Más Deportes Martes, 17 de abril de 2018 | Edición impresa

El pibe que juega como grande

El sanrafaelino Agustín Verdugo (20 años) ingresó ante San Lorenzo y se ganó su lugar en el equipo de Dabove.

Por Diego Bautista - dbautista@losandes.com.ar

“Cuando me dijeron que concentraba en Primera, se me caían las lágrimas”, contó en las horas previas a su debut con el entusiasmo de un chico que tendría su bautismo de fuego en Primera división. 

Fue el 7 de mayo de 2017,  en el estadio Tito Tomaghello de Florencio Varela. Aquella noche, Lucas Bernardi lo mandó a la cancha en lugar de Pol Fernández a los 17’ del segundo tiempo. Defensa y Justicia 0 - Godoy Cruz 0. Aunque el resultado fue lo de menos, porque fue el juego del indulto para el Morro García. 

“Estoy muy feliz, buscaba este momento desde hace tiempo. Es lo que uno sueña desde chico. Me ha ido bien en Reserva”, declaraba luego del partido Fabio Agustín Verdugo, el pibe de 20 años que llegó desde Deportivo Argentino de San Rafael para ganarse un lugar en este sorprendente equipo de Diego Dabove. 

Hijo de Marcelo y Claudia, hermano de José, Larisa, Juan Emilio y Santino, Agustín es un chico que juega con la sabiduría de un grande. El sábado, ante Temperley, le hizo honor a su apellido para comenzar a sentenciar la suerte de Temperley en la A y tuvo un partido de colección.

Marca, quite, juego, dinámica y determinación para romper líneas cuando pide la jugada, como en la tremenda corrida para la posterior asistencia al Morro García en el agónico 2-1 a Talleres.

Admirador del chileno Arturo Vidal y Fernando Gago, busca afianzarse en un puesto clave. Otro producto envasado en origen y van...