Sociedad Miércoles, 13 de marzo de 2019

Empresarios de transporte de larga distancia afirman que "no hay reglas de juego claras"

Sostiene que el sector está en crisis y con 30% de desempleo. Denuncian que el gobierno prometió un marco regulatorio pero nunca se hizo.

Por Redacción LA

Con el tiempo, el transporte de larga distancia fue reemplazado en cierta medida por el avión, convirtiéndose este tipo de movilidad necesaria para la conectividad, uniendo los puntos que dejaba vacío el transporte aéreo.

 

Desde el sector aseguraron que este tipo de movilidad sufre una crisis muy grande.

Fernando Boulin, director institucional de Andesmar y miembro de CELADI (Camara Empresaria de Larga Distancia), en diálogo con Radio Nihuil, analizó la situación. “La modalidad del transporte cambió en el mundo. Hoy el transporte de larga distancia ha dejado de ser lo que era, la Argentina llegó a tener el transporte de larga distancia más moderno del mundo, con unidades de 3 años de antigüedad. Hoy estamos en 7 años de antigüedad. Prácticamente se carrozaban más de 500 buses por año".

"Este año no llegaron a 100 los buses que se carrozaron. En definitiva el transporte está sufriendo una crisis. Cambiaron los paradigmas del transporte en el mundo".

"El transporte es un servicio público y como bien establece la Constitución, con la reforma del 94, tiene que tener un marco regulatorio. Cuando llegó este Gobierno se comprometió a dictar un marco regulatorio pero esto aún no ha sido así", explicó.

 

Por otra parte, el empresario destacó: “Por otro lado, hay un sector más grande que el sector de prestadores públicos. Ahí es donde está la razón de la caída de muchas empresas tradicionales muy antiguas. Ese sector lo hicieron competir con el transporte informal o llamado transporte de turismo, que en definitiva con costos al 50% de aquellos que tenemos servicio públicos, nos encontramos con que ellos podían competir y fueron autorizados a competir en las mismas rutas que nosotros, pero con obligaciones y derechos distintos”.

 

“Las empresas se han encontrado con enormes problemas por falta de reglas claras de juego. También por la crisis económica que tiene el país, por la imposibilidad ante las altas tasas de interés y la falta de crédito de poder renovar las unidades”.

Finalmente se refirió al desempleo. “El sector hace 4 años tenía 20 mil familias y en estos momentos debe tener alrededor de 13 mil a 14 mil empleados. Más de 6 mil personas han salido de la actividad laboral en el transporte. La caída del empleo se podría asociar a un 25%, y 30% sin ninguna duda”.