Sociedad Viernes, 29 de junio de 2018

Inauguraron un mural en homenaje a las víctimas del atentado de la AMIA de 1994

"El Muro de la Memoria" es una obra del grafitero Martín Ron que tiene 30 metros de alto por 20 de largo.

Por Agencias

La Asociación Mutal Israelita Argentina (AMIA) presentó hoy "El Muro de la Memoria" en su sede, un inmenso mural pintado con grafiti con el que buscan recordar y pedir justicia por el atentado que sufrió la entidad en 1994 y que dejó 85 fallecidos y 300 heridos.

En un acto al que asistieron supervivientes, familiares de las víctimas y trabajadores de la institución, el popular grafitero Martín Ron presentó su obra, en la que se puede apreciar a una multitud de personas mostrando las fotografías de los fallecidos alrededor de una escalera por la que sube un joven mientras otro intenta bajar.

"Lo que vemos es un reclamo, es la foto literal del reclamo que pasa todos los años, y lo que se resignificó fueron las columnas, se transformaron en escaleras para conectar la dualidad de luz, oscuridad, tierra, cielo", explicó el artista sobre su mural, que ocupa 30 metros de alto por 20 de largo.

La escalera, que utiliza como base las únicas dos columnas que resistieron al atentado, también sirve, según Ron, para marcar la forma en la que "se conectan dos mundos, que es la metáfora de quien busca y quien encuentra justicia".

El presidente de la AMIA, Agustín Zbar, vio en la presentación de esta pieza, que se realizó a las 09.53 -la hora exacta a la que en ese mismo lugar estalló una bomba el 18 de julio de 1994-, una forma más de mantener "en la memoria colectiva el reclamo de justicia".

"Que se establezca toda la mecánica, la logística y la ejecución del crimen de la AMIA", pidió.

Durante el acto habló Sofía Guterman, que perdió a su única hija en el atentado y que se emocionó cuando vio cómo uno de los supervivientes le daba unas últimas pinceladas al mural.

Para ella, continúa el "dolor", ya que en 2019 se celebrarán "las bodas de plata de la impunidad".

"Es una lucha muy larga y sin resultados", lamentó Guterman, quien insistió que "es un caso que desde el principio tuvo cómplices" que han retrasado las investigaciones.

El atentado, que la comunidad judía atribuye a Irán y al grupo chií Hizbulá, fue el segundo contra judíos de Argentina, después de que 29 personas murieran en 1992 al explotar una bomba frente a la embajada israelí, también sin esclarecer.

Cada 18 de julio familiares y supervivientes se congregan a las puertas de la AMIA para pedir justicia y que la causa avance.