Más Deportes Lunes, 14 de mayo de 2018

Gimnasia es finalista y el sueño del ascenso está más vivo que nunca

Palacios Alvarenga convirtió el único gol del partido y así ya piensa en el partido de ida del domingo ante Defensores de Villa Ramallo.

Por Juan Azor / Los Andes

Gimnasia volvió a tener una noche mágica en el Parque, venciendo a Sportivo Belgrano y logrando el pase a la final del torneo donde se definirá el segundo ascenso a la B Nacional.

Los hinchas se fueron felices con la chance latente de volver a la segunda categoría del fútbol nacional.

No fue un comienzo fácil para Gimnasia, aún cuando el festejo final pueda decir lo contrario. Al menos no lo fue en el inicio del primer tiempo. Porque Sportivo Belgrano quería protagonismo (lo necesitaba) y lo buscó en ese cuarto de hora donde Poblete salvó (enmendado un error propio) lo que parecía el gol de Capellino.

Era incisivo el planteo de la visita. Había mucha movilidad de parte de sus volantes y Gimnasia se veía sorprendido frente a este escenario.

Sin embargo, el Lobo suele arreglar con goles aquellos momentos de turbulencia y eso hizo. Llama para Cucchi, centro y Palacios Alvarenga puso el pecho para comenzar a cambiar el panorama.

Desde ahí en adelante, con Francia bien controlado por Cortizo y compañía, el equipo del Parque encontró el balón y se lo dio a sus mejores intérpretes: Garay, Becerra y Llama.

Toque por aquí, toque por allá y buenas sensaciones por delante. Presionando alto en el campo encontró los caminos al gol, aunque falló en la puntada final. Sobre el cierre, la visita logró algo de claridad para provocar una doble atajada de Marchiori. 

Esa impronta que hace a Gimnasia dueño de los partidos se sostuvo en el arranque del complemento. Llama sobre la izquierda, Cucchi sobre la derecha y un equipo bien ancho para atacar. Así recibió el local a los cordobeses, que tenían a Arostegui en cancha a costa de sacrificar un lateral.

¿Fue suficiente para inquietar al Lobo? Para nada. Lo intentó por derecha aunque casi nunca fue trascendente. Aburrió con su escasez de ideas y lo poco que tuvo surgió de Francia y su talento (fue controlado casi todo el partido). Casi no expuso argumentos para arrebatarle la clasificación a Gimnasia. 

Así, con el "que vamos a volver" siendo tarareado por un hincha, el Parque apagó sus luces para seguir soñando con el último paso a la B Nacional.