Salud Sábado, 2 de junio de 2018

La importancia de la atención multidisciplinaria post natal

Luego del parto, la mujer y el niño viven horas y momentos únicos, donde es imprescindible la atención médica adecuada.

Luego del parto, y ante la llegada del recién nacido, es necesario tener en claro cuáles son los especialistas de la salud que pueden acompañar este momento. En el caso de las madres y el recién nacido, acompañarlos en su totalidad es el principal objetivo. 

¿Cuáles son las atenciones post parto a tener en cuenta luego del mismo?

Visita al Pediatra

Llevar a cabo una visita al pediatra en el tercer trimestre de gestación sirve para mejorar la relación padres-pediatra. “El conocerse, intercambiar puntos de vista, expectativas, miedos y ansiedades mejora efectivamente la relación o sirve buscar otra opción si no consideran que el perfil del pediatra se ajusta a lo que ellos desean. Otro beneficio es que aumenta la tasa de lactancia materna”, afirma la Dra. Jovita Britez, Pediatra y Neonatológa.

“También es importante establecer una relación previa con la puericultura, esto hace que los padres conozcan los cambios y eventuales complicaciones del neonato, manejar mejor la lactancia, baños, horas de sueño y las primeras emergencias. Una buena atención en la primera consulta o el último trimestre hace que un niño crezca sano y feliz, ya que los padres saben cómo manejar las diferentes situaciones y evitar consultas innecesarias en guardias con niños enfermos” comenta.

Una vez que el bebé es dado de alta y ya está en su casa, los padres deben programar con el pediatra su primera visita al consultorio, que suele realizarse entre el 4º y 7º día de vida. “En esta visita, el médico pediatra verifica los datos proporcionados por el servicio de neonatología del hospital o maternidad donde nació el bebé, y corrobora que coincidan con lo que ve en el recién nacido a partir de una serie de revisaciones físicas”, comenta la Dra. Andrea Soto, Pediatra.

“En esta primera cita el médico pediatra pesará al recién nacido y medirá su estatura, se llevará a cabo una exhaustivo examen físico de pies a cabeza del bebé, como medirle la circunferencia de la cabeza, se comparará con la lectura en el nacimiento para ver si el bebé está creciendo normalmente”, indica a su vez el Dr. Guillermo Frada, Pediatra y Neumólogo. “En este período es importante contener y acompañar a los padres, despejar sus dudas e inquietudes, sobre la lactancia, el sueño, formas de aseo y crecimiento adecuado del bebé recién nacido”, finaliza.

Ecografía de caderas, cerebro y abdomen – Ecografísta Infantil

Las ecografías de cadera, cerebro y abdomen son estudios seguros e indoloros, en los que se utilizan ondas sonoras para generar imágenes de las zonas a estudiar. Durante la exploración, un ecógrafo envía ondas sonoras a las áreas a estudiar del bebé y las imágenes se registran en una computadora. Las imágenes en blanco y negro muestran las estructuras internas de la cadera, la cabeza o el abdomen. Se puede hacer en bebés de hasta aproximadamente 6 meses de edad. “El médico pediatra solicita en forma de rutina las ecografías de cadera, cerebro y abdomen para evaluar la presencia de malformaciones, displasia y correcta evaluación de los órganos internos del recién nacido”, explica la Dra. Emilia Aquino, Pediatra, Neonotóloga y Ecografísta.

“En muchas casos son de vital importancia los estudios realizados a través de ecografías durante los primeros meses de vida, sobre todo para poder indicar el diagnóstico y tratamientos adecuado a cada bebé”, finaliza la Dra. Aquino.

Fondo de ojos – Oftalmólogo

Hasta hace pocos años, el examen de “fondo de ojo” era practicado solo a aquellos bebés que habían nacido de manera prematura. Desde el año 2012 en Argentina, dicho examen se convirtió en ley para todo niño recién nacido.

“Las mamás, en algunos casos, suelen dudar mucho antes de llevar a sus bebés a un oftalmólogo, pero el fondo de ojo permite detectar patologías congénitas y otras que evolucionan a medida que el niño va creciendo, que si no son advertidas a tiempo poseen muy mal pronóstico y riesgo de ambliopía”, expresa la Dra. Natalia Wilka, Oftalmóloga. “Llevando a cabo los controles desde el nacimiento, es posible detectar cataratas congénitas, patologías de la córnea, glaucoma, cicatrices, enfermedades de la retina, tumores, entre otros. Se recomienda llevar a cabo controles oftalmológicos al momento del nacimiento, a los tres meses de vida, a los seis meses, al año, a los tres años y a los cinco y una vez por año luego del ingreso escolar”, concluye la profesional.

Fonoaudiología          

“El diagnóstico y tratamiento temprano son indispensables, ya que durante los primeros años de vida del niño es fundamental que los padres estén atentos a su desarrollo y a posibles señales que requieran ser evaluadas por un profesional”, comenta la Lic. Vanesa Manzi, Fonoaudiologa.

“Existen una serie de indicadores evolutivos esperables para cada edad, a los que es posible prestar atención para evaluar el correcto desarrollo de cada niño. Son de suma importancia, ya que orientan a los profesionales y familiares a una consulta temprana, fundamental para el futuro desarrollo integral del niño”, finaliza la Lic. Manzi.

