Opinión Martes, 8 de enero de 2019 | Edición impresa

Fortalezas y aspiraciones en la relación con Costa Rica - Por Patricia Giménez

Por Patricia Giménez - Mendocina. Embajadora argentina en Costa Rica

Argentina está incorporada en el mundo, lo que le permite sostener encuentros con estados de primera línea mundial o, incluso, de organizar  y presidir cumbres como la del G-20 o la Conferencia Ministerial de la Organización Mundial del Comercio. 

Claro que, aunque la política exterior del presidente Macri, sea exitosa, esta inserción debe sostenerse con inteligencia e institucionalidad, porque estos logros tienen en espera la concreción de lo anunciado. Nuestro país, que ejerce la presidencia pro tempore del Mercosur, buscará impulsar el cierre de los acuerdos comerciales pendientes con la Unión Europea (UE), con la EFTA (Islandia, Liechtenstein, Noruega y Suiza) y con Canadá; se acercará a la Alianza del Pacífico y se lanzará lo más rápido posible a Centroamérica.

Patricia Giménez. Embajadora argentina en Costa Rica (Jose Gutierrez / Los Andes)

Con ese espíritu llegué como embajadora a Costa Rica, procurando que el país desempeñe una función señera en la unión latinoamericana. El trabajo tiene cuatro grandes ejes: comercial, cultural, diplomático y administrativo.  El marco lo da la ubicación estratégica y las fortalezas económicas y socio-culturales de Argentina y Costa Rica, además de la geo-estrategia de la región de Latinoamérica, a lo que hay que agregar el contexto socio-político de Costa Rica hoy. 

En este sentido, países como el nuestro o Brasil, con un considerable mercado interno,  a veces hemos mirado con displicencia los entendimientos comerciales, mientras que  estados con mercados internos limitados, como Chile, Colombia o los países centroamericanos, han apostado a un regionalismo abierto y a la negociación de tratados. Si bien la balanza comercial ha tenido tradicionalmente superávit para nuestro país, las exportaciones argentinas sólo representan 0,4% del total de importaciones en Costa Rica, que aunque sea un mercado pequeño, (con una población de unas 5 millones de personas), en cuanto a productos primarios hay muchísimas oportunidades ya que en general nuestros productos no tienen competencia local. 

También es un lugar apto para trabajar en nichos de negocios de productos que no poseen volúmenes para mercados grandes, pero se debe trabajar en acuerdos comerciales. Por ejemplo, el vino argentino tiene un arancel de 17%, 
mientras que los competidores directos no lo poseen. Sin embargo, importadores locales, totalmente comprometidos con nuestra industria local, nos permitieron que el festejo del Día del Malbec en Costa Rica fuera un éxito.

En lo cultural, fuimos auspiciantes de festivales Internacional de Cine Medioambiental y Derechos Humanos, y de Cine Migrante y participamos con un film en el Festival de Cine Latinoamericano.

A veces no dimensionamos la impronta que Argentina tiene en la vida histórica y cultural de Latinoamérica. Para dar una idea, el  costado del edificio de la Cancillería tiene un sector (uno de los lugares más bonitos de San José) que se llama Pasaje Argentino, donde hay un busto de San Martín y otro de Carlos Gardel. 

En lo administrativo entramos en la certificación del programa de bandera azul que implica un manejo sustentable de la energía y los residuos tanto en la embajada como en la residencia. 

En el eje diplomático, la cooperación bilateral, tenemos cinco temáticas que se están trabajando: educación, medio ambiente y cambio climático; desarrollo agropecuario y rural; innovación productiva y tecnológica y salud con proyectos de Argentina hacia Costa Rica y viceversa. 

Existe un tema muy sensible para nosotros como es la búsqueda del cuatrimotor TC 48, el "avión de los cadetes", que desapareció en 1965. Me tocó participar de reunión entre los servicios de guardacostas y Mariano Torres García, titular de una nueva misión de búsqueda.

Finalmente el turismo tiene un potencial inmenso y el intercambio está puesto como uno de nuestros objetivos más importantes para  2019, favorecido hoy por el incremento de frecuencias aéreas y más aeropuertos del interior. Debo destacar la presencia de las oficinas comerciales de Córdoba, Rosario y en especial de Mendoza, que acompañan a los empresarios a ofrecer sus productos.

Argentina y Costa Rica, pertenecen a corredores bioceánicos, tienen materias primas que no compiten entre ellas e intentan una inserción inteligente en el campo tecnológico. Ambos pertenecen a la zona más segura del planeta en cuanto a clima de negocios porque no existen conflictos bélicos, étnicos, ni  religiosos.

Queremos una integración abierta en búsqueda de alianzas y vínculos inteligentes con el resto del mundo. Edificar un sentido común que promueva la visión en todos los gobiernos latinoamericanos de que los países se necesitan mutuamente para funcionar mejor en la actual compleja economía mundial.