junio, las dos formaciones se enfrentan ahora a un problema de salud pública delicado y terminaron por retrasar un año la obligación de presentar el certificado de vacunación, lo que han llamado la “obligación flexible”. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), es necesario que el 95% de la población esté vacunada para alcanzar “el umbral de inmunidad del grupo” ante una enfermedad. Un nivel que no se da en Italia para determinadas vacunas.