Análisis clínicos - Pequisa Neonatal o F.E.I en recién nacidos

“La pesquisa neonatal es un estudio preventivo que se realiza en los recién nacidos, después de las 36 horas de vida y antes del 7mo día. Su objetivo es evitar el daño cerebral y físico que ciertas enfermedades provocan, por lo que ha sido incorporada definitivamente a la medicina preventiva de igual manera que las vacunaciones”, comenta el Bioquímico Mariano Martínez. “Se lleva a cabo a partir de unas gotas de sangre que se extraen del talón del bebé, y se colocan en un papel de filtro especial. El análisis para la detección es sumamente sencillo, económico y totalmente seguro”, afirma el Bioquímico.

Ecocardigrama Pre y Post Natal – Control de rutina

Es un estudio ecográfico trans abdominal materno en el caso del eco fetal o transtorácico en el caso neonatal, se lleva a cabo la embarazada que posee factores de riesgo que incrementen las posibilidades de cardiopatía congénita fetal en el primer caso, o a pacientes con sospecha de malformación cardíaca en el segundo caso.

“El objetivo es evaluar el corazón fetal y/o neonatal, su estructura, funcionalidad y ritmo para confirmar o descartar anormalidades estructurales o funcionales que pudieran comprometer la salud y la vida del niño al momento del nacimiento,” afirma el Dr. Joaquín Ratti, Médico Pediatra y Cardiólogo Infantil. “La experiencia y las estadísticas a nivel mundial demuestran claramente que la sospecha y la confirmación diagnóstica de las cardiopatías congénitas a través de un ecocardiograma, permiten tomar conductas médicas apropiadas para poder optimizar el cuidado de ese niño y decidir el ámbito dónde se realizará la terapéutica a ese paciente”, concluye.

Ginecología y Obstetricia

“Llevar a cabo el seguimiento del embarazo y luego del nacimiento en un centro de atención multidisciplinaria es clave a la hora de realizar los controles pre y post natales para las mujeres embarazadas y del niño por nacer”, comenta la Dra. María del Carmen Berasategui.

“Es importante tener en cuenta los cuidados que se dan en la casa, como por ejemplo una adecuada alimentación, el ejercicio saludable, los buenos hábitos de vida y sumar los cuidados de atención pre y post natal médica integrada por profesionales especialistas en perinatoligía y pediatría”, afirma la Dra. Andrea Morgenstern, Ginecóloga y Obstetra.

“Los controles y el acompañamiento durante el embarazo y el post parto ayudan a identificar los embarazos de alto riesgo. Desde la primer consulta a la que acude la madre con el obstetra, pasando por las ecografías que se llevan a cabo en las diversas semanas de gestación, para conocer el tamaño, peso y desarrollo general del niño por nacer, las pruebas de laboratorio o incluso la consulta con un nutricionista forman parte del cuidado integral que brindamos a nuestras pacientes, en uno de los momentos más importantes de sus vidas”, afirma la Dra. Rocío Portillo, Ginecóloga y Obstetra.

Por su parte, la Dra. Andrea Cantero Leyes señala que “Después del parto es recomendable continuar con el seguimiento periódico, para evaluar la recuperación total de la madre y comenzar con las visitas al pediatra del nuevo paciente e integrante de la familia, ya que es el acompañamiento y contención lo que ayudará a la nueva madre e hijo a transitar esta etapa de sus vidas de la forma más natural y armoniosa posible”.

“Durante la lactancia, la mamá entrará en período de amenorrea (sin menstruación) pero pueden existir ovulaciones, por lo que debe concurrir al médico para una correcta anticoncepción antes de iniciar las relaciones sexuales”, completa la Dra. Ana María Caste, Ginecóloga y Obstetra.

“Es aconsejable, luego del parto, estar alerta por ejemplo a los siguientes síntomas: fiebre de más de 38ºC, hemorragia importante, loquios malolientes, enrojecimiento o dolor exagerado en mamas o episiotomía, dolor o inflamación de una de las piernas, problemas para respirar y molestias urinarias”, comenta la Dra. Silvia Camacho, Ginecóloga y Obstetra.

Nutrición - Acompañamiento pre y post natal

“La nutrición prenatal y posnatal son los factores ambientales de mayor influencia durante el desarrollo fetal e infantil, fundamentales para el desarrollo madurativo de órganos y su óptima función fisiológica. El acompañamiento de asesoría nutricional durante el embarazo es una oportunidad única de llegar a un gran número de mujeres sanas, con la posibilidad de influir en la salud de la próxima generación”, afirma la Lic. en Nutrición Alejandra Castelli. La ganancia inadecuada de peso durante el embarazo se asocia a un riesgo aumentado para la salud de la madre y del hijo. La obesidad en mujeres embarazadas se asocia a cambios inflamatorios y metabólicos, que impactan sobre el desarrollo fetal.

“Después del embarazo, recuperar el peso es un desafío que debe llevarse a cabo con cuidados y controles adecuados por los profesionales de la salud. En esta etapa es fundamental mantener una actividad física moderada y una alimentación sana y balanceada que favorezca la lactancia materna para el desarrollo del bebé y el bienestar de la madre”, finaliza la Lic. en Nutrición.

Fuente: Ámbar Casa de Salud