Sociedad Miércoles, 6 de marzo de 2019

"El jardín de los presentes", el disco de Spinetta que salió en medio de la peor tragedia

Néstor Sampirisi cuenta la historia del noveno disco de “El Flaco” y el tercero con Invisible, el trio que formó en 1973 con Machi y Pomo.

Por Redacción LA

El tercer disco de Invisible fue la explosión de Luis Alberto Spinetta a la popularidad y el intento del Flaco por crear una nueva música urbana. Una cuota de lirismo y arte en medio de la más feroz represión de la dictadura.

"El jardín de los presentes" es el noveno disco de Luis Alberto Spinetta y el tercero con Invisible, el trio que formó en 1973 con Machi y Pomo (batería), pero que para este album ya era un cuarteto porque incluía a Tomás Gubitsch, un guitarrista prodigio surgido del tango experimental que, después, tocó en el primer Octeto de Astor Piazzolla.

Fue editado el 29 de septiembre de 1976 pero recién llegó a las disquerías en la segunda quincena de noviembre. Un disco lleno de lirismo que salió en el momento de mayor violencia de nuestro país, cuando el baño de sangre iniciado por las organizaciones guerrilleras y la Triple A abrió la puerta a la más feroz dictadura, que trajo más muerte y miles de desapariciones.

Si se hace un ranking de la obra de Luis Alberto Spinetta, sin dudas, está en el top cinco.

"El jardín de los presentes" incluye uno de los mejores temas del catálogo spinetteano: "El anillo del capitán Beto". Una sucesión de estampas porteñas e imaginería tanguera para un  viaje espacial "a la argentina". Un reflejo de la tensión entre el hombre y la máquina, entre el alma y la tecnología, que ya se presagiaban.

Respecto de este tema Machi rompió un mito: el Beto colectivero que viaja al espacio no es por Norberto Alonso, el ídolo de River de aquellos tiempos, sino por un amigo del barrio Palermo que se había ahogado en una pileta.

La tapa del disco tiene su propia historia. El plan original era un pollito saliendo del cascarón. La idea se la dio a Pomo el ilustrador Juan Orestes Gatti, imitando un dibujo publicado en una revista Time de 1942. Pero a Spinetta no le gustó. Entonces, con su amigo, el fotógrafo Dylan Martí recurrieron a su imaginación.

El hombre que aparece en la foto de tapa es Dyuri Gubitsch, hermano de Tomás, el otro guitarrista de Invisible. Le pintaron la cara verde, le pusieron un gorro de natación y una corona de rosas e hicieron las tomas en la casa del Flaco en la calle Arribeños, en el Bajo Belgrano. Después Gatti, que había creado el arte y concepto insuperables de "Artaud", le dio forma definitiva.

1976, el año que salió "El jardín de los presentes",  fue el primer momento de gran popularidad de Spinetta. Cuando se codeó con Piazzolla y Borges, cuando salió en la tapa de la revista Gente entre los personajes del año, cuando tocó en la concentración de la Selección Argentina que se preparaba para el Mundial '78.

A las funciones de presentación del disco en el Luna Park asistieron unas 15 mil personas, que agotaron las entradas varios días antes de los recitales. A esa altura el Flaco Spinetta ya era un ícono que había desbordado la contracultura y el rock.

"El jardín de los presentes" fue el intento de crear una nueva música urbana, cruza de rock, tango y jazz. Una búsqueda inconclusa y sin continuadores sobre la que el mismo Spinetta sólo volvería años después en "Bajo Belgrano", con su banda Jade. Una de las obras cumbre de un músico y poeta que no hizo caso de las modas, que captaba las vibraciones de la sociedad y las transformaba en arte.

La historia de "El jardín de los presentes"

Escuchá los otros podcast de Los Andes:

lista