Turismo Domingo, 24 de junio de 2018 | Edición impresa

Inti raymi, montañas y puna, atractivos de Catamarca

Pobladores y operadores turísticos, preparados para la temporada de invierno.

Por Télam

Tras el Fiambalá Desert Trial, y la celebración del Inti Raymi y a menos de un mes de la Fiesta del Poncho, Catamarca sostiene con turismo de eventos la temporada alta invernal y confía en sus destinos permanentes, como Fiambalá y Antofagasta, para la baja que empieza a mitad del invierno, mientras gestiona para recuperar conectividad aérea. 

La secretaria de Turismo provincial, Natalia Ponferrada, dijo que Catamarca, con un clima agradable y estable durante la estación fría, resulta atractiva para reuniones, convenciones y eventos, que convirtieron al otoño-invierno en su temporada alta. 

En este rubro, durante mayo la provincia fue escenario de la mayor ultramaratón de América Latina, el Fiambalá Desert Trial, que en su 5 edición y con más de 600 competidores hizo conocer al mundo sus paisajes, especialmente de dunas, termas, arroyos y montañas en los departamentos Belén y Tinogasta.

El jueves tuvo lugar la celebración del Inti Raymi, o Fiesta del Sol, que celebra el solsticio de invierno y durante cuatro días genera un gran festejo con rituales de los pueblos andinos.

Esta celebración, que en Santa María conmemora el último Inti Raymi antes de la llegada de los europeos, deriva en un gran derrame turístico a otros puntos de la provincia, ya que sus miles de visitantes permanecen luego más días en diversos destinos.

Del 13 al 22 de julio tendrá lugar en San Fernando del Valle la Fiesta Nacional e Internacional del Poncho, a la que la funcionaria definió como “la fiesta de invierno más importante de Argentina”.

Durante esos días, el Predio Ferial Catamarca de la capital provincial reunirá a artesanos, artistas de diversas disciplinas, cocineros, tejedores y otros representantes de la cultura provincial y nacional, con actividades que se prolongarán hasta avanzada la noche. 

Ponferrada consideró que la fiesta “se ha ganado un espacio y reconocimiento en el país, porque su característica no es sólo el festival cultural y espectáculos, ni tampoco es solamente una exposición artesanal, sino la combinación perfecta de todo esto”.

Del 13 al 22 de Julio se realizará la Fiesta Nacional e Internacional del Poncho, en San Fernando del Valle de Catamarca. 

En los cuatro grandes pabellones del predio “se concentra y se muestra al país y al mundo lo que es toda la cultura y la identidad catamarqueña en música, danza, gastronomía, turismo, artesanos, productores; es fiesta, encuentro, es una de las celebraciones más lindas del país”, añadió. 

Comentó que “para Catamarca, la temporada alta de turismocomienza en otoño y se extiende hasta mitad del invierno, fin de julio y mediados de agosto, cuando empieza un poco la baja, pero que a raíz del crecimiento en el segmento del turismo de reuniones se ha revertido bastante en los últimos dos años”. 

Además de los grandes eventos mencionados, Ponferrada anunció que para la segunda mitad del año habrá encuentros y convenciones del Poder Judicial, de medicina, vinculados al ciclismo y al judo y, en los corporativos, reuniones anuales o gremiales de organismos públicos, entre otros.

Por otra parte, aclaró que Catamarca tiene un invierno “que es muy agradable y muy fácil de llevar, con una temperatura ideal para disfrutar de la naturaleza y todas las propuestas que tenemos como la cordillera y las vinculadas a cuestiones culturales y a nuestros sitios arqueológicos.

Contamos con circuitos en todo el ámbito de la provincia  que tienen que ver con el turismo religioso, el turismo aventura, productos como la Ruta 40, la puna, los Seismiles, con la concentración de los volcanes más altos de América, todos por encima de los 6.000 metros”.

Entre los destinos más visitados en invierno señaló a Fiambalá, que “no tiene temporada alta y baja sino temporadas alta y muy alta, como dicen allí, justamente por el clima”.  

Sobre Antofagasta de la Sierra, cuya mejor temporada es en verano por las altas temperaturas y por la altura de la puna, tiene una ocupación de entre el 80y  85%. 

Circuito turístico por los Valles de Tilcara

El proyecto de un corredor turístico y productivo de 100 kilómetros en los altos valles de Tilcara, en la Quebrada de Humahuaca, dio un paso fundamental con la habilitación del primer tramo inicial de 25 kilómetros de una ruta que unirá en principio cinco parajes rurales, informó Vialidad de la provincia.

“Por décadas la región demandó la construcción de este camino, que tiene un sentido social muy significativo porque va a conectar pequeños poblados o parajes de la quebrada y traerá mejores servicios para sus habitantes”, dijo el director provincial de Vialidad, Hugo Montaño. 

La obra habilitada consiste en 25 kilómetros que unen Huacalera con el paraje Alonso, un tramo que es troncal ya que el camino va a continuar en los próximos meses hacia Yala de Monte Carmelo, Loma Larga, El Durazno y Molulo, todos ubicados en el departamento Tilcara. 

“La idea que tenemos es continuar con la apertura y desarrollo de esta ruta provincial para conectarse con Casa Colorada y Alfarcito e ingresar hacia la localidad de Tilcara por la Garganta del Diablo, lo que va a configurar un corredor de 100 kilómetros de extensión”, señaló Montaño.

Añadió: “este circuito se convertirá en un atractivo para el turismo que busca relacionarse con la naturaleza, con la cultura y las pequeñas historias que tienen los pueblos de la quebrada”.