Salud Lunes, 11 de marzo de 2019

El Hospital Español de Mendoza, referente de alta complejidad en trasplante hepático

Hace un año y medio comenzó con el Programa de Trasplante Hepático, ratificando su liderazgo en el Oeste Argentino.

Por Espacio patrocinado

El Hospital Español de Mendoza continúa marcando su jerarquía como centro de referencia de alta complejidad en trasplante hepático. Hace un año y medio la institución comenzó con el Programa de Trasplante Hepático, ratificando su liderazgo como hospital de alta complejidad en el Oeste Argentino.

Este programa forma parte de la visión y misión que ha delineado la Junta Directiva de este hospital, brindando atención de calidad y seguridad para un amplio sector de la población argentina. El mismo está liderado por el reconocido médico hepatólogo Dr. Omar Andrés Galdame, actual vicepresidente -y futuro presidente- de la Asociación Argentina para el Estudio de las Enfermedades del Hígado (AAEEH), quién luego de una larga trayectoria de más de 25 años en el Hospital Italiano de Buenos Aires como staff de la Unidad de Hígado y Trasplante Hepático, regresó a la provincia para llevar adelante este programa.

Al respecto, el Dr. Galdame destacó que se siente orgulloso de llevar a cabo este programa en el Hospital Español, "ya que cuenta con un equipo de reconocidos profesionales y con el aval de ser la institución de mayor complejidad a nivel privado de la región. Este año el centro asistencial festeja los 30 años desde su primer trasplante, reafirmando su jerarquía y trayectoria. En este contexto, los trasplantes son un punto clave de desarrollo en la medicina actual, porque varias son las especialidades que tienen una alternativa de tratamiento curativo con el mismo. Esto se debe a que se concibe al trasplante como un procedimiento más en la búsqueda del bienestar del paciente y no como la última opción".

Un punto muy importante a destacar es que el implementar este programa de trasplante hepático no solo es un aporte significativo a la salud de nuestra provincia, sino que también ayuda a solucionar la situación crítica de muchos pacientes y sus familias que, ante la inminencia de un trasplante, debían viajar a Buenos Aires o a otros centros del país, con los costos y el desarraigo que esto conlleva.

El Dr. Miguel Discépolo, coordinador del  Departamento de Trasplante, destacó que el programa se insertó rápidamente, ya que el Hospital Español de Mendoza es el centro privado de trasplantes referente a nivel regional, con estándares de excelencia que lo posicionan entre los 10 mejores a nivel nacional. Los programas de trasplante actualmente son: renal, reno-pancreático (único en Mendoza), hepático, cardíaco y ósteo- articular. El Dr. Walter Daniel Vázquez, Director Médico y Ex Jefe del Servicio de Terapia Intensiva del nosocomio, comenta que están en evaluación de incorporar el programa de Trasplante de Médula Ósea, reforzando la visión y misión de institución.

¿Quiénes forman parte del equipo de trasplante hepático?

El programa está integrado por un grupo de expertos en la materia, entre los que se encuentra al Dr. Diego Sebastián Cutropia, Subjefe del programa, cirujano especialista en hígado, vías biliares, páncreas y trasplantes, ex fellow del Hospital Austral de Buenos Aires. El resto del programa se compone de un gran número de profesionales, entre ellos cirujanos reconocidos como el Dr. Christian Bertona, Jefe del Servicio de Cirugía del Hospital Español de Mendoza y ex residente del Hospital Italiano de Buenos Aires;  anestesistas, especialistas en terapia intensiva, nutricionistas, hemoterapeutas, hemodinamistas, infectólogos, gastroenterólogos, especialistas en diagnóstico por imágenes, clínicos, cardiólogos, neumonólogos, patólogos y personal de enfermería; además de asistentes sociales, psicólogos y otros especialistas que participan como interconsultores, constituyendo un equipo multidisciplinario altamente capacitado, que está disponible los 365 días del año.

