Policiales Martes, 12 de febrero de 2019

Pereg insiste con su insólito pedido: sus abogados quieren que le lleven gatos a la cárcel

Para los defensores del imputado por el doble crimen de las israelíes, los animales no "afectaría a los demás habitantes del complejo".

Por Rodrigo Cuello

Una insólita solicitud llegó a la oficina del director del complejo penitenciario San Felipe, donde se encuentra alojado el israelí Gilad Pereg (37), acusado de asesinar brutalmente a su madre Pyrhia Sarusi (63) y a su tía Lily Pereg (54). 

Los abogados defensores pidieron, a través de un escrito, que se le permita al exmilitar israelí imputado por el doble crimen tener en su celda a dos de sus gatos.  

“Considerando que, habiendo una laguna legal sobre la tenencia de mascotas, se deben aplicar las reglas de la analogía con relación de las normas que permiten tener bienes de su propiedad a los internos”, fundamentaron los letrados Marcos Segovia y Maximiliano Legra, representantes de Pereg, en el escrito al que tuvo acceso Los Andes.  

 

“También entendemos que la situación concreta de mi defendido, que se encuentra aislado del resto de la población carcelaria, por lo que lo solicitado no afectaría a los demás habitantes del complejo”, agregan. 

Asimismo, detalla el documento, que desde el exterior le proporcionarán a Pereg “la cantidad de alimento necesaria para la adecuada alimentación de los felinos”. Sin embargo, aclaran que la comida “deberá ser suministrada por personal penitenciario o en su defecto por el mismo detenido”. 

“Es una tomada de pelo” 

“Es totalmente improcedente y absurdo. Estamos investigando una causa por un doble homicidio; este pedido es una tomada de pelo”, sentenció a este diario el jefe de la Fiscalía de Homicidios, Fernando Guzzo, 

El fiscal además adelantó que la solicitud fue rechazada inmediatamente. “Nos llama la atención la audacia de los abogados en presentar esto. No podemos designar recursos para cuidar a las mascotas de los internos, más teniendo en cuenta las condiciones de salubridad dentro de los penales”, justificó.

"En una causa de semejante magnitud, no nos vamos a poner a discutir semejante estupidez".

 

En uno de los fundamentos, los defensores aseguraron que tener a los gatos en la celda “ayudaría a la resocialización de Pereg”, algo que fue considerado por Guzzo como un fundamento totalmente “ilógico".  

“En dos renglones rechazamos este pedido. En una causa de semejante magnitud, no nos vamos a poner a discutir semejante estupidez”, finalizó el jefe de la Fiscalía de Homicidios.