Sociedad Viernes, 10 de agosto de 2018 | Edición impresa

La Oficina Judicial de la Mujer empieza a atender a hombres y personas trans en Mendoza

Depende de la Corte y se abocará a otros “colectivos”. Por eso, pasará a llamarse Dirección de Género y Diversidad.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

En unos 10 días, la Dirección de la Mujer “Dra. Carmen María Argibay” de la Suprema Corte de Justicia de Mendoza cambiará su nombre para incluir a las personas del colectivo LGBTIQ, así como a los varones que sufran violencia.

Si bien siempre se los recibió, se considera que la denominación frenaba el acceso a otros colectivos. La misma pasará a llamarse Dirección de la Mujer, Género y Diversidad “Dra. Carmen María Argibay”. El cambio surgió a través de una acordada de la Corte que fue publicada la semana pasada.

La directora de la dependencia, Stella Spezia, señaló que con el cambio también se expresa la importancia de brindar un mejor acceso a la justicia a las personas de todos los géneros.

“Hace tiempo que veíamos que estábamos un poco limitados con el tema de atención de los colectivos que tenía que ver, en algún punto, con la denominación”, reconoció. Y detalló que con el nuevo nombre se convoca a todos los géneros y no se invisibiliza a la mujer. “Estamos terminando de conformar la nueva parte simbólica”, adelantó. 

 

Por otro lado, remarcó que la modificación también implica una nueva preparación para los equipos profesionales. “Queremos institucionalizar los abordajes que ya veníamos haciendo, adaptarnos a las leyes vigentes y promocionar los derechos de los colectivos”, aseguró Spezia.

Aclaró además que cuentan con personal capacitado y que se seguirá profundizando tanto hacia adentro de la dirección como hacia todo el Poder Judicial. “Estamos preparando una capacitación on line para jueces y magistrados a partir de octubre”, adelantó a la vez que indicó que el próximo 23 de agosto estarán en Rivadavia junto a la UNCuyo dando una capacitación en diversidad para público general.

Consultado al respecto, Diego Pedernera, de la Organización Mendocina de Integración, Género y Diversidad Sexual (OMIN), señaló que se trata de una buena noticia ya que para el colectivo LGBTIQ (lesbianas, gays, bisexuales, transsexuales, intersexuales y personas queers) la justicia continúa siendo una demanda.

 

“Creo que el espacio podría servir, de alguna forma, para descomprimir la criminalización que se hace sobre las identidades trans, que en su mayoría tienen que dedicarse a la prostitución”, manifestó. 

Por otra parte, anticipó que puede resultar beneficioso para obtener datos, ya que tal como recordó, desde hace tiempo demandan estadísticas sociales por parte del Estado. 

“Lo que me parece interesante sería generar instancias para poder intercambiar pareceres o información entre el Estado y sociedad civil. Porque hay muchas buenas iniciativas, pero por desconocimiento muchas veces se realizan políticas públicas que no tienen impacto en la población”, expuso. 

 

Más de mil casos en 6 meses

La Dirección de la Mujer atendió durante el primer semestre de 2018 (hasta el 30 de junio) 1.245 casos de personas que sufrieron situaciones de violencia. En su mayoría se trató de mujeres, pero el dato no se encuentra diferenciado en el análisis estadístico publicado. 

Se trata de situaciones de violencia que llegan a la Dirección y generan la creación de legajos. Los mismos se subdividen en personas afectadas (cuando quien se presenta es la mujer que sufre violencia) con 1.225 casos; o terceras personas (testigo de una situación de violencia que solicita asesoramiento) con 20 casos.

La cantidad supera a los del mismo periodo de 2017 (1.060 casos) en un 17,5% y es inferior a la de 2016 (1.348 casos) en un 7,6%. 

Las edades más afectadas son las que de la franja de los 30 a 39 años con un 40,7% y en segundo lugar, de 22 a 29 años con 25,6%.

En cuanto al nivel de instrucción, el mayor porcentaje de afectadas (40,3%) cuenta con el nivel primario completo o incompleto y el segundo (39,6%), el secundario completo o incompleto.