Mundo Jueves, 12 de julio de 2018 | Edición impresa

Estados Unidos aumentará su presión comercial sobre China

El gobierno de Donald Trump prepara aranceles por otros 200.000 millones de dólares en más de 6.000 productos chinos.

Por Agencia AP

El gobierno del presidente Donald Trump prepara aranceles sobre otros 200.000 millones de dólares en productos chinos que van desde alarmas antirrobo hasta caballa, de acuerdo con una lista de los productos publicada  por la Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos.

La lista contiene más de 6.031 líneas de productos y propone un arancel del 10% sobre ellos. La medida intensificaría la guerra comercial entre las dos economías más grandes del mundo. 

La dependencia escuchará comentarios públicos y sostendrá audiencias sobre el plan del 20 al 23 de agosto, y tomará una decisión después del 31 de agosto, indicó un funcionario de alto rango que habló con los reporteros bajo condición de anonimato. 

El viernes pasado, Estados Unidos impuso aranceles del 25% a 34.000 millones de dólares en productos chinos y Beijing respondió gravando una cantidad equivalente de productos estadounidenses. 

 

El gobierno federal dijo que los nuevos gravámenes son una respuesta a la decisión de China de tomar represalias contra la primera ronda de aranceles de Estados Unidos. 

El presidente Trump ha amenazado con gravar hasta 550.000 millones de dólares en productos chinos, una cantidad que excede el total de productos chinos exportados a Estados Unidos el año pasado. 

Washington acusa a China de hacer uso de prácticas abusivas con el fin de superar el dominio tecnológico de Estados Unidos. Dichas prácticas incluyen robo cibernético, así como solicitar a las compañías estadounidenses entregar tecnología como condición para tener acceso al mercado chino. 

La primera lista de aranceles estadounidenses se enfocó en los productos industriales chinos para tratar de limitar el impacto en los consumidores del país. Al ampliar dicha lista, el gobierno comienza a afectar productos que las familias compran, incluidas cosas como lámparas y barritas de pescado. 

“Los aranceles a 200.000 millones de dólares en productos chinos equivalen a otro impuesto multimillonario a empresas y familias estadounidenses”, dijo Scott Lincicome, abogado comercial y principal analista del grupo de Republicans Fighting Tariffs (Republicanos combatiendo los aranceles).

 

“Dada la probabilidad de una represalia china, también equivalen a miles de millones en nuevos aranceles para los exportadores estadounidenses”. 

Los miembros del Congreso cuestionan las políticas comerciales agresivas del mandatario y advierten que los aranceles a las importaciones incrementan los precios para los consumidores y exponen a los agricultores y productores estadounidenses a represalias en el extranjero. 

“El anuncio parece imprudente y no es un enfoque específico”, indicó Orrin Hatch, presidente de la Comisión de Finanzas del Senado, en un comunicado. 

“No podemos hacernos de la vista gorda ante las prácticas comerciales mercantilistas de China, pero esta medida se queda corta de una estrategia que le dé al gobierno una ventaja en las negociaciones con China mientras mantiene la salud y prosperidad a largo plazo de la economía estadounidense”. 

“Aprovecha de ser  miembro de la OMC”

Estados Unidos acusó ayer a China de aprovecharse de ser un Estado miembro de la Organización Mundial del Comercio (OMC) para no desmantelar sus políticas “incompatibles con el sistema de comercio internacional” y, en cambio, convertirse en uno de sus principales actores.

Ello al mismo tiempo que “mantiene su enfoque mercantilista del comercio y de las inversiones dirigidas por el Estado en detrimento de EEUU y otros miembros de la OMC, de sus industrias y trabajadores”, dijo el embajador estadounidense.

Trump insiste: sus aliados de la OTAN deben poner más dinero

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aumentó la presión sobre sus aliados de la OTAN, a quienes urgió durante una cumbre tensa en Bruselas a duplicar su compromiso en gasto militar nacional y alcanzar el 4% del PBI.

Ese objetivo aparece por el momento lejos, máxime cuando sólo ocho de los 29 países de la OTAN cumplen con el objetivo marcado en 2014 en Gales de aproximarse a un 2% del PBI de gasto militar nacional en una década, y ninguno llega al 4%.

“Durante su intervención en la cumbre de la OTAN, sugirió a los países que no sólo cumplan con su compromiso de destinar el 2% de su PBI al gasto en defensa, sino que lo aumenten al 4%”, señaló la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Sanders.

El dirigente de Estados Unidos, cuyo presupuesto militar alcanza el 3,5% del PBI y cuyas contribuciones directas al presupuesto de la OTAN representan el 22% del total, “quiere que los aliados compartan más la carga y como mínimo cumplan con sus obligaciones”, agregó.