Salud Martes, 27 de febrero de 2018

La importancia de los chequeos escolares

Las vacaciones están llegando a su fin y comienza el nuevo ciclo lectivo, las clases, los horarios y las diversas actividades.

Por Dra. Jovita Britez - Pediatra - Neonatóloga

En esta época es muy importante cuidar la salud de los más chicos y llevar a cabo los exámenes médicos anuales para evaluar el estado de salud y prevenir enfermedades.

“El certificado de salud y/o de aptitud física que solicitan los colegios para el inicio de clases es fundamental para determinar si el niño se encuentra en condiciones óptimas de salud para comenzar una actividad física, efectuar un viaje escolar o realizar cualquier otro proyecto”, comenta la Dra. Jovita Britez.

“La constancia de salud es el documento requerido para la realización de actividades físicas, generando de esta manera un mayor compromiso y una responsabilidad compartida entre médicos, padres, institución y docentes a la hora de tener en cuenta el bienestar y la salud del niño que practica algún deporte o actividad. De esta forma, todos los niños y adolescentes poseen un control anual que permite realizar la actualización de inmunizaciones, identificar y manejar condiciones crónicas de salud, establecer recomendaciones nutricionales, prevenir lesiones y otras posibles enfermedades”, explica.

El propósito primordial de este control es observar la salud del paciente, establecer el impacto del entrenamiento sobre ella y determinar si el niño está en condiciones de realizar esfuerzos físicos.

Exámenes médicos anuales requeridos para los niños y adolescentes

Control de inmunizaciones: es necesario mantener al día el calendario de vacunación. Las vacunas son una de las herramientas más importantes para la prevención de enfermedades.

Visión: se debe realizar un control de aptitud visual para detectar posibles problemas.

Audición: este diagnóstico es importante para medir la capacidad auditiva del niño y determinar posibles problemas de audición.

Lenguaje: se aplica un test para diagnosticar los trastornos específicos del lenguaje en los niños de entre 5 y 6 años, tanto desde el punto de vista expresivo, como desde la comprensión.

Hábitos respiratorios: se realiza un estudio para detectar posibles problemáticas y tomar medidas de prevención adecuadas.

Salud bucal: es necesario hacer los exámenes correspondientes para garantizar una óptima salud dental y asegurar que los niños desarrollen dientes fuertes y resistentes a las caries.

Evaluación cardiovascular: este estudio es importante para detectar y reducir el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares a futuro. Se recomienda la realización de un electrocardiograma y estudios complementarios (Ergometría, Ecocardiograma, etc.) en niños y adolescentes que posean una actividad física intensa

Tensión arterial: los valores normales dependen de factores como la edad, sexo, peso y altura. Es esencial controlarla regularmente para evitar las futuras complicaciones.

Valoración nutricional: es una evaluación del peso, talle e índice de masa corporal, con sus respectivos percentilos, para establecer el desarrollo, estado de nutrición del paciente y descartar la presencia del Síndrome Metabólico.

Aparato locomotor: en este examen se pone especial atención en la actitud, la postura, simetrías corporales, movilidad articular y evaluación de la fuerza del niño.

Además, el médico controla los órganos genitales, el desarrollo puberal y madurativo según edad y las capacidades del paciente.

“Es importante tomar conciencia y llevar a cabo la realización de los exámenes médicos de salud en todas las etapas de la vida, sobre todo antes del inicio de un nuevo ciclo escolar. Los chequeos médicos que suelen pedir las instituciones educativas poseen el objetivo de promover la salud de los niños y adolescentes, prevenir la aparición de enfermedades y su detección temprana”, finaliza la Dra. Jovita Britez.

Ante cualquier pregunta, no dude en consultar a su médico pediatra de confianza.