Economía Viernes, 15 de marzo de 2019 | Edición impresa

Inyectarán dólares y habrá más presión del Central

El Gobierno utilizará hasta fin de año U$S 9.600 millones del FMI para evitar la estampida del dólar en el año electoral.

Por Leandro Boyer - Corresponsalía Buenos Aires

Con la bendición del FMI, el gobierno presentó ayer los términos de la nueva fase del plan de lucha para contener al dólar y tratar de revertir la carrera inflacionaria. La misión es evitar una nueva crisis cambiaria en la antesala de las próximas elecciones y para ello el Tesoro inyectará U$S 9.600 millones en el mercado local y el Banco Central reforzará su estrategia monetaria.  

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, confirmó que parte de los dólares de los próximos desembolsos del FMI se venderán para cubrir los compromisos en pesos. Será una manera de saciar a la impredecible demanda interna.  

 

“Ese proceso se va a iniciar en abril por un monto de U$S 9.600 millones en licitaciones diarias por U$S 60 millones y va a continuar a lo largo del año, hasta noviembre, diciembre”, detalló el titular de la cartera económica.

El funcionario nacional realizó esas declaraciones durante un encuentro que mantuvo con periodistas en Washington, donde el miércoles se reunió con la directora del Fondo, Christine Lagarde.  

“Nosotros vamos a hacer licitaciones donde se van a vender los dólares al tipo de cambio vigente, en una operación transparente, y el objetivo de esto es hacernos de pesos, no hacer política cambiaria”, aclaró el ministro.  

Una de las apuestas es que la inyección de dólares en el mercado estimule al campo para concretar las tan esperadas liquidaciones de exportaciones. Según las proyecciones del Gobierno nacional, el agro aportará alrededor de U$S 25.000 millones.

Paralelamente, el presidente del Banco Central, Guido Sandleris, anunció el endurecimiento del accionar que lleva adelante la autoridad monetaria para revertir el salto de los precios.

 

Presentó las nuevas medidas apenas se conoció el dato oficial de la inflación en febrero, que ascendió al 3,8% y volvió a superar todos los pronósticos.

“Más allá de estas explicaciones puntuales, el dato de inflación de febrero muestra que queda mucho por hacer. Nuestro esquema ya cuenta con mecanismos automáticos de endurecimiento frente a sorpresas inflacionarias, pero el número de febrero requiere acciones adicionales del Banco Central”, reconoció Sandleris, para luego sentenciar: “Una inflación de 3,8% mensual es una inflación demasiado alta”.

Respecto a las medidas concretas, el titular del Central enumeró que se extenderá el objetivo de crecimiento cero de la base monetaria hasta fin de año; se hará permanente el sobrecumplimiento de la base monetaria alcanzado en febrero; se eliminará el ajuste por estacionalidad previsto para junio; y se establecerá que los límites de la zona de no intervención cambiaria crecerán a 1,75% mensual durante el segundo trimestre del año.

Sandleris también anunció que el Poder Ejecutivo enviará al Congreso Nacional un proyecto de ley para modificar la carta orgánica del BCRA. Subrayó que los principales cambios que se buscan apuntan a fijar que el objetivo prioritario del Central sea la “estabilidad de precios” y que se “prohíba” que la entidad financie al Tesoro.  

Con sus anuncios, Dujovne y Sandleris buscaron disipar parte de las dudas que reinan en el mercado y que se materializan en los saltos del dólar. No es una misión ajena a las aspiraciones de reelección de Macri porque en la mesa chica del Gobierno nacional reconocen que la cotización de la divisa norteamericana y su consecuente impacto en los precios tienen una relación directa en el humor social.

 

En otras palabras, cuando sube el dólar y acelera la inflación, cae la intención de voto del Presidente en las encuestas. Por lo pronto, la presentación de la nueva fase de la lucha antiinflacionaria fue bien recibida en el mercado.

El dólar ayer sumó su segunda sesión y en el mercado mayorista volvió a perforar la barrera de los $ 41. Las novedades que llegaron desde Washington se acompañaron con una nueva suba en la tasa de interés de las Leliq, que finalizó en 63.664% anual.
 

Dujovne apuntó contra Lavagna

El ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, acusó a Roberto Lavagna de haber contribuido a generar parte de los problemas económicos actuales de la Argentina.

En una entrevista en Washington con corresponsales argentinos, Dujovne dijo que “parte de los problemas que estamos viviendo vienen de su gestión”.

 

“Recuerden que la Argentina tuvo las tarifas congeladas durante toda la gestión de Roberto Lavagna. Durante su gestión el resultado fiscal, en vez de mejorar, empeoró, porque se fue consumiendo las mejoras que había logrado inicialmente Jorge Remes Lenicov. Y creo que también parte de los problemas que hemos vivido con nuestra deuda fueron generados por una reestructuración muy poco exitosa, donde hubo un nivel de no aceptación de un 26%, que es muy atípico y que fue generando una cuenta de intereses que luego también tuvimos que pagar nosotros. Parte de los problemas que tuvimos que enfrentar nosotros también vienen de esa gestión”, dijo Dujovne, en referencia al ex ministro de Economía de Eduardo Duhalde y Néstor Kirchner, hoy anotado informalmente en la carrera presidencial.

También cuestionó a los ex minsitros de Economía Domingo Cavallo y Axel Kiciloff.