Vecinos Domingo, 2 de diciembre de 2018 | Edición impresa

En San Martín será restaurado el histórico Oratorio de Alto Salvador

Fue mandado a construir en 1852 por un cura franciscano y tiene la declaración de Monumento Nacional. El domingo pasado hubo misa.

Por Javier Hernández - jhernandez@losandes.com.ar

En San Martín hay sólo una construcción con rango de Monumento Nacional, y es el oratorio de Alto Salvador, una antigua capilla religiosa de estilo renacentista, construida a mediados del siglo XIX, en lo que entonces era la posta de carretas Alto de la Esperanza.

El edificio, a apenas siete kilómetros al norte de la ciudad de San Martín, fue construido para asistir espiritualmente a los pobladores de la zona, una tarea que ha cumplido durante más de 150 años y que llega hasta nuestros días, pese a la crítica situación estructural que atraviesa buena parte de la construcción.

“Cuando comenzamos la restauración encontramos un edificio en emergencia, en el que hay muchos sectores en mal estado, con techos que se llueven o se hunden e incluso, con peligro de derrumbe”, explicó Osman Cayla, el arquitecto a cargo de la obra, que está terminada en su primera etapa, unos trabajos que ante la ausencia del Estado, se financian solo con recursos privados.

La capilla es el único Monumento Nacional de San Martín | Patricio Caneo / Los Andes

El edificio está al norte de la ruta, en una zona rural dominada por viñedos que se conoce como Alto Salvador. Al oratorio lo forma una capilla levantada con adobones de 60 centímetros de ancho, donde el trabajo artesanal en madera gana los espacios, incluidos el altar, las figuras religiosas y hasta una cúpula que corona la pequeña nave.

Luego hay amplia galería abierta de más de 150 metros cuadrados y con techos de caña, que hace las veces de capilla externa y donde el sacerdote ofrece su homilía; también hay una vivienda de la misma época en cuyas habitaciones funciona el museo regional. Por último, la construcción supo tener hasta hace algunos años un campanario al frente de la galería principal, que fue desmontado durante las fallidas reparaciones que encaró el municipio en 2011. “Hoy el campanario no existe, ni tampoco el mangrullo sobre el que se sostenía; todo eso fue desmantelado para su reparación, pero lo cierto es que el municipio nunca lo repuso y todo se dañó y se terminó perdiendo”, comentó Cayla.

 

El Oratorio de Alto Salvador es Monumento Nacional desde 1986, por una resolución del gobierno de Raúl Alfonsín. Algunos años después, en 1991, la Nación envió dinero para reparar parte de los techos; tres años más tarde, la Provincia hizo algunos revoques y arregló el campanario, pero desde entonces pasaron más de 15 años sin intervención del Estado.

Recién en 2011 el municipio se propuso reparar los techos de las galerías y el campanario, pero ambas tareas fueron abandonadas a mitad de camino, con resultados “lamentables” según los actuales restauradores.

El edificio se encuentra a siete kilómetros de la villa cabecera del departamento. | Patricio Caneo / Los Andes

“No pongo en dudas la buena intención de la Comuna, pero la restauración de este tipo de edificios se hace con especialistas que conocen las técnicas originales de construcción y el municipio no los tuvo”, dijo el arquitecto, que como primera medida quitó el peso excesivo que implicaba la gruesa capa de cemento y membrana que la comuna colocó sobre los techos.

“Bajamos el techo de la galería principal y recuperamos las columnas y las vigas de álamo, que habían comenzado a ceder por el peso”, detalló el especialista. “Luego se trabajó en la restauración de las cañas originales del techo y elaboramos una mezcla muy liviana a base de barro que va por encima”, explicó.

 

La galería principal tiene 160 metros cuadrados y su restauración demandó tres meses de trabajo y unos  132.000 pesos, no hubo colaboración del estado y todo salió de bolsillos privados, más que nada del propietario actual de los terrenos, el juez Salvador Arnal: “Pese a las gestiones, el Estado se ha desentendido del mantenimiento”, comentó el magistrado y agregó, un poco en serio otro poco en broma: “La construcción de este oratorio demandó 12 años y yo digo que sin ayuda del Estado, su restauración me va a demandar el mismo tiempo”.

La segunda etapa de la restauración incluye la recuperación del resto de la galería que rodea al edificio, un trabajo que arrancará en febrero; luego vendrá la reparación de los techo del museo y de la propia capilla. Esos son los trabajos fundamentales por hacer, aunque el proyecto incluye la recuperación de todo el oratorio, un trabajo que sin ayuda del Estado será lento y tal vez, como dice Arnal, lleve más de una década de trabajos.

La galería principal tiene 160 metros cuadrados y su restauración demandó tres meses de trabajo y unos  132.000 pesos | Patricio Caneo / Los Andes

Estilo renacentista de inspiración florentina

El oratorio Alto Salvador queda en una calle de tierra que lleva el mismo nombre y atiende al turista de lunes a viernes de 16.30 a 22, y sábados y domingos de 9.30 a 20.30. Incluso, suele haber misa en su capilla, como ocurrió el último fin de semana, cuando hubo fiesta patronal, con procesión de antorchas y comunión.

El edificio, de estilo renacentista y florentino, fue fundado en 1852 por un sacerdote franciscano Fray Antonio Aragón, en la finca Alto de la Esperanza que en ese entonces pertenecía a Norberto Morán, con el fin de asistir espiritualmente a los primeros colonos y pobladores del lugar. 

El oratorio tiene forma de “T”, con la cúpula de gajos sobre tambor octogonal. El museo regional, Fray Antonio Aragón, exhibe diferentes objetos religiosos y de la época.

Patricio Caneo / Los Andes

Campanario

El campanario del oratorio fue, por décadas, uno de los símbolos de la capilla, posiblemente junto con su enorme galería abierta y su cúpula. En 2011, la comuna la desmanteló para restaurarla, pero la obra nunca se hizo.

En aquel momento, la explicación que dieron desde el área de Ordenamiento Territorial fue que "la estructura original era de palos largos y muy duros; no hay ese tipo de madera y habría que traerlo del norte de la Argentina. El problema es que no tenemos presupuesto para eso.

"Es el problema de declarar monumento a alguna construcción y luego desentenderse de su mantenimiento. Lamentablemente no hay un correlato entre una cosa y la otra", señalaron desde el municipio.

Atiende al turista de lunes a viernes de 16.30 a 22, y sábados y domingos de 9.30 a 20.30. | Patricio Caneo / Los Andes

Misa

El último fin de semana, la comunidad de Alto Salvador celebró su fiesta patronal, con una procesión de antorchas, primera comunión de los chicos y una misa.

Así, en cada celebración el oratorio abre las puertas de su capilla y el grueso de los fieles se ubica en la galería abierta, esa que acaba de ser restaurada luego de tres meses de trabajos.

También y con el criterio de hacer las obras con apoyo de la comunidad, hay en el oratorio una campaña para acercar un ladrillo a la capilla, que servirá para levantar una gruta.