Mundo Sábado, 12 de mayo de 2018 | Edición impresa

Europa le da la espalda a Trump y quiere emanciparse de Estados Unidos

Los líderes de la UE aseguraron que romperán vínculos con EEUU, por su política de aranceles, sus críticas a la OTAN y su ruptura con Irán.

Por Agencias

Los grandes países europeos se muestran dispuestos a emanciparse económica y militarmente de Estados Unidos, cuyo presidente, Donald Trump, tensó las relaciones transatlánticas con sus últimas decisiones.

“La época en la que podíamos contar simplemente con Estados Unidos para protegernos se acabó”, declaró el jueves la canciller alemana, Angela Merkel.

La dirigente mantiene una relación complicada con el presidente estadounidense, que multiplica las críticas hacia su política económica y los reproches públicos contra su rechazo a asumir más gastos militares en la OTAN.

“Washington ya no quiere cooperar con el resto del mundo, y estamos en el momento en que debemos sustituir a Estados Unidos”, afirmó por su parte el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker.

“Ya no podemos dejar que otros decidan por nosotros”, dijo a su turno el presidente francés, Emmanuel Macron, en una clara alusión a EEUU.

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea aclararán sus intenciones el próximo miércoles por la noche en Sofía, en la víspera de una cumbre dedicada a los Balcanes.

Donald Tusk, el presidente del Consejo Europeo, que representa a los 28 Estados miembros, prometió por Twitter que habrá una “estrategia europea unida” para responder a las políticas de Trump.

Trump es “incontrolable”

Al decidir el martes pasado, en contra de la opinión de sus aliados, retirar a su país del acuerdo sobre el programa nuclear firmado con Irán e imponer sanciones a quienes sigan trabajando con ese país, Trump ha dañado como nunca la relación privilegiada entre Washington y Bruselas, consideran diplomáticos y analistas.

“Las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea van a quedar seriamente deterioradas”, vaticinó ayer el ex embajador de la administración Obama ante la UE, Anthony Gardner.

El presidente estadounidense es “incontrolable” y “no escucha ninguna opinión”, dijo un responsable de la UE que se entrevistó con él durante su visita a Bruselas en mayo de 2017.

Francia impulsa la creación de una fuerza militar europea capaz de realizar operaciones al margen de la OTAN y sin la tutela de Estados Unidos.

“Trump sólo conoce la sumisión, e incluso quienes obedecen no saben nunca cuánto tiempo gozarán de su beneplácito”, comentaba ayer el diario alemán Suddeutsche Zeitung.

Los países europeos ya habían mostrado señales de preocupación cuando Trump abandonó el acuerdo internacional sobre el clima y declaró que la OTAN era “obsoleta”.

Los temores europeos quedaron confirmados cuando el presidente estadounidense decidió imponer aranceles a las importaciones de acero y aluminio, y dedicó duras palabras a los alemanes, responsables, según él, del déficit comercial de EEUU con la UE.

Los países comunitarios obtuvieron a último momento una exención provisional de esos aranceles, la que terminará el 1 de junio.

Después de que Macron, Merkel y el jefe de la diplomacia británica, Boris Johnson, viajaran a Washington sin lograr convencer a Trump sobre el programa nuclear iraní ni las diferencias comerciales, se han multiplicado los llamamientos a una respuesta contundente contra EEUU.

Una fuerza independiente

“Es hora de que Europa se emancipe de Estados Unidos, especialmente en los ámbitos de la defensa y del comercio”, aseguró ayer un alto funcionario europeo.

Francia impulsa crear una fuerza europea de intervención, capaz de llevar a cabo operaciones al margen de la OTAN y sin la tutela de Estados Unidos.

Una decena de países, entre ellos Alemania y Gran  Bretaña, están dispuestos a comprometerse en esta cuestión, y tienen previsto reunirse en junio, anunció ayer la ministra francesa de Defensa, Florence Parly.

Pero “autonomía no significa ruptura”, matizó el jefe de la diplomacia francesa, Jean-Yves le Drian.

El diario británico Financial Times se pronunció ayer  a favor del “uso de represalias” si las empresas europeas reciben sanciones por conservar sus relaciones comerciales con Irán.

“Ahora el desafío para los europeos consiste en reaccionar sin romper los vínculos transatlánticos”, avisó la italiana Nathalie Tocci, directora del Istituto Affari Internazionali y consejera de Federica Mogherini, la representante de la diplomacia europea. 

La superpoderosa Merkel dio la primera estocada 

La canciller alemana, Angela Merkel, consideró que la decisión unilateral del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de abandonar el acuerdo nuclear con Irán sacude la confianza en la cooperación dentro de la comunidad internacional. 

Si ya no se coopera a nivel internacional, “entonces cada uno hace lo que tiene ganas. Eso es una mala noticia para el mundo”, señaló Merkel en el Congreso Anual de los Católicos en la ciudad alemana de Münster. 

Ahora se trata de esclarecer en qué medida el acuerdo puede “mantenerse con vida” incluso sin la participación de la potencia económica Estados Unidos, sostuvo. 

Merkel habló por teléfono con el presidente iraní, Hassan Rohani, y su colega ruso, Vladimir Putin, para sondear las posibilidades de seguir manteniendo el acuerdo atómico. 

La canciller alemana insinuó que las perspectivas de éxito son variadas. “Tenemos esperanza, pero hay muchas cosas en juego”.

“Seguramente el acuerdo no era ideal pero aún así creo que no está bien anunciar la salida unilateral de un acuerdo que se alcanzó y sobre el que se votó en el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y que además se aprobó por unanimidad”, lamentó Merkel. “Eso daña la confianza en el orden internacional”, agregó. 

El acuerdo fue alcanzado en 2015 por Irán, Alemania y los cinco miembros del Consejo de Seguridad de la ONU con derecho a veto: Francia, Gran Bretaña, Estados Unidos, Rusia y China. Teherán se comprometió a no fabricar armas atómicas y someterse a controles a cambio del levantamiento de las sanciones económicas que le fueron impuestas por su programa nuclear.

Se estima que ahora serán implementadas rápidamente las sanciones anunciadas por EEUU, que también podrían afectar a empresas europeas que están activas en Irán. 

El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, consideró, en tanto, que la relación transatlántica había cambiado ya antes de que EEUU abandonara el acuerdo nuclear. “La transformación que está atravesando Estados Unidos afecta ya hace tiempo a las relaciones transatlánticas”, dijo Maas a la revista “Der Spiegel”. 

El gobierno de EEUU impuso por primera vez nuevas sanciones contra Irán.