Fincas Sábado, 3 de noviembre de 2018 | Edición impresa

El impacto del contraataque chino en los “farmers” de Estados Unidos - Por Jorge Castro

Las medidas que tomó el gigante asiático en represalia a las sanciones norteamericanas se concentran en productos agroindustriales.

Por Jorge Castro - Especial para Los Andes

Las contramedidas tomadas por China frente a las sanciones norteamericanas (tarifas extraordinarias de 200.000 millones de dólares a las importaciones de la República Popular) ascienden a 60.000 millones de dólares en los productos norteamericanos que ingresan al mercado chino.

Se han concentrado prácticamente en su totalidad en las exportaciones agroalimentarias estadounidenses: maíz, soja, carne de cerdo y etanol. Iowa es el estado más golpeado por las medidas chinas, en su condición de segundo productor agroalimentario de Estados Unidos (7,2% del total nacional, con unos 27.000 millones de dólares anuales). El primero es California, que produce 15% del total (50.100 millones de dólares).

Pero Iowa es el principal productor de maíz y carne de cerdo norteamericano, y el tercero de soja, y carnes vacunas y aviarias.

La Universidad de Iowa estima que las tarifas chinas imponen al Estado perjuicios por 1.600/2000 millones de dólares anuales, en un PBI de 190.000 millones de dólares.

Las pérdidas experimentadas por la producción de soja alcanzaron a 159 millones de dólares, aunque podrían aumentar a 891 millones de dólares, en un complejo sojero de 5.200 millones de dólares.

La producción maicera de Iowa asciende a 8.500 millones de dólares, y las pérdidas ocasionadas por las contramedidas chinas se estima que alcanzarán entre 333/579 millones de dólares, en tanto que la producción de carne de cerdo, estructuralmente vinculada a la actividad maicera, tiene una industria de 7.100 millones de dólares, a la que las tarifas chinas ocasionan pérdidas que oscilarán entre los 555 y 955 millones de dólares.

También hay pérdidas en los ingresos de los trabajadores del sector agroalimentario (484 millones de dólares), que son parcialmente compensados por los subsidios federales, y abarcan a 30% del total de la producción.

Más de 70% de las exportaciones de Iowa son productos agroindustriales, encabezadas por las de maíz (1.180 millones de dólares); tractores (747 millones de dólares); carne de cerdo, fresca y enfriada (442 millones de dólares); y herbicidas, que en conjunto son más de 10.000 millones de dólares por año.

China y Canadá son los dos principales mercados para las exportaciones de agroalimentos de Iowa, pero China es el primero y mayor para las ventas de soja, con más de 60% del total. EEUU exporta a China más de 20.000 millones de dólares anuales en soja; y Iowa sola cubre 14.000 millones de dólares de ese total.

El cálculo que hace la Universidad de Iowa es que las sanciones chinas han implicado una caída del precio de la soja en Estados Unidos de menos 16,25%, mientras que el precio del grano en el mercado mundial ha crecido 8,5%.

Estados Unidos produce 35% de la soja global; y el precio del maíz declinó 6,5% en el mercado norteamericano, a pesar de los precios ascendentes en el sistema global.
Todos los estados del Medio Oeste votaron por Donald Trump en 2016, que obtuvo en Iowa más del 60% de los votos.

Esto le otorga a las tarifas chinas un carácter concentrado en términos políticos, sobre todo cuando se aproximan las cruciales elecciones de medio término que tendrán lugar el próximo 4 de noviembre.

En los últimos 2 años, Estados Unidos experimenta un boom económico de dimensión global, con una tasa de crecimiento de entre un 4% y un 5% anual, y un nivel de desocupación de 3,7%, el menor en 50 años.