Sociedad Política Lunes, 5 de marzo de 2018 | Edición impresa

Hay clases pero los maestros piden que los chicos no vayan

El Gobierno garantiza el inicio del ciclo lectivo, pero el SUTE apuesta a que los padres no envíen a sus hijos para visibilizar su reclamo.

Por Horacio Meilán - hmeilan@losandes.com.ar

“Que los papás manden a los chicos a las escuelas porque este lunes empieza el ciclo lectivo”, dice el Gobierno. “En Mendoza no empiezan las clases”, dice el SUTE.

Así de conflictivo será este primer día escolar.

En realidad, las clases comienzan. Así lo ha suscripto el propio Gobierno. “El inicio de clases está garantizado”, ha dicho y repetido el gobernador Alfredo Cornejo. Esto quiere decir que las escuelas estarán abiertas para que los chicos vayan. “El ciclo lectivo debe comenzar. Eso es lo que hace que el sistema funcione”, señaló el ministro de Gobierno Dalmiro Garay.

Pero, sin dudas, será un inicio irregular. Primero, porque hay un paro de 48 horas convocado por el gremio, ante la falta de acuerdo paritario y la inminencia de que el aumento se otorgue por decreto. Además, a las 18,  está prevista una movilización.

Aunque habrá que ver qué tan contundente es el paro, sobre todo porque a los maestros que falten, se les descontará el presentismo y el discutido ítem Aula. Así lo confirmó el director de Escuelas, Jaime Correas. “No es una acción coercitiva, es lo que dicta la Ley”, justificó el ministro, que de todos modos garantizó el derecho a huelga de los trabajadores.

 

Es una incógnita entonces cómo responderán los maestros a la convocatoria de un gremio que, si bien cambió de color político en su conducción, por tercer año consecutivo no logró acuerdo.

El viernes pasado el SUTE dio el “no” definitivo a la propuesta de 15,7% de aumento, en tres tramos y una cláusula “gatillo” que se activaría si la inflación supera ese porcentaje. 

Lo rechazó incluso luego de hacer una contrapropuesta de aumentos mensuales según el IPC que tampoco prosperó (añadía 7,6% de “recomposición” 2017 que el Ejecutivo no aceptó).

El Gobierno, en tanto, asegura haber hecho “el mayor esfuerzo” posible en la propuesta, y se pregunta “por qué el SUTE no aceptó”, cuando la mayoría de los sindicatos sí lo hizo. “La cláusula gatillo asegura que si se dispara la inflación, se les aumentará el sueldo”, destacó Garay.

En las horas previas a este día, tanto en el Gobierno como en el gremio generaron una especie de campaña política, en contra o a favor del paro.

El Gobierno, a través de los medios -incluyendo las apariciones durante la Fiesta de la Vendimia- intentó convencer a los padres de que hagan valer “el derecho a recibir educación”. El gremio militando, principalmente en redes sociales, la adhesión al paro.

“Hay grupos docentes que directamente avisan que el acto de inicio de ciclo lectivo se hará el miércoles”, contó el titular del SUTE, Sebastián Henríquez, a modo de ejemplo.

Para el Ejecutivo, “hay mucho de político” en el paro, sobre todo porque más allá del reclamo local, atiende un llamado nacional. “Roberto Baradel (titular de CTERA) apalanca un paro que le sirve a él en el conflicto de la provincia de Buenos Aires”, resaltó Garay.

Henríquez respondió que el Ejecutivo local “cumple con la orden del presidente, Mauricio Macri atendiendo el ajuste y al pacto fiscal”. Al asegurar que “hay clases”, el Gobierno recordó que en los últimos paros docentes, la adhesión ha sido prácticamente nula. 

En el SUTE son conscientes de que los descuentos pueden generar baja adhesión. Por eso apuestan a la movilización. “El lunes pasado quedó demostrado que ése es nuestro capital político”, dijo Henríquez.

Además confirmó que en la mañana de hoy, representantes del SUTE irán a la escuela Olazábal de Luján, donde se hará el acto oficial de inicio de ciclo lectivo (con la posible presencia de Cornejo). “No será un escrache, sólo haremos visible el reclamo”, dijo Henríquez. 

Correas cuestionó la acción. “Es una actitud autoritaria del gremio”, dijo, y volvió a pedir a los padres que “manden a los chicos a la escuela porque habrá clases”.

 

También hay paro en la UNCuyo

Los docentes de la Universidad de Cuyo nucleados en Fadiunc también hacen paro este lunes y martes. Donde más se puede hacer sentir es en los colegios secundarios y en el único primario, Carmen Vera Arenas.

“Adherimos al paro nacional, pero tenemos nuestros propios reclamos”, indicó Francisca Staiti, de Fadiunc.

La docente explicó que han sido convocados “para el 12 de marzo” a paritaria. “Rechazamos el 15% de aumento que se refleja en todas las discusiones. Pedimos un 25% de recomposición salarial”, señaló.

Por su parte, la UNCuyo ratificó que todas sus dependencias “abrirán con normalidad sus puertas”, según lo previsto, para garantizar “el derecho a la educación”.

Sitea atacó a ATE y mostró la “grieta” gremial

Sitea criticó con dureza los acuerdos paritarios firmados por ATE y UPCN en Salud y Administración Central. Lo hizo en un documento que trata de “garantes” del ajuste a esos gremios. Y si bien apela a la unidad sindical, aclara que esa unidad “tiene límites”, marcando la “grieta” del gremialismo local.

Sitea, que no participa en paritarias por no tener número suficiente de afiliados, denuncia, entre otras cosas a ATE por hacer “afiliaciones compulsivas”, en la última paritaria.

El principal aludido es el titular de ATE, Roberto Macho, a quien le endilgan “claudicaciones” gremiales.

“Desde que asumió Cornejo, con una postura ‘anti trabajador estatal’, firmó tres paritarias en baja, por debajo de la inflación”.

Y enumera esos acuerdos: la paritaria de Salud 2017 (con suba de 17% en dos tramos, pero “real anualizado de 14,08%”; el acuerdo de ATE y UPCN en Administración Central para ese año y el aumento 2018 de 15,7% en 3 tramos. Incluso cuestiona el bono de fin de año de $ 7 mil, que todos los estatales cobraron el 5 de enero.

“Aceptar un bono no remunerativo ni bonificable como cláusula gatillo libera al Ejecutivo a no cumplir acuerdos paritarios, con el aval de los gremios firmantes”, dice la crítica.

Macho acusó recibo. “Sitea se fue a la CGT para no disolverse. Son entonces críticas de la CGT”, indicó. “El acuerdo logrado en Salud es lo mejor que se ha conseguido en el país”, aseguró además.

Desencuentros

En 2016. El nuevo Gobierno de Alfredo Cornejo decretó una suba del 32%, incluyendo el ítem aula, tras fracasar la paritaria. Las clases empezaron un día tarde por un paro con alta adhesión.

En 2017. El aumento del 17% en dos tramos también fue otorgado por decreto, tras el fracaso paritario. Hubo paro, pero el ítem aula influyó y hubo bajo acatamiento.

En 2018. Dicen que el decreto de aumento del 15,7% saldrá “esta semana”. Las clases se inician con paro docente.