Política Domingo, 4 de noviembre de 2018 | Edición impresa

La mayoría de las provincias está a favor de desdoblar las elecciones

Muchos gobernadores ya analizan separar sus comicios de los nacionales. Serán más de los que desdoblaron en 2011 y 2015.

Por Horacio Aizpeolea - Corresponsalía Buenos Aires

La dispersión del peronismo, la falta de definición acerca de una tercera candidatura presidencial de Cristina Fernández y la caída de imagen del Gobierno nacional, son motivo de discusión en las cúpulas gobernantes provinciales. La pregunta "¿desdoblar o unificar la elección a gobernador con la presidencial?" parece ya tener una respuesta.

La mayoría de los distritos va a separar las elecciones locales de las nacionales, superando en número lo ocurrido en 2011 y 2015. Habrá una excepción notable a esa dinámica: por primera vez, la Ciudad de Buenos Aires, consintiendo un deseo de la Casa Rosada, votaría en simultáneo para jefe de Gobierno y para presidente. "Necesitamos que Rodríguez Larreta, que viene bien en las encuestas, traccione votos para la reelección de Macri", afirman desde el PRO.

 

"No tenga dudas. Todos los gobernadores peronistas están buscando las fechas de la elección, algunos ya la tienen y no la dicen, pero el desdoblamiento será masivo. Nadie se quiere comer el quilombo nacional. El que pueda votar rápido lo hará y después tendrá libertad para moverse nacionalmente. Es todo negocio para los gobernadores. Nadie quiere esperar cuando el horizonte no está claro". Un senador nacional en charla con este diario, resumía así el panorama electoral de 2019, en el que 18 provincias, dos de ellas las oficialistas Mendoza y Jujuy, votarían a sus gobernadores en fecha distinta al domingo presidencial del 27 de octubre.

En 2011, 13 distritos realizaron sus elecciones a gobernador de manera desdoblada a las presidenciales.

En 2015, Daniel Scioli, como candidato presidencial oficialista, le pidió un gesto a los gobernadores peronistas: unificar la elección provincial con la presidencial. Bordet en Entre Ríos, la catamarqueña Corpacci, el chubutense Das Neves, Uñac en San Juan y Verna en La Pampa, aceptaron. En 2019, en cambio, las mismas provincias se suman al lote "desdoblador". Como ocurrió en 2011, Lucía Corpacci abriría en marzo el juego electoral provincial.

 

"Ante la no definición de un candidato único del PJ, los gobernadores peronistas van a preservar lo seguro. ¿Para qué te vas a someter a una canibalización electoral nacional? El gobernador prefiere ofrecerle a su elector una sola pregunta ('¿querés que yo siga?') y no complicarse con otra pregunta nacional que genera ruido", dijo Gustavo Maragoni, de M&R Asociados.

"'Primero resolvamos el tema provincial y después veamos el capítulo nacional', es la consigna de los gobernadores peronistas", agregó.

Pero desacoplarse de la elección presidencial no evitará aislar a la provincia de los efectos de la puja kirchnerismo-antikirchnerismo. "Algunos gobernadores peronistas se muestran distantes de Cristina pero no deben perder de vista el poder de daño del kirchnerismo. El año pasado Unidad Ciudadana armó lista propia en Salta, sacó 17% y le hizo perder la elección a Urtubey", recordó Andrés Gilio, de Opina Argentina.

 

Los gobernadores Bordet (Entre Ríos) y el tucumano Manzur ya encendieron alertas en sus distritos, ante la amenaza de otro candidato peronista, alentado por Unidad Ciudadana. José Alperovich avisó que pugnará por volver a la gobernación de Tucumán, acaso impulsado por CFK.

Hilario Moreno, de la consultora Dicen, concluye que "la unidad termina siendo muy racional". Y explicó que en San Luis y La Pampa, dos distritos peronistas donde se votará desdoblado, "hubo acuerdo con Unidad Ciudadana porque tienen en claro que una división les puede hacer perder la provincia. Antikirchneristas como los Rodríguez Saá y Verna recalcularon con tal de tener al peronismo unido".

Córdoba, La Rioja, San Juan, Chubut, Chaco, Misiones, Tierra del Fuego también tendrán calendario desdoblado.

 

Los gobiernos de Santa Cruz y Formosa son la excepción entre las provincias peronistas y harán coincidir la elección local con la nacional: una candidatura presidencial de Cristina Fernández, apuestan, le traccionaría votos provinciales.

Santa Fe (donde los peronistas tienen expectativas de volver al gobierno con el senador Omar Perotti), Río Negro y Neuquén son provincias no oficialistas donde las elecciones irán desdobladas.

En las legislativas de 2017, el oficialismo sumó cerca de 40% en todo el país. Se descontaba que la estrategia de Cambiemos para 2019 sería unificar las elecciones de las cuatro provincias oficialistas (la radical Corrientes no elige gobernador) con la elección presidencial. 

 

La crisis económico-financiera empezada en abril desnudó flaquezas en el Gobierno y jaqueó la estrategia. "Yo creo que Mendoza debe acoplarse a una estrategia nacional, que sería unificar la elección a gobernador con la nacional", dijo un diputado nacional radical a este diario. No obstante, la UCR mendocina, alineada con el gobernador Alfredo Cornejo, prefiere fechas separadas. Se entiende que la gestión provincial arrastra más votos que la nacional.

Lo mismo evalúa el jujeño Gerardo Morales. Algo dijo el radical a la prensa local, blanqueando lo que era un rumor. "Adelantar la elección provincial nos llevará a conservar votos frente al desgaste del Gobierno nacional", dicen en torno al gobernador.

Los esfuerzos de la Casa Rosada están dirigidos a que el 27 de octubre, cuando Mauricio Macri vaya por su reelección presidencial con Cambiemos, se vote a gobernador en Buenos Aires (con Vidal como candidata) y, como gran novedad, que también la Ciudad Autónoma de Buenos Aires elija a su Jefe de Gobierno. Rodríguez Larreta hizo los deberes y logró adecuar las leyes locales para que esto sea posible.

"La imagen de Macri ha tenido un descenso marcado por lo que más que nunca necesita que Vidal y Rodríguez Larreta le traccionen votos; no sé si el beneficio será recíproco", opinó el consultor Andrés Gilio.

 

En detalle

CABA y provincia de Buenos Aires votarían a gobernador junto a la presidencial del 27 de octubre.
 
Santa Cruz y Formosa, peronistas, votarán gobernador junto a la presidencial de 27 de octubre.
 
Incógnitas oficialistas: Mendoza y Jujuy podrían desdoblar.
 
Las 16 provincias restantes, 14 peronistas más Santa Fé y Neuquén, votarán a gobernador en fecha diferente a la elección presidencial.

Santiago del Estero y Corrientes no eligen gobernador.