Más Deportes Jueves, 14 de junio de 2018 | Edición impresa

El niño que la guerra en Colombia no se devoró

La historia de Dávinson Sánchez, un chico que no la pasó bien en su infancia y que, gracias al DT Osorio, ilusiona a su país.

Por Redacción LA

La vida deportiva de Dávinson Sánchez está marcada por el ojo clínico de Juan Carlos Osorio: el DT de México lo encontró en Cali en el fútbol amateur, le abrió las puertas de Atlético Nacional y luego el defensor central hizo su camino hasta llegar a Europa.

Con apenas 22 años, el colombiano que se convirtió en el fichaje récord del Tottenham en el verano boreal 2017 al pasar del Ajax de Holanda al club inglés por 54 millones de dólares.

Y es que su meteórica carrera empezó en Caloto, un humilde pueblo del departamento de Cauca, blanco del conflicto armado entre el Estado y la desmovilizada guerrilla de las FARC por más de 50 años.

Allí nació Sánchez, donde las muertes selectivas y el desplazamiento forzado eran el pan de cada día. Era sobrevivir a la guerra sin un futuro o huir.  Dávinson optó por la segunda opción.

Se instaló con su familia en Cali persiguiendo el sueño de ser futbolista, una de las opciones que le había dejado una vida con carencias, pero rica en humildad.

Y sucedió el milagro. Osorio, el entonces revolucionario y exitoso técnico de Atlético Nacional, lo conoció mientras disfrutaba unas vacaciones en Cali. Sediento de fútbol en tiempo de descanso, el DT se fue a mover la pelota con unos amigos en las canchas de La Troja, uno de los semilleros de donde se nutre el América de Cali.

“Estaba jugando y veo a un negro corpulento que tomaba buenas decisiones. Sigo jugando y corro un poco más, de pronto paro, lo veo y le digo: ¡éste juega! Me presento y él me interrumpe: yo sé quién es usted”, relató Osorio en ese primer contacto con el que calificó en su momento como “un diamante en bruto”.

Dávinson jugaba de volante, pero Osorio le presentó la oportunidad de Atlético Nacional si se convertía en defensor. Para un adolescente de 17 años la propuesta del técnico campeón del fútbol colombiano era la ruta al cielo. “¡Hable con mi mamá!”, fue lo único que pudo decir Sánchez en medio del nerviosismo y la sorpresa. Lo que siguió después para él fue la historia perfecta.

Ganó los Clausura 2013 y 2015 y la Libertadores 2016. Fue octavofinalista con Colombia en el Mundial Sub-20 de Nueva Zelanda 2015 y debutó en el combinado cafetero absoluto en la derrota 3-0 ante Argentina. De allí en adelante, toda una carrera que se presenta como fructífera para un chico que supo elegir lo mejor para su vida.
 

Japón va por la sorpresa y debuta con Colombia

La selección japonesa llegó a Kazán buscando ser una de las sorpresas. Viene de ganarle por 4-2 un partido amistoso a Paraguay en Austria, fue el último de los 32 participantes del Mundial en llegar a Rusia.

El equipo nipón aterrizó en el aeropuerto de la capital de Tartaristán, procedente de Austria, donde el martes se enfrentó al conjunto guaraní en un encuentro de preparación.

En su puesta a punto, Japón jugó tres encuentros amistosos antes de la Copa del Mundo, con un triunfo -el mencionado contra Paraguay- y dos derrotas, una de local -en Yokohama- ante Ghana (0-2) y otra en Lugano ante Suiza (0-2). De sus últimos ocho amistosos solamente ganó uno, empató dos y perdió en 5.

El equipo que dirige Akira Nishino comenzará su carrera en Rusia 2018 el 19 del corriente en el Monravia Arena (Saransk) ante Colombia.

En los papeles, Polonia debe estar en los octavos

La Selección de Polonia es en los papeles la favorita del Grupo H en el que se encuentra la selección cafetera. En las eliminatorias de la UEFA para el Mundial, clasificó de primera en su grupo, por delante de Dinamarca, clasificando directamente.

Cuenta con su máxima estrella Robert Lewandowski, unos de los mejores delanteros de la actualidad y compañero de James Rodríguez en el Bayern Munich, donde terminó con 41 goles la pasada temporada. 

Polonia, luego de su clasificación directa, disputó seis partidos amistosos en los cuales tiene un saldo de dos victorias, dos empates y dos derrotas. De los cuales tres enfrentamientos fueron contra equipos latinoamericanos, donde empató frente a Uruguay y Chile, pero perdió frente a la selección mexicana de Juan Carlos Osorio.