Economía Sociedad Domingo, 3 de junio de 2018

InfoDatos - El 25% de los hogares mendocinos aún debe cocinar con garrafa

Son los que no acceden al gas natural: equivalen a más de 130 mil viviendas. Hay un 17% que se calefaccionan con leña o carbón.

Por Carla Romanello - Gustavo Guevara - Leonardo Oliva / Fuentes: DEIE - Enargas

Abrir la llave de gas natural para cocinar a diario es un privilegio que no todos los mendocinos pueden disfrutar. Según la Encuesta de Condiciones de Vida (ECV) de la DEIE en 2016, 73,4% de los hogares de la provincia utiliza como principal combustible para cocinar el gas de red: son 390.467 viviendas conectadas al servicio. Mientras que 25,5% optan por el gas envasado: 131.062 domicilios que deben recurrir a la garrafa.

Hay que decir que con estas cifras Mendoza se ubica muy por encima de la media nacional. Según datos del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas), en abril de 2016  más de 8 millones de hogares estaban conectados a la red de gas natural: un 60% del total de hogares argentinos, estimados en 13,5 millones.

En Mendoza, los que viven en zonas rurales son los que más sufren la falta de gas n atural: 76.8% (92.918) utilizan garrafa.

Mientras que en toda la provincia unos 10.000 hogares (1,1% del total) recurren a otros tipos de combustible, como kerosene, electricidad, carbón o leña. Si se compara con el Censo 2010, Mendoza ha mejorado su acceso al gas natural, ya que en ese año 66% de las viviendas cocinaban utilizando el gas de red.

Calor de hogar

A la hora de calefaccionarse, el 74,8% de los hogares utilizan gas- ya sea de red o en garrafa-, es decir 397.917. Pero lo que más llama la atención es que 17% utilizan leña o carbón, lo que representan 90.435 viviendas. Las casas rurales son las que llevan a aumentar el promedio provincial, ya que allí 60% eligen el fuego para calentar el ambiente, mientras que sólo 27,6% se vuelcan al gas. 

Estufas eléctricas, en tanto, nutilizan solo el 6,8% de los hogares. 

Riesgos de la leña
Consultado sobre los distintos tipos de combustibles, Gustavo Salomón -quien trabajó en Ecogas por casi 20 años y es actual consultor de Amena en GNC- remarcó los beneficios del gas tanto para el medio ambiente como desde el punto de vista logístico. Con respecto a  leña y el carbón, aseguró que no son recomendables para la calefacción, tanto por su afectación al ambiente como por representar un riesgo para la salud. 

“Hay que considerar los aspectos relacionados con el monóxido de carbono. Generalmente, para su combustión consumen el oxígeno del ambiente a calefaccionar. Además, requieren de un lugar para almacenaje considerable en la vivienda, con el consecuente riesgo de picaduras de araña y otras especies”, manifestó el experto.

Con respecto a los distintos tipos de estufa a leña, subrayó que hay que evitar el uso de braceros y elementos similares. “En todo caso usar salamandras con salida al exterior, pero no en los dormitorios porque puede ser muy peligroso. Si se trata de hogares a leña, prever la instalación de ventilaciones del ambiente”, aconsejó.

En cuanto a la comparación de costos entre gas y leña, Salomón detalló que si se considera que el gas natural brinda 9.300 kilocalorías por m3 y la leña alrededor de 3.500 kilocalorías por kilo, se necesitan 2,66 kilos aproximadamente de leña para equiparar la energía que brinda un m3 de gas natural. Teniendo en cuenta que aproximado el kilo de leña sale $ 4, debería gastarse $ 10,64 para equiparar a un m3 de gas que para un usuario promedio cuesta la mitad: $ 5,08.