Política Miércoles, 11 de julio de 2018

El rechazo al aborto legal pierde un voto: una senadora anunció que se abstendrá

Se trata de Lucila Crexell, del Movimiento Popular Neuquino (MPN).

Por Juan José Domínguez - Corresponsalía

La senadora Lucila Crexell, del Movimiento Popular Neuquino (MPN), anunció que se abstendrá de votar la legalización del aborto. Su decisión fue celebrada por quienes apoyan el proyecto, como el justicialista rionegrino Miguel Ángel Pichetto, porque descontaban que su voto sería en contra.

"Yo estoy en contra del aborto pero también hay una realidad que no se puede ocultar. No me convencen ninguna de las dos posturas, ni el rechazo ni tampoco considerar que el aborto sea un derecho subjetivo de la mujer, por eso mi decisión es la abstención", explicó la senadora, en diálogo con Los Andes.

Crexell integra el bloque MPN del Senado junto a Guillermo Pereyra, quien presentó un proyecto alternativo del cual se intuye su voto en contra del proyecto que fue aprobado por Diputados y que se discutirá en el recinto del Senado dentro de 28 días.

 

La senadora manifestó que hubiera deseado que el Senado llamara a consulta popular por este tema y sostuvo que durante la próxima discusión de la reforma del Código Penal promoverá la despenalización del aborto.

Con esta postura definida de Crexell, el conteo provisorio arroja un empate técnico: 27 senadores a favor, 29 en contra, 15 indefinidos y una abstención.

En este contexto de virtual paridad arrancó ayer la discusión en comisiones del proyecto que declara legal el aborto hasta la semana 14 de embarazo. Fue una jornada tranquila, en que 20 invitados expusieron sus posturas a favor y en contra de la iniciativa y respondieron a preguntas de los senadores. Para hoy se esperan 24 exposiciones más.

 

En la lista hay 250 invitados, pudo saber Los Andes, pero allegados al senador Mario Fiad, presidente de la comisión de Salud, hicieron saber que buscarán consensuar entre los dos bandos una rebaja a 110 expositores, con 55 a favor y 55 en contra. "Si no bajamos la lista, no llegamos al 1 de agosto", dijo un vocero a este diario, en alusión a la fecha acordada entre los senadores para la firma de los dictámenes, una semana antes de la discusión en sesión.