Más Deportes Jueves, 14 de junio de 2018 | Edición impresa

Fernando Espinoza: “Néstor Pitana es el mejor y se merece esto porque acá no se lo valora”

El primer juez internacional en la historia del arbitraje mendocino elogia a Pitana, quien hoy dirigirá el partido inaugural de la Copa.

Por Diego Bautista - dbautista@losandes.com.ar

Su condición de mejor exponente del arbitraje mendocino en la actualidad coloca a Fernando David Espinoza en una voz más que autorizada a la hora de opinar de dos temas centrales: la designación de Néstor Pitana como juez principal del encuentro inaugural de hoy a las 12 entre Rusia y Arabia Saudita y la utilización del sistema de videoasistencia arbitral (VAR) en el Mundial de Rusia 2018. 

-Fernando, ¿qué opinás de la implementación del VAR?

-Es un sistema que ayuda a minimizar los errores. Hay que saber que se aplica solamente en cuatro jugadas determinantes (NdR: validar o no un gol, conceder o no un penal, atribuir o no una tarjeta roja de expulsión o corregir un error a un jugador sancionado) y los jugadores y los técnicos no lo pueden pedir. Además, el VAR se activa solo, en comunicación directa y no estando en el estadio. Algo novedoso que va a suceder en este Mundial es que el VAR operará desde Moscú con conexión directa en el estadio donde se juegue cada partido. Es decir, no habrá interferencia de una persona. El VAR se activa cuando se percibe un error, lo hablan, lo modifican si es necesario y se lo comunican directamente al árbitro. Son cinco personas que trabajan en una cabina. Es algo nuevo y llegó para quedarse. Creo que es la mejor solución para ese error que nosotros cometíamos y perjudicábamos a un equipo. Aunque en lo personal, me modifica una decisión... es muy fino. Quizá no estoy muy de acuerdo, pero cuando tenga que dirigir lo voy a tener que usar o hasta quizá tenga que hacer de árbitro asistente de video. 

-¿Cómo tomaste la designación de Pitana para el Mundial y ahora nada menos que para el partido inaugural? 

-Lo de Néstor (Pitana) es un orgullo muy grande para el arbitraje del interior del país. Cuando uno ve que una persona, con los mismos recursos y esfuerzos que uno, llega a su segundo mundial y que mañana (por hoy) dirige en la inauguración de la Copa del Mundo es un orgullo muy grande para la persona, para el fútbol argentino y para Sudamérica porque no se tiene la magnitud de lo que va a pasar mañana (por hoy), donde hay 40 ternas arbitrales de diferentes países van al mundial y la Argentina lo inaugural, que es el de más rating de todos. Que Néstor esté ahí es un orgullo de compañero, uno comparte entrenamientos, muchos viajes y he sido cuarto árbitro de él muchas veces. Es buena gente y se lo merece porque no lo tratan muy bien en Argentina. Ayer (por el martes) estuvimos escribiéndonos y estaba muy contento. Le deseo lo mejor y no tengo dudas de que le va a ir muy bien. 

-¿Quién va a ser para vos el mejor árbitro del Mundial?

-Pitana es el mejor de todos. 

-¿Por desempeño o por cómo se peina (risas)? 

-Je, lo de Néstor es una cosa de locos. Tiene cuatro pelos y se los tira para el costado, je. Al menos ya prometió que se va a pelar después del Mundial. 

-Conociéndolo, ¿pensás que su deseo es dirigir la final o prefiere que la Selección argentina llegue otra vez a esa instancia como en 2014?  

-Estoy seguro que quiere que Argentina sea finalista otra vez. Primero, porque fue jugador profesional y es muy futbolero. Y segundo, porque existe el corte. En primera fase están todos, pero cuando la selección de tu país avanza te sacan los pasajes de vuelta. En el Mundial de Brasil, si bien Argentina había pasado a Cuartos de Final a él le dijeron que se quedara porque si Argentina era eliminada dirigiría la final. Entonces, esta vez tiene chances nuevamente.  

-¿Se hizo justicia con la convocatoria de Enzo Pérez?

-Por supuesto. Tengo una buena relación con él y con todos los mendocinos que me toca dirigir cada fin de semana. Tanto a Enzo (Pérez) como a Pity Martínez los dirigí en la Liga Mendocina y que hoy estén ahí es una alegría muy grande. Es un representante de la Liga que llega a lo máximo.