Sociedad Lunes, 8 de octubre de 2018

Incendio en el cerro Arco: el antes y el después analizado por estudiantes de la UNCuyo

A través de imágenes satelitales, los jóvenes recolectaron información del siniestro que sucedió el pasado 21 de septiembre.

Por Redacción LA

Estudiantes de la cátedra Teledetección de la Tecnicatura Universitaria en Geotecnologías, del Departamento de Geografía de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo, junto con los docentes Pablo Rizzo y Daniel Falaschi, realizaron ejercicios de análisis del incendio ocurrido en el cerro Arco el pasado 21 de septiembre con imágenes satelitales del sensor MSI (Multispectral Instrument) del satélite Sentinel-2.

 

Sentinel-2 es una misión de observación terrestre desarrollada por la ESA (European Space Agency) del programa Copérnico para desarrollar observaciones de la Tierra y dar servicios como el seguimiento de la evolución de la vegetación, los cambios en la superficie terrestre y la gestión de los desastres naturales. Su sensor MSI provee datos multiespectrales de 13 bandas en el espectro visible, en el infrarrojo cercano e infrarrojos de onda corta.

Antes del incendio
 

Utilizando la diferente información espectral de las imágenes satelitales, los alumnos pudieron identificar características de diversos tipos de coberturas terrestres y observar sus cambios y evolución a lo largo del evento.

Además, realizaron un análisis multitemporal, utilizando imágenes satelitales previas, durante y posteriores al evento, y observaron la expansión y la magnitud de la afectación del suceso. Finalmente, los alumnos utilizaron Modelos Digitales de Terreno (DEM) para representar en 3D las características del evento.

Después del incendio

El incendio se inició el 21 de septiembre pasado, en las inmediaciones del cerro Arco. En sólo siete días se expandió sobre las laderas de los cerros Arco, Gateado y Vizcacha afectando una superficie superior a las 1.600 hectáreas.

 

Bomberos y brigadistas tuvieron que luchar contra las llamas en un contexto desfavorable por la presencia de viento Zonda en la zona. También se utilizaron dos aviones hidrantes para combatir el siniestro. Por las dimensiones, la localización y la superficie total afectada, el incendio fue uno de los más importantes de los últimos años en el área metropolitana de la ciudad de Mendoza.

 

En las próximas clases los estudiantes continuarán analizando el evento con metodologías para evaluar la severidad de incendios como el índice NBR (Normalized Burn Ratio) con el fin de evaluar daños en la cubierta vegetal y su relación con la degradación ecosistémica del área.