Economía Política Viernes, 9 de noviembre de 2018 | Edición impresa

La CGT acordó el decreto del bono y no habrá paro este mes

Se confirmó que la compensación de $ 5.000 para todos los trabajadores privados será en dos veces con los sueldos de noviembre y diciembre.

Por Horacio Aizpeolea - Corresponsalía Buenos Aires

Aleja la posibilidad de una medida de fuerza”. Así, el cosecretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT), Héctor Daer, comunicó la conformidad de la central con el borrador del decreto de necesidad y urgencia que firmaría el presidente Mauricio Macri las próximas horas.

Daer habló después de tres horas de reunión del consejo directivo cegetista en la que se analizó el borrador en el que se precisa el pago de un bono extraordinario de 5 mil pesos. De este modo quedó prácticamente descartada la posibilidad de un paro general por 36 horas para la última semana de este mes, en las vísperas de la reunión cumbre del Grupo de los 20 (G20).

 

Daer confirmó que el pago del bono será obligatorio para todo el sector privado, que será en dos cuotas de 2.500 pesos (con los sueldos de noviembre y de diciembre) y que cualquier modificación sobre esos términos sólo podrá convenirse en el marco de la negociación paritaria sectorial.

También alcanzará a los trabajadores de empresas del Estado, pero no a los empleados estatales, que por estas horas negocian el bono y la reapertura de paritarias entre el sindicato UPCN de Andrés Rodríguez y el vicejefe de Gabinete, Andrés Ibarra.

No a cuenta de futuros aumentos

“No hay ninguna forma de que sea a cuenta de futuros aumentos”, aclaró Daer. Esa había sido la condición principal que puso la Unión Industrial Argentina (UIA) con el argumento de que la gran mayoría de las empresas no podrán afrontarlo. “El bono es obligatorio. Las únicas variables que surjan serán de una negociación paritaria entre los signatarios de los convenios, sea por financiamiento o para pagarlo en más cuotas”.

Beneficios

Según el dirigente cegetista, el bono beneficiará de entrada a un 76 por ciento de trabajadores registrados que no pudieron reabrir sus paritarias y que han tenido aumentos de entre 15 y 25 por ciento, muy lejos de la disparada de la inflación. Por cuerda separada, Daer dijo que también está en negociación una mejora para los jubilados: consistiría en anticipar el aumento de 11,83 por ciento previsto para marzo.

 

El decreto también incluye una cláusula por la cual hasta el 31 de marzo próximo las empresas tendrán que participar a la Secretaría de Trabajo los casos de posibles despidos para darle participación al sindicato correspondiente. “Cualquier solución debe ser con el trabajador adentro”, dijo Daer.

No habrá paro

“No hay paro”, sentenció ante este diario apenas terminó la reunión Omar Maturano, el secretario general del gremio La Fraternidad. De la reunión participó también el otro jefe de la CGT; Carlos Acuña. No falto algún choque durante el encuentro cuando el judicial Julio Piumato sostuvo la conveniencia de postergar todo anuncio hasta que fuera publicado el decreto. Al cruce le salió el “independiente” José Lingeri.

En uno de sus artículos el decreto dice: “Podrán adecuar la implementación de lo dispuesto en el presente decreto en materia de plazos y montos para aquellas actividades o sectores que se encuentren especialmente en crisis o en declinación productiva”.

 

Otra de las cuestiones que parece contar con sentencia definitiva es que los trabajadores del sector público no serán alcanzados por la asistencia: “Quedan excluidos del alcance del presente decreto los trabajadores del sector público nacional, provincial y municipal, cualquiera sea su modalidad de vinculación o el régimen laboral aplicable”, se indica. 

Qué dice el borrador del decreto que negocia el Gobierno

El borrador del decreto que elabora el Gobierno nacional para compensar a los trabajadores del sector privado establece que el monto del bono y las formas de pago quedarán sujetas a las negociaciones entre los gremios y los empresarios en aquellas empresas que se encuentren en situación de crisis y que incluso el adicional podrá ser considerado como  un adelanto de los aumentos de este año. 

El escrito -al que Los Andes accedió en exclusiva- señala que el bono será de hasta $ 5.000 y que se pagará en dos tramos (noviembre y enero), pero deja abierta la posibilidad de modificar esos términos. Incluso establece que los montos podrán ser considerados como un adelanto de los aumentos acordados en las paritarias 2018.

 

Sin embargo, el borrador indica que en esos casos el monto a pagarse pasará a ser remunerativo. También que cuando un empleado cumpla menos horas que “la jornada legal o convencional”, el bono será proporcional a eso.

Sica aseguró que las pymes podrán pagarlo en cuotas

“Todos tenemos preocupación con los temas de empleo, la caída en algunos meses del ingreso de los trabajadores, estamos buscando algunas soluciones y empezamos esta discusión en torno al bono”, aseguró el ministro de Producción Dante Sica en una conferencia de prensa en la Casa Rosada.

Sica había asegurado que el Gobierno prepara un decreto para que el plus de $ 5.000 sea de carácter obligatorio, aunque la UIA y la CAME advirtieron que buena parte de las empresas no podrán afrontarlo. Ayer, el ministro aclaró que las pymes podrían acordar pagarlo en un número mayor de cuotas. “Tratamos de tener el acuerdo lo más rápido posible, para bajar la incertidumbre. Forma parte de la discusión salarial”, dijo Sica y agregó que en cuanto a los estatales “la negociación está encaminada”.

 

A su vez, el ministro negó cambios en su cartera aunque dejó abierta la posibilidad al aclarar que “por este momento” será ese escenario: “El secretario de Trabajo sigue siendo Jorge Triaca. Está trabajando con nosotros”.