Mundo Viernes, 15 de marzo de 2019 | Edición impresa

La masacre que enciende el debate por las armas en Brasil

El asesinato de 8 jóvenes alimenta el cruce entre los que están a favor y los que están en contra de la “autodefensa”.

Por Agencias

La masacre del miércoles en una escuela de la ciudad de Suzano alimentó la polémica sobre la flexibilización en la portación de armas que el gobierno de Jair Bolsonaro impulsa con la excusa de que los brasileños puedan ejercer lo que califica de “autodefensa”. Las armas fueron una bandera de campaña del ultraderechista.

Dos exalumnos ingresaron a un instituto y dispararon contra funcionarios y jóvenes que estaban en un recreo, asesinaron a ocho y luego uno mató al otro y se suicidó, sin se conozcan aún sus móviles. Antes habían acabado con la vida del tío de uno de ellos. 

 

Bolsonaro lamentó la tragedia, la calificó como “monstruosidad y cobardía sin tamaño” y transmitió sus condolencias a las familias de las víctimas, sin hacer ninguna alusión a sus propuestas de armar a los ciudadanos para que puedan defenderse de una violencia que cada año causa en el país unas 60.000 muertes.  

Sin embargo, sí lo hicieron algunos parlamentarios que respalda al Gobierno, muchos integrantes de la llamada “bancada de la bala”, que defiende los intereses de los fabricantes de armas. Uno de ellos es el senador Sergio Olimpio, jefe del oficialista Partido Social Liberal (PSL) en la Cámara Alta, quien dijo que si hubiera habido “profesores o funcionarios” armados la tragedia podría haber sido evitada.

 

También instó a los parlamentarios a “no permitir que alguien se valga de esta tragedia para decir que el desarme es la solución”. El presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, le respondió con contundencia: “Ahí pasamos a una propuesta de barbarie que no debe avanzar en Brasil”.