Sociedad Domingo, 13 de enero de 2019 | Edición impresa

La Costa Atlántica atrae por el pago en pesos y las salidas

Muchos mendocinos aseguran que restaurantes y productos alimenticios están más baratos que en Chile.

Por Carla Romanello - cromanello@losandes.com.ar

Amplias playas, mar templado y gran variedad de actividades nocturnas eran hasta hace un tiempo las principales ventajas que encontraban los mendocinos que elegían vacacionar en la Costa Atlántica. Así, a pesar del largo viaje, decidían emprender el periplo y aprovechar el descanso veraniego a más de 1.200 kilómetros del hogar. Sin embargo, con la abrupta suba del dólar de septiembre pasado, muchos comenzaron a sacar cuentas y a ver el destino más atractivo aún. 

Según comentaron familias mendocinas, allí encontraron en comparación con Chile mejores precios en alquileres, alimentos e incluso para salir a comer. Además de evitar tener que estar sacando cuentas de forma constante y estar atentos a los cierres de tarjetas y vaivenes del dólar. Aunque el gasto en combustible sigue siendo considerablemente mayor, en general se mostraron satisfechos con la decisión.

 

Adiós a Chile

Cuando Hugo Puebla empezó a pensar las vacaciones junto a su familia luego de la suba del dólar, encontró en Santa Clara del Mar un alojamiento muy económico. "En realidad nos apresuramos un poquito, porque si bien estaba más barato que en Chile, todo se encarece por el tema del combustible", reconoció desde la ciudad ubicada a 20 kilómetros de Mar del Plata. 

De todas formas aseguró que fue un buen incentivo para cambiar su tradicional destino chileno. "Salir a comer es más barato que Mendoza y la comida diaria también, nos manejamos muchos con los súper y notamos que hay una diferencia a favor", remarcó.

Esta realidad le ha permitido a la familia poder darse otros gustos, que en Chile hubieran sido más complicados. "Si bien somos de hacerla gasolera pudimos salir a fuera un poco más", expuso. Allí el viajero ha notado bastante concurrencia y todavía más expectativas para la segunda quincena. "Hay mucha presencia de mendocinos y también sabemos de otros que van a venir", comentó.

 

Verónica Levatino también solía ir a Chile a pasar su receso de verano con la familia, pero este año encontró en Mar de Las Pampas una mejor opción. "Elegimos la Costa Atlántica para poder salir más, podríamos haber ido a Chile pero pensando en tener que cocinar todos los días", explicó. De hecho ella encontró allí precios accesibles para cenar y comprar mercadería, salvo en el supermercado grande de la zona donde notó aumento en precios por la temporada. 

Otra ventaja que ella recalcó del destino fue la vida nocturna, sobre todo pensando en sus hijos adolescentes. "Para ellos hay un montón de opciones que en Chile no tenés", aseguró. También observó bastante afluencia de gente, pero mucho más tranquilo que en otras ciudades como Villa Gesell. 

Isabel Martínez fue otra mendocina que optó por el mar Atlántico y se alojó en Mar del Plata. "Estuve viendo muchos precios y encontramos un alojamiento barato que compensó el costo del colectivo hasta acá", comentó. De todas formas a ella lo que más la motivó fue dejar de sacar cuentas y observar los vaivenes del dólar. "Antes he viajado en diciembre a Chile y estaba atenta al cierre de las tarjeta y al precio del dólar, lo que por momentos me estresaba más que mi trabajo", aseguró. Recordó que cuando iba a Chile aprovechaba también para hacer compras y que este año le comentaron que dejó de ser tan conveniente.

Hay varias opciones de entretenimiento para jóvenes. | Clarín

Destino fijo

Junto a los que eligieron veranear en este punto del país por una conveniencia particular, están los fanáticos de la Costa Argentina quienes no evalúan la posibilidad de cambiarla por Chile.

Desde Miramar, Melisa Reynals contó que suele elegir ese destino junto a su familia porque disfrutan del agua más cálida y de las amplias playas. "Los precios en relación a Mendoza están igual, incluso algunas cosas más económicas", aseguró. Con relación a otros años incluso observó mayor cantidad de gente. "Nos costó conseguir alojamiento y hemos notado que hay bastante mendocinos", dijo. Ellos están alojados en una cabaña en la que suele cocinar, pero aprovechan algunos días para comer afuera. 

Agustín Omati veranea desde hace 27 años en Monte Hermoso con su familia. Allí él observó menos gente estable durante las vacaciones, pero un aumento durante los fines con la gente de localidades vecinas. "Nuestra rutina es igual desde hace fácil 12 años. No se almuerza casi, se desayuna tipo 10 en el hotel, a media tarde fruta y a la noche se cena" describió.

 

Ocupación al 70%

Además de mendocinos, la suba del dólar alentó a otros argentinos a veranear en la Costa Atlántica por lo que auguran una buena temporada. Desde la Cámara Argentina de Turismo, comentaron que la ocupación en general en esa zona supera el 70% para la primera quincena del mes, con variaciones según las ciudades. "Teniendo en cuenta la cantidad de hoteles que tiene la Costa, es un número muy bueno y de hecho estamos un 20% arriba de los porcentajes del año pasado", manifestó Aldo Elías, presidente de la Cámara. Para él esta mejora tienen que ver con la suba del dólar que, por un lado ha traído turistas del exterior y por el otro, ha imposibilitado que los argentinos puedan trasladarse al exterior. 

Con respecto a los precios de la Costa, el titular de la cámara aseguró que en general se han actualizado a la par de la inflación y en algunos casos están por debajo. "Hay una recesión muy fuerte, si alguno pretende dolarizar su tarifa se queda afuera del mercado. Estamos en un escenario económico en el cual hay que privilegiar tener ocupación que una tarifa más alta", aseguró.

 

Mal tiempo

La inestabilidad del tiempo en la Costa Atlántica es otra variable que suele diferenciarlo de la Costa del Pacífico donde en general predominan los días de sol. Esta temporada no ha sido la excepción, ya que enero comenzó con algunos días fríos y lluviosos.

Los mendocinos que allí vacacionan se han visto afectados por estas condiciones de inestabilidad, aunque aseguran que han aprovechado para realizar actividades diferentes a las habituales. "Los días han estado bastante nublados y hemos tenido algunas lluvias. De todas formas aprovechamos igual la playa, vamos a caminar o hacemos una escapada a Mar del Plata", relató Huego Puebla desde Santa Clara.

Verónica Levatino desde Mar de La Pampas también detalló que han tenido dos o tres días de lluvia. "Igual la pasamos bien, nos quedamos en la cabaña y hacemos juegos, vamos al centro a caminar o visitamos Cariló que está cerca", enumeró.