Economía Sociedad Domingo, 29 de abril de 2018

InfoDatos - Sólo un tercio de la red de agua mendocina está en buenas condiciones

En cuanto a las cloacas, el 36% están obsoletas. El estado de las redes por departamento: los peores y mejores. La tarifa aumenta 78%.

Por Sandra Conte - Gustavo Guevara - Leonardo Oliva / Fuente: Aguas Mendocinas (Aysam)

El 46% de la extensión de las redes de agua en el departamento de Capital está en mal estado. En Las Heras el 53% y en Guaymallén el 47% del tendido está en condiciones regulares. En promedio, en toda la provincia, casi 10% de las cañerías de este servicio están obsoletas y 38% se considera en situación regular. Apenas 31% de la extensión total está en buenas condiciones. Esto no significa que necesariamente hayan pérdidas, pero sí que el material ya superó su vida útil.

En la zona Este, el Valle de Uco y el Sur mendocino, todos los departamentos tienen más del 30% de sus tendidos de agua potable en estado regular. Los que encabezan la lista son San Martín, con 74% de sus redes en estas condiciones, Tupungato (73%) y La Paz (69%). Los datos surgen de un informe detallado que publica Aguas Mendocina (Aysam) en su sitio web.

Hay comunas en las que la situación pareciera ser alentadora, pero en realidad se carece de datos precisos. Así, Godoy Cruz tiene 8% del tendido en malas condiciones, 13% en regulares y 18% en buenas; lo que implica que de 61% de las cañerías no se tiene información actualizada. Algo similar ocurre en Lavalle, donde los porcentajes son, respectivamente, 0%, 18% y 20%, por lo que de 62% de la extensión se desconoce su estado.

El presidente de Aguas Mendocinas, Richard Bataggion, explicó que las condiciones del tendido están vinculadas con la antigüedad de las cañerías. También, con el material utilizado. Así, las de hierro acumulan sarro y van perdiendo capacidad de conducción, mientras que las de asbesto cemento están, en muchos casos, a punto de cumplir su vida útil.

Las cloacas están peor

En lo que a las cloacas se refiere, 36% de las redes en el territorio provincial están obsoletas, 6% se encuentra en estado regular y 45% en buenas condiciones (de 12% no se conoce su situación). Las comunas con mayor extensión en mal estado son Maipú (61%), Godoy Cruz (52%) y Rivadavia (50%).

Bataggion detalló que en una época se extendió el uso de la cañería de hormigón comprimido, pero que no respondió como se esperaba. En muchos sectores sólo queda la mitad inferior, mientras la superior ha desaparecido producto de las reacciones químicas de los gases (el caño suele llenarse hasta el 50% de su capacidad). Esto provoca que, cuando llueve mucho y el líquido supera ese nivel medio, el efluente toca la tierra que está en la parte de arriba y se colapsa.

Obras para mejorar

La empresa estatal de agua y saneamiento tiene dos importantes proyectos de mejoramiento de la infraestructura. Uno de ellos apunta a hacer más eficiente el funcionamiento de la red de agua en el Gran Mendoza, a partir de la implementación de macro medición (en cada cuenca) y micro medición (180 mil medidores domiciliarios), la renovación de 150 kilómetros de tuberías y la detección de fugas y conexiones clandestinas. Se estima que demandará a la provincia y la Nación una inversión de 120 millones de dólares. 

El otro involucra la renovación y rehabilitación de unos 300 kilómetros de tendido de cloacas en Godoy Cruz, Capital, Las Heras y Guaymallén. El monto a invertir ronda los 80 millones de dólares.

El presidente del directorio de Aysam comentó que el pedido de actualización de tarifas que realizaron -y que el Ejecutivo provincial autorizó- responde únicamente al costo de operación y mantenimiento. Esto, porque sólo el proyecto de la red de agua implica un gasto de 10 mil pesos por cada conexión domiciliaria.

El aumento de la tarifa

El lunes pasado se conoció que el gobernador Alfredo Cornejo había autorizado a la empresa a aplicar un incremento de 78%, en forma gradual hasta fin de año: 30% a partir del 1 de abril y cuatro actualizaciones de 12% en junio, agosto, octubre y diciembre. Esto llevará la tarifa mínima bimestral por agua y cloaca de los 210,96 pesos actuales a 359,52 en el último mes de 2018.

Se trata del aumento más importante en los últimos 10 años. De hecho, las tarifas de la vieja Obras Sanitarias Mendoza (OSM) estuvieron congeladas desde 1991 y la primera actualización se implementó recién en marzo de 2008 (fue del 19,7%). En agosto de 2009, cuando la empresa estaba intervenida, se aplicó un 36,6% de aumento.

Ya reestatizada y convertida en Agua y Saneamiento Mendoza, se avalaron sucesivos incrementos: de 35% en noviembre de 2011; de 25,42% en diciembre de 2012; y de 25,42% en noviembre de 2013.

En 2014 se realizaron tres modificaciones: de 17,39% en mayo, de 35% en setiembre y de 4,16% en diciembre. El último aumento se implementó en noviembre de 2016 y ascendió a 35%.