Economía Viernes, 9 de marzo de 2018

La carne, más cara: en los últimos días los precios subieron hasta 9% en Mendoza

Lo atribuyen a tarifas y costo de engorde de animales por el alza del maíz. El kilo de milanesa ya supera los $190.

Por Miguel Angel Flores - mflores@losandes.com.ar

Desde el costo del maíz para el engorde a campo de los animales hasta los tarifazos de luz y gas, además del combustible que impacta en los fletes. Son los principales justificativos por parte de matarifes y abasteros mendocinos para un nuevo ajuste de precios al público de entre un 6 y 9% aplicado a diferentes cortes en los últimos días.

El 2018, según los empresarios de la carne, es hasta acá un sube y baja en lo que a valores se refiere, ya que luego de arrancar con un alza del 8% habían bajado hasta 4 puntos. Y desde la semana pasada volvieron a repuntar no menos de $10 por kilo.

Así, un kilo de asado de primera, que hasta febrero rondaba los $170, ya supera los $185, mientras que cuadril y cualquier blanda de mayor calidad para milanesa se encuentra entre $180 y $190. La de segunda, en tanto, que hace dos semanas se vendía entre los $130 y $135, pasó la barrera de los $140.

Julio Melchor, de Frigorífico San Javier, explicó que  "sube la energía, el gas, el plástico…y los carniceros no pueden aumentar. Ahora no hubo alternativa que ir trasladándolo a los cortes más demandados, aunque algunos más económicos como osobuco y puchero se mantienen". 

Pero no sólo se trata de los costos propios del frigorífico. Desde el feedlot la cadena registró, a criterio de Melchor, distintos incrementos que hacen presión en las pizarras.

“Mientras siga moviéndose el dólar seguirán habiendo suba de costos, sobre todo de insumos de siembra. En el campo, para el engorde, el maíz, que se pagaba a 2,30 el kilo, ahora cuesta  3,20. Y otros ítems también suman como la fibra o el gasoil, que se siente en el flete", añadió el empresario.

La finca, Liniers y el consumidor

Así, la cuenta arroja un costo de producción de la carne de $37 por kilo, cuando en 2017 rozaba los $28. Con el flete, termina vendiéndose en $80 en gancho, es decir, al carnicero, un valor que arrancó el año en $74. Todo a partir de un gasto en la finca para engorde cercano a los $900 mil, prácticamente el doble que hace un año.

Para Rubén Pontel, de la Cámara de Industrias de la Carne y Matarifes de Mendoza, "los últimos aumentos de la semana pasada al público comprenden una serie de factores entre los que también está la suba de los novillos en el Mercado de Liniers, determinante para el mercado. Y por supuesto la faena".

Con todo, los empresarios de la carne admiten que la demanda se mantiene, en parte porque ayudó, comparativamente, la suba de legumbres y otro tipo de alternativas para la mesa familiar.