Más Deportes Jueves, 14 de junio de 2018 | Edición impresa

Gastronomía peruana y su fiebre mundialista

La locura generada por el Mundial ha llegado a lugares increíbles: por 900 dólares una funeraria ofrece un sepelio con los colores del país.

Por Redacción LA

La afamada gastronomía peruana ha adecuado su oferta a la fiebre desatada por el Mundial de Rusia-2018, con ingeniosos platos como la “causa de la selección”, el “ceviche Guerrero” y la “leche de tigre Gareca”.

La fiebre mundialista se vive muy intensamente en Perú debido a que 20 millones de peruanos menores de 40 años -dos tercios de los habitantes del país-, jamás han visto a su selección en una Copa del Mundo.

La épica clasificación a Rusia y la odisea de su goleador Paolo Guerrero -que casi se perdió el Mundial por una suspensión por dopaje- han desatado el frenesí en un país acostumbrado a los fracasos deportivos. Este fervor lo quieren aprovechar los empresarios locales para ganar dinero.

Las promociones especiales por el Mundial no se agotan en los restaurantes, sino que abarcan todos los campos económicos, desde la banca al comercio ambulante, pasando por la industria textil y la de alimentos.

Dos bancos promocionan tarjetas de crédito con imágenes de los seleccionados peruanos, mientras millares de vendedores callejeros pregonan todo tipo de recuerdos y baratijas sobre el Mundial, desde calzoncillos a réplicas de la Copa.

En los supermercados, hay yogures, leche, panes, fideos, gaseosas y cervezas con los colores de Perú, que debutará en Rusia el sábado ante Dinamarca.

Y para los fanáticos que apoyan a su selección hasta la muerte, una funeraria les ofrece la opción de irse al cementerio en un carro fúnebre pintado de blanco y rojo o ser sepultados en un ataúd con esos colores. Uno de los nuevos platos de la gastronomía peruana es un ceviche inspirado en el goleador de la selección albirroja.

“El ceviche Guerrero va ser el plato estrella en las cevicherías peruanas”, dice Javier Vargas, presidente de la asociación de restaurantes de mariscos. El “Guerrero” tiene trozos de bonito, un pescado popular, con pedazos de anchoveta y mariscos marinados con limón. Se sirve en un plato con forma de las lanchas típicas de Chorrillos, el distrito de la costa limeña donde nació Guerrero.

“Es un plato con potencia”, comenta Vargas, tras señalar que los restaurantes han colocado pantallas gigantes de TV para los partidos del Mundial. También fue creado un cóctel de pescado inspirado en el entrenador de Perú, Ricardo Gareca.

A la típica “leche de tigre” -jugo del pescado crudo, con jugo de limón, ají y otras especias, que según la creencia popular es afrodisíaco- se le agregó chicharrón de calamar, que representa la larga cabellera rubia del técnico argentino, para convertirse en una “leche de tigre Gareca”. Los restaurantes también están preparando otra variedad: la “causa de la selección”.

Es una “causa” tradicional, papas andinas prensadas, pero aderezada con pulpa de cangrejo con mayonesa y tiene forma de camiseta de fútbol.

También existe un plato llamado las “chalaquitas de Cueva”, en honor al mediocampista Christian Cueva. Son moluscos con forma de abanico, horneados con queso parmesano y un punto de manteca.

Con el Mundial, los comerciantes esperan vender unos 12 millones de camisetas peruanas. Cuestan entre tres y trece dólares, pues no son las originales de la selección.