Mundo Miércoles, 13 de junio de 2018 | Edición impresa

Kim promete desarme nuclear y Trump proteger a Norcorea

La reunión celebrada en Singapur entre el presidente de Estados Unidos y el líder asiático dejó una declaración de intenciones.

Por DPA / AP

El presidente estadounidense, Donald Trump, consiguió ayer durante una histórica cumbre celebrada en Singapur con el líder norcoreano, Kim Jong-un, una reafirmación de su promesa de desarme nuclear, pero sin plazos ni medidas concretas. 

En su encuentro en el hotel Capella de la isla turística de Sentosa, los dos dirigentes firmaron una declaración que se queda en generalidades y establece que habrá más conversaciones “lo antes posible” para implementar de forma rápida los resultados de la cumbre.

Trump celebró el resultado como una victoria aunque también subrayó que las sanciones contra Corea del Norte se mantendrán hasta que se resuelva el tema de las armas nucleares. Pero Estados Unidos sí pondrá fin a sus maniobras militares con Corea del Sur como exigía Pyongyang.

Compromiso mutuo

En el texto de la declaración, Kim destaca su “firme e inquebrantable compromiso” con un completo desarme nuclear, pero no se mencionan pasos concretos, como había exigido Trump con anterioridad.

Ante las preguntas de algunos periodistas, Trump defendió lo conseguido alegando que se trata de una “declaración bastante amplia” y que “no había tiempo” para más.

En el documento, Estados Unidos promete otorgar “garantías de seguridad” al país comunista. Durante la larga conferencia de prensa que ofreció tras la firma y en la que Trump se mostró de un humor excelente, el presidente anunció de forma inesperada que cancelaría los ejercicios militares con su aliado Corea del Sur, pero no dijo cuándo.

El presidente surcoreano, Moon Jae-in, alabó las “valientes decisiones” de los dos líderes, pero alertó de las “numerosas dificultades” que quedan aún por delante. 

Washington tiene en la actualidad 28.500 soldados en Corea del Sur como elemento disuasorio de las amenazas norcoreanas. 

Trump afirmó que Kim le aseguró que Corea del Norte ya ha comenzado por su parte a desmantelar una importante base de pruebas de misiles.

“Esto es algo grande”, añadió. La prevista desnuclearización, que avanzará “muy, muy rápido”, será controlada por inspectores estadounidenses e internacionales, explicó.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) se mostró dispuesto a llevar a cabo las inspecciones. 

Respecto de la paz con Corea del Sur, ya que el conflicto entre las dos Corea terminó en 1953 sólo con un armisticio, Trump confía en que podría firmarse pronto. “El estado de guerra sigue desde hace 70 años, pero pronto terminará”, anunció. “El pasado no debe definir el futuro”, subrayó.

El conflicto norcoreano no tiene por qué llevar a una guerra en el futuro. “Como demuestra la historia, los adversarios pueden convertirse en amigos”.

En la declaración Kim y Trump se comprometen a conseguir una paz “duradera y robusta” en la península coreana. “Sólo los valientes consiguen la paz”, sentenció el estadounidense.  

Kim también se mostró muy satisfecho durante la ceremonia en la que se suscribió la declaración. “El mundo verá un gran cambio”, dijo. “Hemos decidido dejar el pasado atrás”.

Nunca antes un presidente estadounidense se había reunido con un líder del país comunista y hasta ahora no había contactos diplomáticos bilaterales. Las dos naciones quieren refundar sus relaciones respondiendo al deseo de ambos pueblos de “paz y bienestar”, afirma el texto. 

Sorpresa por el fin de las maniobras militares

Trump tomó por sorpresa al propio Pentágono ayer tras su cumbre con Kim Jon Un, al anunciar que pondrá término a las maniobras conjuntas entre EEUU y Corea del Sur, a las que calificó de demasiado provocativas y caras.

Trump no dijo cuándo se concretará el cese de las maniobras y esa promesa, que modificaría por completo la postura militar estadounidense en la región, no figura en la declaración común firmada por lo dos dirigentes.

Los mandos militares del país norteamericano se vieron visiblemente sorprendidos por el anuncio.

El comando de las fuerzas estadounidenses en Corea del Sur (USFK) “no recibió instrucción alguna sobre la implementación o el cese de las maniobras, incluido el ejercicio Ulchi Freedom Guardian” , previsto para el fin del verano boreal, dijo un portavoz de la USFK.

“Mantendremos nuestra postura militar mientras no recibamos nuevas instrucciones del departamento de Defensa y/o del Comando Indo-Pacífico (IndoPacom)”, precisó.

Unos 17.500 militares estadounidenses participaron el año pasado en las maniobras conjuntas Ulchi Freedom Guardian, que tienen lugar anualmente, a fines de agosto, principios de setiembre. 

Invitaciones a visitarse

Kim Jong Un,invitó al presidente Donald Trump a visitarlo en Pyongyang, y aceptó viajar a Estados Unidos, informó ayer la agencia de noticias norcoreana.

“Kim Jong Un invitó a Trump a visitar Pyongyang en un momento oportuno, y Trump invitó a Kim Jong Un a viajar a Estados Unidos”, anunció el medio estatal KCNA.

Los dos líderes aceptaron con mucho gusto las respectivas invitaciones, con la convicción de que será otra ocasión importante para mejorar las relaciones.