Mundo Jueves, 11 de octubre de 2018 | Edición impresa

La detención de Keiko, otra tormenta para la familia Fujimori

La líder de la oposición fue arrestada en el marco de una investigación por presunto lavado de activos.

Por Agencia DPA

La líder de la oposición en el Perú, la ex candidata presidencial Keiko Fujimori, fue detenida en forma preliminar por 10 días en el marco de una investigación por presunto lavado de activos, confirmaron sus abogados. La detención ocurrió una semana después que a su padre, Alberto, expresidente entre 1990 y 2000, le fuera anulado un indulto por una condena a 25 años por crímenes de lesa humanidad. 

Fujimori hija, líder del partido Fuerza Popular (FP), fue detenida por la Policía al llegar a una sede de la Fiscalía donde iba a declarar sobre los presuntos aportes ilícitos a su campaña presidencial de 2011, según detalló su abogada Giuliana Loza. 

"Dentro de la Fiscalía se le ha notificado una orden de detención. Es una medida arbitraria y abusiva. Se ha dispuesto su detención sin motivo ni justificación", señaló Loza en la radio RPP.

 

La letrada aludió a que la detención se basa en que Keiko es la líder del partido Fuerza Popular. 

Financiamiento ilegal

Fujimori, según confirmó la abogada, fue trasladada a una sede de la División de Investigación Criminal de la Policía, en el centro de Lima. La ex candidata presidencial no pudo ser captada por las cámaras porque ingresó por una puerta trasera y dentro de un vehículo. 

La medida corresponde a un pedido de la Fiscalía que fue ordenado por el juez Richard Concepción Carhuancho, a cargo de la investigación contra la hija del ex presidente. 

La Fiscalía apunta a que FP financió la campaña con dinero de origen ilegal, incluso con aportes de la constructora brasileña Odebrecht, y montó una "asociación para delinquir" encabezada por Fujimori para "lavar" los fondos.

La orden de detención alcanza a otras 19 personas, entre ellas los dirigentes del partido fujimorista Jaime Yoshiyama, quien según su abogado está fuera del país, y Augusto Bedoya Cámere.

 

Según el ex director de Odebrecht en Lima Jorge Barata, pieza clave en la investigación, la firma le entregó 1,2 millones de dólares a Fujimori en 2011 mediante Yoshiyama y Bedoya Cámere. 

Este dinero era procedente de fondos “no contabilizados” o de contabilidad paralela de la empresa.

Entre otros aportantes sospechosos hay una fundación estadounidense y varias personas ligadas al llamado "Grupo Ramírez", cuyo líder, el millonario ex congresista y ex secretario general de FP Joaquín Ramírez, es considerado por Estados Unidos sospechoso de narcotráfico.

FP, de derecha radical y con mayoría absoluta en el Congreso junto a sus aliados, dice que financió sus campañas con cócteles a los que asistían simpatizantes que pagaban elevadas sumas por boletos de ingreso. 

Un proyecto para beneficiar al ex líder

Tras la anulación del indulto al ex presidente Alberto Fujimori, la congresista de Fuerza Popular, Yeni Vilcatoma, cumplió con lo que anunció la bancada fujimorista: buscar la liberación del ex mandatario, pese a que no ha cumplido con su sentencia por crímenes de lesa humanidad. 

Vilcatoma presentó un proyecto de ley que propone que los adultos mayores, de 65 a 75 años, que hayan completado un tercio de sus sentencias puedan cumplir arresto domiciliario.

 

La propuesta de la fujimorista señala que los beneficiarios deberán utilizar un dispositivo electrónico de vigilancia y permanecer en un “radio de acción y desplazamiento circunscrito a la provincia donde residen”.

Además, establece que dicho beneficio será para los reclusos mayores de 70 años que “se encuentren con enfermedad grave o crónica acreditada” por el médico legal, con el único requisito de haber cumplido un tercio de su pena.