Política Martes, 12 de febrero de 2019 | Edición impresa

La Justicia dijo “no” y ratificó el juicio a Cristina para el 26

El abogado de la ex presidenta había pedido que se esperara a que estuviera concluida la instrucción suplementaria ordenada por el tribunal.

Por Corresponsalía Buenos Aires

Cristina Kirchner había solicitado que se postergue, pero la Justicia denegó su pedido y ratificó que el primer juicio oral y público en su contra por una causa de corrupción empezará el próximo martes 26, tal como se había decidido.

La ex presidenta será juzgada por el supuesto direccionamiento de la obra pública en beneficio del empresario Lázaro Báez, dueño de Austral Construcciones, mediante 52 contratos viales en Santa Cruz por un valor actualizado de 46.000 millones de pesos.

A través de su abogado Carlos Beraldi, la líder de Unidad Ciudadana había solicitado que se postergara el inicio del juicio hasta que estuviera concluida la instrucción suplementaria ordenada por el propio tribunal.

 

Pero los jueces Jorge Gorini, Rodrigo Giménez Uriburu y Jorge Tassara, que integran el tribunal, sostuvieron en un fallo de 12 páginas que el juicio está en condiciones de iniciarse aun sin que se hubiera concluido el peritaje testigo solicitado al cuerpo de peritos de la Corte (estará listo en junio), porque no será necesario para la primera parte del debate. Según los jueces, hasta junio se llevarán a cabo los actos de “lecturas de requerimientos de elevación a juicio, cuestiones preliminares e indagatorias que, por la envergadura del expediente, insumirán cuantiosas audiencias”.

“Se estima que para el momento en que se incorpore la prueba pericial referida estará comenzando la etapa de producción de prueba, por lo que el ejercicio del derecho de defensa y el pleno contradictorio se encontrarán ampliamente resguardados en tanto los peritos intervinientes concurrirán a declarar luego de presentado su estudio técnico”, sostuvieron.

 

El único de los 16 procesados que llegará al juicio con prisión preventiva por este caso es Carlos Kirchner, primo del fallecido expresidente, quien era exsubsecretario de Coordinación de Obra Pública Federal y fue acusado de intentar entorpecer la investigación. Durante el debate oral que tendrá toda la atención puesta en la ex presidenta, también serán juzgados Julio de Vido y José López, quienes también están presos. En cambio, por ser senadora, Cristina cuenta con fueros que impiden su eventual arresto. Al elevar el caso a juicio, el juez Julián Ercolini indicó que Cristina, en su carácter de presidenta, “habría perjudicado los intereses confiados al violar su deber de administrar y cuidar fielmente los bienes del Estado nacional que estaban bajo la órbita de su responsabilidad”. El juez cree que las maniobras investigadas habrían tenido el “objeto de procurarle al empresario Lázaro Antonio Báez un lucro indebido, en perjuicio de las arcas del Estado nacional”.  

 

Arrepentido

La expresidenta también está procesada en otras causas, como Hotesur, en las que es acusada de alquilar a empresarios algunas de sus propiedades inmobiliarias a altos precios para recibir supuestamente retornos de dinero público.  

Ayer, su excontador Víctor Manzanares hizo saber que quiere convertirse en “arrepentido” en la causa Hotesur, la firma hotelera de la expresidenta, que en esta investigación está sospechada de haber incurrido en el delito de lavado de dinero. Manzanares ya firmó un acuerdo de colaboración con el fiscal Carlos Stornelli para convertirse en imputado colaborador en la causa de los cuadernos. El contador está detenido en la causa Los Sauces desde 2017.

En ese expediente, el juez Claudio Bonadio lo acusó de obstruir el accionar de la Justicia después de desviar una serie de alquileres que debían ir a cuentas judiciales. Violando esa inhibición, el contador decidió que el dinero debía depositarse en la cuenta personal de Carlos Sancho, socio de Máximo Kirchner. 

Un sonriente contador Víctor Manzanares se retiraba de los tribunales federales en marzo de 2017. En julio de ese año quedó preso. | Gentileza / Clarín

Tratarán las denuncias contra el juez Rodríguez

La Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura convocó para mañana a una reunión extraordinaria para tratar las denuncias contra el juez federal Luis Rodríguez, tanto las ingresadas en 2018 como las de los últimos días, y evaluar las medidas de prueba que se pedirán para determinar si inicia un proceso disciplinario.

El magistrado es señalado por la viuda del exsecretario privado de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz, por haber recibido dinero de su parte para beneficiarla en una causa. 

El Consejo de la Magistratura informó que la reunión tendrá lugar mañana a las 14 y será presidida por el senador Miguel Pichetto, titular de esa comisión encargada de dar trámite a las denuncias ingresadas al cuerpo contra magistrados federales y nacionales acusados por supuesto mal desempeño de sus funciones.

 

Hasta ahora se presentaron cinco denuncias contra el juez Rodríguez: dos ingresaron a fin del año pasado y ya están en trámite, y tres están pendientes de sorteo, algo que podría resolverse mañana en la reunión.  

Las dos primeras, presentadas por la Coalición Cívica, tienen que ver con la actuación del juez en la causa que investiga el desvío de fondos en la mina de Río Turbio, por la que está preso el exministro de Planificación Julio de Vido.

Otras dos presentaciones llegaron al Consejo la semana pasada como ampliación, a partir de la declaración ante la Justicia de Carolina Pochetti, viuda de Muñoz, por un supuesto cohecho que involucraría al juez.  

 

La última denuncia contra Rodríguez la presentó ayer el presidente del Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires, Guillermo Lipera, y está relacionada con la actuación del magistrado en dos causas: la que investiga a los herederos de Muñoz, y la que investiga la evolución patrimonial de Carlos Liuzzi, exsubsecretario de Legal y Técnica de la Presidencia durante la gestión kirchnerista. Además la colegiatura propicia una manifestación para que el Consejo suspenda a Rodríguez.