Sociedad Vecinos Martes, 5 de junio de 2018

Habitantes y adjudicatarios del Procrear de Maipú se reunieron para acelerar la entrega

Esperan que las 400 unidades, que aún se encuentran desocupadas, sean entregadas antes de que haya un nuevo intento de usurpación.

Por Sandra Conte - sconte@losandes.com.ar

Después de las horas de tensión que vivieron anoche, habitantes del Procrear de Maipú y algunos adjudicatarios se reunieron esta noche en una de las plazas del barrio. El objetivo del encuentro fue coordinar acciones para lograr que se entreguen las viviendas que aún están desocupadas. Es que les preocupa que haya un nuevo intento de usurpación antes de que se puedan mudar quienes fueron designados por sorteo. 

El presidente de la unión vecinal, Edgardo Saavedra, comentó que hoy le comunicaron que mañana entregarán cuatro viviendas y que en julio entregarían 200 (de las más de 400 que están vacías). “Hace tiempo que decíamos que esto iba a suceder”, planteó y agregó que tanto la policía como los guardias de la empresa privada están en “alerta roja” ante la posibilidad de que nuevamente personas intenten usurpar las unidades sin dueño. 

“Nunca entendimos por qué no entregan todas de una vez. Cuando me entregaron a mí, en diciembre de 2015, sólo fueron 15 viviendas”, señaló Claudia Lombardo. La mujer recordó que el primer sorteo para designar adjudicatarios fue en octubre de 2014 y que la primera entrega se concretó un año después. 

El conglomerado fue construido en tres etapas, por tres empresas diferentes, pero las constructoras ya se retiraron y hace meses que se desmanteló el obrador. Si bien todos los departamentos y dúplex están terminados, en el camino el programa dejó de pertenecer a Anses y pasó a depender de la Subsecretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda de la Nación. Además, intentaron que el financiamiento lo otorgaran otras entidades crediticias (ya no el Banco Hipotecario).

Paula Soria resultó sorteada como titular en 2014 -también se designaron suplentes- y desde abril de 2015 paga un monto mensual por pre-venta. Contó que han ido cuatro veces al banco a firmar los papeles y que ya les habían asignado una unidad -en el sector que intentaron usurpar anoche- pero ahora le han dicho que tal vez no sea esa la que le corresponda. Tampoco sabe si efectivamente le darán una casa, porque funcionarios nacionales expresaron que las disponibles son para quienes participaron del sorteo de noviembre del año pasado. 

El complejo tiene 940 unidades, de las que aseguran que cerca de la mitad están desocupadas y se encuentran distribuidas en todas las manzanas. En la reunión, los vecinos recordaron que hace un año y medio intentaron robar elementos del obrador y que Infantería estuvo en el barrio, con gases lacrimógenos.

También señalaron que quienes viven sobre calle Arenales han tenido que colocar maderas o chapas sobre las ventanas para evitar la rotura de vidrios -uno de los departamentos llegó a recibir un balazo-, ya que el alambrado no es suficiente protección.

Una mujer planteó, angustiada, que hasta que terminen de entregar todas las casas, si la Policía no da abasto, debería custodiar Gendarmería. Y añadió que en el antiguo obrador se iba a crear una plaza saludable, pero sería mejor que ese dinero se destinara a extender el alambrado a otras calles del perímetro. 

En tanto un hombre lanzó que si llegan a usurpar, va a dejar de pagar al banco. Las cuotas, sostuvo, oscilan entre los 8 y 12 mil pesos mensuales, y quienes viven en departamentos además deben abonar expensas.