Mundo Club House Jueves, 4 de octubre de 2018

La integración del recurso natural y la cultura local

En la edición 157 de revista ClubHouse, te invitamos a conocer una muestra de arquitectura con claros conceptos sustentables.

Por Redacción CH

Por Arq. María Florencia Oña La Micela

Las Serpentine Galleries son dos galerías de arte contemporáneo en Kensington Gardens y Hyde Park en el centro de Londres, sus exhibiciones de arquitectura son públicas y atraen a millones de visitantes. En esta oportunidad, recorremos la muestra de Francis Kéré en 2017, arquitecto de marcado interés social y claros conceptos sustentables.

Desde el año 2000 estas galerías han encargado pabellones temporales a reconocidos profesionales de la arquitectura de fama mundial. Las muestras exhiben el trabajo de arquitectos o de equipos de diseño que no han completado ningún trabajo en Inglaterra al momento de la exhibición. Cada pabellón es realizado durante seis meses en los parques de cada galería y permanece abierto durante tres meses para la visita del publico.

El arquitecto Francis Kéré realizó su pabellón en el año 2017. Su concepto hacía referencia al árbol como punto de reunión y a la forma en que éste está presente en el paisaje. La exhibición contaba con una estructura de color azul índigo, una cubierta compuesta por elementos tipo celosía y un patio interno en el centro que se transformaba en cascada de agua con la lluvia. Con el simbolismo que contiene para el arquitecto el color azul, quiso presentar su obra en esta ciudad y presentarse a si mismo mostrando lo mejor.

Los muros del pabellón fueron realizados en secciones triangulares de madera generando un diseño en forma de triángulo. El arquitecto repitió la forma triangular en la cubierta, colocando algunas secciones hacia el interior para llevar el agua hacia el exterior. La cubierta en el espacio central se concibió acertadamente en forma ovalada, sostenida por una estructura metálica cubierta con placas de policarbonato; diseñada concretamente para encausar el agua de lluvia en forma de cascada hacia el piso finalizado con piedras, estimando recolectar nueve mil litros de agua de lluvia que, a su vez, se utilizan para regar el parque.

INTEGRANDO LA TRADICIÓN LOCAL, LOS MATERIALES DISPONIBLES Y HACIENDO PARTICIPAR A LA COMUNIDAD SE OBTUVIERON GRANDES BENEFICIOS TANTO PARA LA OBRA, COMO PARA LAS PERSONAS. DESDE SUS COMIENZOS FRANCIS KÉRÉ HA CONSTRUIDO SU NOTABLE CARRERA COMO ARQUITECTO CON MARCADOS INTERESES SOCIALES Y CLAROS CONCEPTOS SUSTENTABLES.

Al mirar la estructura hacia arriba, se percibían diferentes ángulos y aberturas en cada sección, permitiendo la conexión con el exterior y la naturaleza. Desde el pabellón se observaban los árboles, mientras que el cielo se podía percibir desde el espacio vacío interior.

Kéré creció en Gando, antes de mudarse a Alemania para trabajar como aprendiz, luego estudió arquitectura e ingeniería en Berlín. Su primer proyecto fue una escuela primaria en su pueblo natal, para la cual él mismo recaudó el dinero de su realización.

En esa obra, optó por un material diferente al hormigón ya que este requiere electricidad para su elaboración, lo cual encarecía el costo y, además, no era apto para el clima local, ya que tornaría muy calurosos a los ambientes interiores. Su elección material parte de utilizar los recursos naturales y culturales locales, con lo cual incorpora ladrillos de barro protegidos de la lluvia por una cubierta elevada de chapa que además permite la circulación de aire por debajo, manteniendo fresco al edificio.

Integrando la tradición local, los materiales disponibles y haciendo participar a la comunidad se obtuvieron grandes beneficios tanto para la obra, como para las personas. Desde sus comienzos Francis Kéré ha construido su notable carrera como arquitecto con marcados intereses sociales y claros conceptos sustentables.

Ingresá a la edición digital 157 para leerla igual que en el papel, haciendo click aquí