Da La Nota Miércoles, 12 de septiembre de 2018

Periodista dio la noticia de la muerte de su propia hija al aire

"No hay manera de recuperarme para mí y para mi familia de la pérdida de mi talentosa, inteligente y hermosa hija Emliy", dijo esta mamá.

Por Redacción LA

Angela Kennecke es presentadora en el noticiero de la noche de KELO-TV que se ve en Dakota del Sur, Estados Unidos. Se trata de la filial de CBS. Ante cámara la periodista dio una tremenda noticia. La de la muerte de su propia hija, Emily. 

La historia de esta joven fue relatada por esta dolorida mamá para generar conciencia sobre el uso y abuso de drogas. En especial opiáceos. "Mi instinto me hizo dar cuenta que algo estaba realmente mal con Emily… cuanto más tiempo pasaba con ella, más alarmas se encendían en mi cabeza", dijo la periodista.

El mensaje de esta valiente mamá:

"En los últimos años, le hemos contado muchas noticias sobre la crisis de los opioides. Pero ahora, la epidemia de los opioides ha golpeado en casa en un modo trágico y devastador para mí personalmente.

El 16 de mayo, mi hija de 21 años, Emily, murió de una sobredosis. Su causa de muerte oficial fue envenenamiento por fentanilo.

La pérdida de un hijo, especialmente de manera inmediata e impactante, dio vuelta mi vida por completo. Nunca imaginé que un integrante de mi familia sería parte de las estadísticas de las que hablamos en el informativo de la noche. Nadie lo imagina.

No hay manera de recuperarme para mí y para mi familia de la pérdida de mi talentosa, inteligente y hermosa hija Emliy. Pero estoy obligada a seguir adelante.

Y mi única pregunta ahora es cómo lo hago. Mi decisión, aún con un gran riesgo personal, es compartir la historia de mi hija con todos ustedes.

La razón por la que lo hago es porque mi única esperanza frente a una pérdida tan devastadora es que la historia de Emily, la tragedia personal de mi familia, puede ser un llamado de atención para un cambio.

Debemos tener mejor y más accesibles métodos para tratar las adicciones. También necesitamos abolir el estigma que previene a muchos de buscar ayuda, entre los que estaba mi hija. Si 72 mil personas al año muriesen año por cualquier otra razón, estaríamos unidos para terminar con el sufrimiento de tantas familias y tantas madres".