Arquitectura Viernes, 26 de octubre de 2018

Estilo "Jungalow": el verde es el rey

Se caracteriza por mezclar colores vibrantes, estampados originales y lúdicos, antigüedades, recuerdos de viajes y plantas de interiores.

Por Laura Gilabert. Lic. en Diseño y diseñadora de interiores

El estilo jungla o “Jungalow” es una de las últimas tendencias en decoración de interiores. Transporta literalmente la naturaleza a nuestros espacios interiores. Es una tendencia decorativa muy exuberante y a la vez acogedora. Con una gran vitalidad, energía y alegría, el estilo Jungalow  invade como una selva tropical los espacios interiores más destacados de las redes sociales. Como el rey de la selva, el verde manda y decora en cada habitación de la casa.

Esta especie de fenómeno de decoración comenzó arrasando en las redes sociales, especialmente en Instagram. La creadora Justina Blakeney empezó a convertir los espacios interiores en pequeñas junglas urbanas, con la intención de llevar la energía de la naturaleza más salvaje y poderosa a las grises murallas de las grandes ciudades.

Blakeney es una diseñadora multidisciplinaria, autora, bloguera y una de las personalidades más seguidas en las redes sociales, conocida por su estilo bohemio salvaje. Para ella “el diseño se trata de sentirse libre, divertirse y volverse un poco salvaje”. Hoy en día cuenta con más de dos millones de seguidores en redes sociales y  publicó dos libros, The New Bohemians y The New Bohemians Handbook.

El estilo Jungalow  es ecléctico, mezcla lo salvaje con texturas y objetos de distintas épocas, culturas e historias diferentes. Los interiores resultan acogedores y hogareños, a la vez  originales, exuberantes, vibrantes y únicos. Son estas cualidades las que llaman la atención ya que los espacios  comunican alegría y confort. Sin duda, su éxito tiene mucho que ver con la energía que nos transmite porque nos  conecta con la naturaleza de la mano de una estética tropical y se puede incorporar en cualquier espacio de casa, en el living o comedor, espacios de trabajo  y también en  los dormitorios.

Es posible  que en esta época de tecnología, plástico y cemento, mucha gente ansíe estar rodeada de naturaleza, e incorporar plantas y texturas en interiores es una manera de lograrlo.

Absolutamente cálido y agradable, el Jungalow rechaza la frialdad del minimalismo y de la economía de objetos haciendo de los espacios se conviertan en lugares para vivirlos, relajados, eclécticos y hasta a veces sobrecargados que nos hace recordar a los interiores  colmados del estilo Victoriano de mediados del Siglo XIX.

Características imprescindibles 

Para diseñar siguiente este estilo, lo primero es seguir  la temática  de la selva, las formas  expresivas de las hojas junto con todo lo relacionado a lo botánico además de otros elementos como flamencos y piñas, que junto con las hojas son los dibujos que dominan este estilo, además aportan un toque lúdico y fresco  e introducen otros colores cómo los amarillos y rosas.

El color verde como estrella absoluta, en muros, textiles, objetos y plantas de hoja extra grandes. Los diversos tonos de verdes  se complementan muy bien con el ocre, el azul, el dorado y el amarillo pálido.

También los textiles coloridos y con estampados étnicos conectan perfectamente junto con mezcla de dibujos. Esta permitido utilizar: rayas, dibujos geométricos o lisos siempre que  se elija un color dominante como nexo. Es muy propicia la mezcla de textiles antiguos, pero no sólo en lugares obvios como la cama: también como decoración para las paredes o sobre los sillones.

Los muebles y objetos deben ser en materiales naturales como ratán, bambú, algodón y madera. Detalles importantes a tener en cuenta: las borlas, de diferentes colores, colgadas, o en las cortinas; así como una hamaca de ratán o de tela colgando en algún rincón completan  el estilo.

Los papeles pintados tropicales tienen una fuerza visual impresionante, envuelven los espacios con tonos verdes y motivos vegetales, muy exóticos. Aunque lo habitual es usarlos para renovar muros y tabiques, también se utilizan sobre otras superficies. Por ejemplo, el techo de un pasillo pequeño o revestimiento de una columna o pilar en el ingreso. Un consejo para que no saturen: mejor lucirlos sobre una sola pared y combinados con superficies lisas, de papel o pintura.

En síntesis el Jungalow combina exotismo  con mucho gusto, en un ambiente que también proporciona descanso, desconexión y placer. ¡Minimalistas, abstenerse!.