Economía Viernes, 9 de noviembre de 2018

Claves del bono de fin de año: cuánto, cuándo y cómo se pagará

El texto admite cierta "flexibilidad en el pago", y permite a las empresas "compensar" pagos unilaterales. ¿Quiénes lo recibirán?

Por Redacción LA

El Gobierno tiene listo el decreto por el bono de fin de año, por $5.000 en dos cuotas, una parte con el salario de noviembre, pagadero en diciembre, y otra parte con el salario de enero, que se recibiría en los primeros días de febrero.

No obstante, el decreto incluye cierta flexibilidad para las empresas en crisis y la posibilidad de que quienes ya hayan otorgado incrementos sin que hayan intervenido los sindicatos, puedan "compensar".

 

El bono de fin de año, en claves:

*El plus será de $5.000, dinero que los trabajadores recibirán en dos partes, una en diciembre y otra en febrero. Sólo para empleados del sector privado. 

*Las empresas en crisis o "declinación productiva" podrán estirar plazos y adecuar los montos del bono a sus posibilidades.

*Los empleados públicos "quedan excluidos".

*El otorgamiento del bono "no implica una afectación del derecho constitucional de negociación colectiva".

*Quienes no trabajen la jornada completa recibirán una asignación "proporcional", de acuerdo a los mecanismos de liquidación previstos en cada convenio colectivo de trabajo.

*Las empresas en crisis o "declinación productiva" podrán negociar con los sindicatos otras formas de pago, en materia de plazos y montos.

*Si las empresas pactaron previamente con los gremios incrementos sobre los ingresos de los trabajadores, en concepto de revisión salarial (cláusulas gatillos), podrán compensar dicho aumento con la suma total de esta asignación extraordinaria. 

*Igualmente, las empresas que hubieren entregado compensaciones salariales de forma unilateral, podrán "compensar" con el bono.

 

Los despidos, con aviso de al menos diez días hábiles

El decreto establece además, que las empresas que vayan a efectuar despidos sin justa causa deberán comunicar "de manera fehaciente la decisión al ministerio de Producción y Trabajo con una anticipación no menor a diez (10) días hábiles de hacerla efectiva". 

De acuerdo con el Decreto de Necesidad y Urgencia que espera la firma del presidente, "la situación expuesta configura una circunstancia excepcional que hace imposible seguir los trámites ordinarios previstos por la Constitución Nacional para la sanción de las leyes".

El ministerio podrá convocar al trabajador junto con la asistencia gremial pertinente, a fin de celebrar durante esos diez días audiencias para considerar las condiciones que llevaron a dicho despido. 

Quedan exceptuados de dicho procedimiento los trabajadores de la Industria de la Construcción.