Espectáculos Sábado, 28 de octubre de 2017

Joaquín Sabina y una vuelta memorable a Mendoza

El cantautor español regresó en el marco de su gira “Lo niego todo”.

Por Lorena Misetich- Especial 

Joaquín Sabina se tomó su tiempo para volver a los estudios y recopilar toda su poesía en un puñado de canciones. Casi el mismo tiempo que tardó en regresar a Mendoza. Y el Bob Dylan español este año sorprendió con su placa Lo niego todo y con ella el anuncio de una gira Latinoamericana.

Noticia siempre bien recibida por sus seguidores, que esperaron siete años para verlo nuevamente en vivo. Luego de colmar en dos oportunidades el Estadio Malvinas Argentinas, debutó en el Stadium Arena Maipú, y con ello inició el tour por nuestro país. El viernes por la noche, a las 21.30, como estaba previsto, el mendocino Sebastián Garay fue el encargado de la “previa” del concierto. Un gusto más que se dio el cantautor, tras compartir escenario con el catalán Joan Manuel Serrat en 2015.

En primera fila, varias personalidades llegaron el Stadium para disfrutar el recital. Entre ellos el Presidente de Boca Daniel Angelici, quien acompañó al español en su paso por la provincia. Y en un costado el Secretario de Cultura de Mendoza, Diego Gareca.

Minutos antes de las diez de la noche y con más de tres mil personas que continuaban entrando al recinto, Joaquín Sabina con su inconfundible bombín e impecable traje azul comenzó a cantar junto a su banda y despertar la ovación de la platea. Lo hizo con una versión rockera de Cuando era más joven, un clásico de la década del ’80.

Luego le siguió Lo niego todo y con él un extenso saludo al público, fiel a su simpatía, con el timbre áspero que lo caracteriza.

“Buenas noches. Un gusto volver aquí. La felicidad no es un estado de conciencia de los hombres, sino unos momentos irrepetibles de la vida. Porque lo digo. Porque pasar el Aconcagua, aterrizar en Mendoza, llegar a un hotel y beber un vino mendocino es un momento de rara felicidad. Es como cuando uno vuelve a casa, que no siempre es el mejor sitio”, soltó el cantautor nacido en Úbeda.

Como prometió, la primera parte del recital lo dedicó a su reciente disco con temas como ¿Quién más, quién menos?, Lágrimas de mármol, Sin penas ni gloria y Las noches del domingo acaban mal. Fueron las elegidas que dan cuenta de esa poesía íntima y la unión de la trova y el rock en sus melodías.

Vital y fresco, Sabina mostró la complicidad innata que tiene con su banda a lo largo de todo el recital, sostenido en varios momentos por la voz de Mara Barros. Una larga presentación a sus compañeros de más de dos décadas, en el caso de Antonio García de Diego (teclados, guitarras y coros) y el guitarrista y bajista Pancho Varona.

“Es el único grupo del mundo que canta mejor que el cantante. Somos una gran familia pero sin sexo… porque ellos no quieren”, advirtió entre risas Sabina, quien tiene entre sus filas a la bajista argentina Laura Gómez Palma, Pedro Barceló (batería) y José Miguel Sagaste (saxo y teclados).

Un escenario con seis pantallas led de gran tamaño, que reproducían ilustraciones e imágenes acordes al repertorio, fueron parte del marco de gran nivel que trajo el español a Mendoza.

En un pequeño receso sobre el escenario, su corista Mara Barros sorprendió al público con Motivos personales, tema que editará en su disco solista y aprovechó para mostrar su sensualidad en el escenario. Mientras que un clásico como La del pirata cojo la interpretó Pancho Varona.

Con cambio de vestuario, que incluyó un sombrero y una camisa negra, Sabina volvió a cantar con la ovación del público que iba creciendo con el paso del encuentro. Llegó el turno de los clásicos, Una canción para la Magdalena, Por el bulevar de los sueños rotos, Y sin embargo, Peces de ciudad, 19 días y quinientas noches, Noches de boda, Y nos dieron las diez y Princesa, encendieron el fervor de la platea y mostró a un Sabina enérgico, que en vivo mantiene su talento y particular verborragia.

Cerca de la medianoche, llegó un tradicional bis y luego el cierre con Tan joven y tan viejo, Contigo y Pastillas para no soñar. Con un “hasta siempre Mendoza, no los olvidaremos”, culminó más de dos horas de concierto, en el que revitalizó la nostalgia por sus entrañables canciones y el amor la Argentina. Pero también demostró que, pese a los duros momentos que le impidieron hacer giras más intensas, Joaquín Sabina sigue firme, con su poesía renovada, su guitarra, una banda fiel que conoce sus mañas y el público que siempre lo espera.


Joaquín Sabina tour “Lo niego todo”. Día y hora: viernes 27 de octubre, a las 21.30.

Lugar: Stadium Arena Maipú. Público: 3000 personas.

Calificación: Muy bueno.