+ Deportes Opinión Domingo, 13 de enero de 2019

"La extraña refranería del fútbol" por Maxi Salgado

Un repaso sobre las frases hechas que han llevado al fútbol a perder análisis y autocrítica. No importa cuando lea esta nota.

Por Maxi Salgado - msalgado@losandes.com.ar - Editor de Más Deportes Twitter: @maxisalgado

El fútbol tiene esas cosas tan particulares que lo hacen único e inentendible. Habría que crear hasta un nuevo diccionario o un compendio con esas frases fabricadas y repetidas en serie que aburren. No importa cuando leas esta nota o escuches una grabación. Siempre están allí, repetidas por los protagonistas con una convicción como quien menciona  citas bíblicas. 

Es más, si una mente brillante las hubiera registrado, podría haber vivido toda su vida de las regalías. 

Hoy, para sacar un poco de dramatismo al verano. Les propongo hacer un repaso de esas fórmulas infalibles cuando no sabés qué decir.  sentencias que se  lanzan como frases de grandes pensadores, pero habitualmente sin sustento. Esas anti musas de los jugadores y perdón de las que me olvido o desconozco. 

-“La hinchada no juega” cuando tenés que ir a la cancha de un rival que te espera con una multitud, pero el mismo jugador es capaz de decir "tenemos que llenar la cancha para hacer sentir la presión". 

-"Nos preparamos de la mejor manera". ¿Alguien se prepara de mala forma para algún compromiso? 

-“En el fútbol no hay nada escrito”. Menos mal, porque sino sería muy aburrido. Y el fútbol es como la vida en donde todo se va escribiendo con el transcurrir de los acontecimientos 

-“Hoy la pelota no quería entrar”. La solución sería preguntarle a esa caprichosa antes y entonces todos ganamos tiempo. 

- “Hicimos lo que nos pidió el técnico”. Sería bueno que también alguna vez admitieran  “no hicimos lo que el entrenador nos pidió”.

-“El resultado es mentiroso”, Frase que se usa habitualmente cuando un equipo perdió por más de un par de goles por su propia impericia. Estos son los mismos que dicen que “el gana tiene la verdad”.

De perogrullo.

Se escucha todos los fines de semana en la previas de los partidos. “Vamos a salir a ganar. En el fútbol ya no hay equipos chicos.

-“El fútbol es así”, es más fácil echar la culpa a ese no sé qué que tiene el deporte que tener argumentos para justificar una derrota

-“Técnico que debuta, gana”, reza el dicho popular como una certeza brutal. Cuando empata, se transforma en “técnico que debuta, no pierde”, ¿pero cuándo pierde? (cri, cri, cri). 

-“Los goles no se merecen se hacen”, dícese del equipo que se encontró con un tanto de forma fortuita, que le dio tres puntos. 

-“Esto es un proceso”, cuando se quiere justificar que no se tienen buenos resultados al inicio de un torneo. Él mismo que se defiende cuando los dirigentes deciden meter un cambio de timón.

-Que son los mismos que al otro domingo pueden llegar a decir: “la suerte no estuvo de nuestro lado”. Léase: “fuimos unos burros que no supimos meter la pelota en el arco". Suerte se tiene en el casino. En la cancha, como en la vida, se tiene éxito y el éxito tiene que ver con capacidades como trabajo, constancia, talento. 

-“Nos llegaron dos veces y nos hicieron dos goles”. ¿Porqué no podría pasar eso?

-“Seguiremos trabajando”, ¿En serio? ¿Tal vez se toman algún día libre sin avisarnos? Ahora, ¿el que ganó, entonces puede irse de joda toda la semana? 

-“Un gol de otro partido”, avisen de cual, así se lo agregamos a ese resultado y que el árbitro no lo cuente.

-“Los clásicos no se juegan, se ganan”. Ni vayan a la cancha entonces muchachos. Ahora ¿cómo se ganan sino entrás a jugarlo? 

- “Los hombres ganan campeonatos. Los chicos, no”. Avisen a los europeos, porque cada vez compran jugadores más jóvenes por millones de dólares. 

- “El rival también juega”. Obviedad para justificar lo injustificable. 

-“En un clásico puede pasar de todo”, léase. “Nos vamos a pegar como perros”. 

-“Es un sueño hecho realidad”, Es curioso pero cada vez que un jugador llega a un club se le cumplen los sueños. Da igual el nombre del club. El caso es que siempre hace realidad su sueño. Hay algunos que van más allá y directamente son hinchas de todos los clubes desde chiquitos.

-“Respetamos al rival” léase “tenemos un miedo bárbaro. Hasta que le ganamos y entonces el respeto se va al carajo y le dedicamos selfies y cantos hirientes en el vestuario”.  Ah, el respeto no es una virtud, es uno de los valores que debe tener un serhumano.

-“Nuestro equipo tiene lo suyo”, menos mal porque sino para qué estás en una competencia. 

-“Somos un equipo completo (¿?)”. Nunca vi a ninguno entrar con menos de once a la cancha.

-“Los penales son una lotería”, pero nunca una ruleta, unos dados, o una partida de cartas.  

-”Dos cabezazos en el área es gol” y sí no lo es, ¿lo cobramos igual? y ¿si hay tres?

-“Trabajamos a conciencia”. Léase: "al menos vamos al club las dos horas diarias de entrenamiento". Acaso no le pagan para eso? 

-“En el fútbol hay códigos”, cuando no se quiere hablar de algo que incomoda. En la mafia también muchachos. Sería mejor que hubiera principios, me parece. 

-“El fútbol es cosa de hombres”. Les tengo una mala noticia. La sociedad también y por ahora, muy bien no nos está yendo...

Y una que nunca puede faltar y menos en este lugar. “No, gracias a vos”, cuando termina una nota.