Policiales Viernes, 14 de septiembre de 2018 | Edición impresa

Habló la familia de Tato Aguilera tras el asalto: "Quedamos temblando"

Tres delincuentes sorprendieron al padre del periodista televisivo cuando entraba a su casa. Lo ataron junto a otro hijo y le robaron 1.600.

Por Ignacio Zavala Tello - izavala@losandes.com.ar

Una violenta entradera sufrieron ayer el padre y un hermano del reconocido periodista mendocino de TyC Sports Leandro "Tato" Aguilera, en la casa familiar ubicada en la Quinta Sección de Ciudad. Tras sorprender a las víctimas y atarlas, tres delincuentes huyeron con 40.000 dólares.

Eran alrededor de las 8.30 cuando Luis Ángel Aguilera (66) encontró en la puerta de su casa, ubicada en calle Rodríguez, a un hombre que tocaba el timbre de un estudio de arquitectura que funciona al lado.

"Amablemente le dije que esa oficina abría más tarde. El hombre me agradeció y, cuando fui a entrar a mi casa, pasó por atrás mío, me pegó un rodillazo en la espalda y me tomó del cuello", contó a Los Andes la víctima.

 

Pesadilla en la casa

El violento asaltante y dos cómplices ingresaron a la vivienda y tiraron al suelo a la víctima. Luego le ataron las manos con los cables de una guitarra eléctrica y le cubrieron el rostro con una remera.

“'No te muevas, no grités, portate bien', me decían con las típicas amenazas. Lo único que les pedí fue 'no me toquen a mi niño que está arriba'", relató aún atemorizado el padre del periodista.

Gaetano Aguilera (21) estaba durmiendo en su habitación en el primer piso. Fue despertado violentamente por dos de los ladrones. "Me empezaron a decir que me diera vuelta, que no hablara y pusiera las manos atrás. Yo no entendía qué estaba pasando", contó Gaetano a este diario.

 

Uno de los ladrones desenchufó una consola de videojuegos para llevársela y luego le preguntó al joven por un costoso reloj que le había regalado su mediático hermano. "Me sorprendió porque sabía hasta la marca del reloj. Le dije que estaba en un cajón y escuché cuando lo encontró y se llevó otros relojes que guardaba ahí", explicó el muchacho.

"¿Te puedo pedir un favor? Dejame el teléfono", contó Gaetano que le dijo a uno de sus captores. El delincuente accedió al pedido. "Eso fue muy raro.

Después me dijo 'tapate la cara' y me tiró una manta en la cabeza", agregó.

En busca del dinero

Los asaltantes les reclamaban a sus víctimas saber dónde guardaban el dinero. Finalmente, hallaron una caja fuerte de pequeñas dimensiones donde los Aguilera guardaban dinero y "recuerdos de familia", como algunas alhajas. Directamente se llevaron la caja, cuyo contenido está valuado en 1.600.000 pesos, según precisaron fuentes policiales.

Antes de retirarse, los ladrones le exigieron a Luis Aguilera que les diera las llaves del garaje, por donde huyeron. "Cuando se fueron, me desaté y fui a liberar a mi hijo", detalló el hombre.

 

"Cuando mi papá me desató, agarré el teléfono que me habían dejado y llamé a la Policía, que llegó a los pocos minutos", completó el relato el joven.

Por cómo actuaron los asaltantes, los Aguilera creen que tenían estudiados sus movimientos.