¿Qué pacientes son los que necesitan un trasplante hepático?

Es importante destacar que los pacientes que requieren un trasplante hepático son aquellos que padecen una falla hepática aguda en el caso de una hepatitis fulminante o falla hepática crónica, principalmente en los pacientes que padecen una cirrosis hepática de diversas causas como el virus de la hepatitis B, hepatitis C, enfermedades autoinmunes, alcohol, hígado graso y otras.

También existen otras enfermedades con compromiso hepático que requieren del trasplante como una opción terapéutica (ej. tumores, enfermedades metabólicas, etc.).  Se deben seleccionar como candidatos a trasplante hepático a aquellos pacientes cuya calidad de vida no sea buena o cuya expectativa de vida sin trasplante sea menor de un año. Asimismo, se debe realizar una evaluación médica detallada, con el fin asegurar la viabilidad del trasplante.

¿Qué importancia tiene la derivación temprana al centro de trasplante?

La derivación precoz por parte de los médicos clínicos o de atención, de gastroenterólogos o de médicos de terapia intensiva a un hepatólogo o a un centro de trasplante es clave para el futuro del paciente, ya que muchos de ellos con enfermedades hepáticas e tienen indicación de trasplante son derivados tarde o en condiciones desfavorables para ser considerados para el procedimiento.

Se recomienda que todo paciente con complicaciones severas de las distintas enfermedades hepáticas sean derivados al centro de trasplante para su evaluación y que en el centro se establezca su aptitud o no para el procedimiento. Todo este proceso se debe realizar en estrecho contacto con el médico derivador, lo que conlleva una atención integral del paciente.   

 ¿Cuáles son los beneficios del trasplante hepático?

El trasplante es un tratamiento curativo de la enfermedad hepática avanzada. El órgano trasplantado comenzará a funcionar normalmente y recuperará todas sus funciones vitales y además, se irán controlando todas las complicaciones asociadas a la enfermedad hepática terminal.

A los pocos meses post trasplante el paciente podrá retomar paulatinamente su vida normal. Mejorará francamente su calidad de vida y se espera que su reinserción laboral y social sea normal.

¿Cómo es el proceso de evaluación para un trasplante?

En cuanto a la evaluación previa al trasplante, el especialista explicó cómo se realiza el procedimiento: “A los pacientes que nosotros consideramos que pueden necesitar un trasplante les realizamos diferentes estudios equiparables a un pre quirúrgico, que se denomina Evaluación Pre Trasplante Hepático”.

De este modo se determina si el paciente es apto o no para ser sometido al trasplante. Actualmente la prioridad en lista de espera se determina por la severidad de la enfermedad hepática. El Dr. Galdame explicó que se trasplanta primero al paciente que está más enfermo, independientemente del tiempo de permanencia en lista de espera, ya que hay pacientes que pueden permanecer en lista y hay otros que necesitan el trasplante de forma urgente, por ejemplo en el caso de una hepatitis fulminante, que es cuando el hígado de una persona sin enfermedad hepática previa deja de funcionar en pocos días.

Importancia del entorno familiar y social

Es de vital importancia tanto en el pre, como en el post trasplante, el apoyo y contención de familiares o de amigos. Es imprescindible para el éxito del procedimiento un ambiente de mutua cooperación que ayude a lograr la adherencia del paciente a las indicaciones y requerimientos asociados al trasplante.

A su vez, siempre se insiste en las campañas del Día del Donante con la idea de concientizar acerca de la donación, porque es la única manera de que los pacientes que necesitan un órgano puedan acceder al trasplante y que nuestra especialidad tenga sentido. Por ello siempre agradecemos a la sociedad por su compromiso y generosidad al momento de la donación, como así también a las autoridades del INCUCAI y a su regional en Mendoza, INCAIMEN, por el excelente trabajo que realizan día a día, tanto en la procuración, fiscalización y concientización de la donación y trasplante de órganos.

Reflexiones finales

El doctor transmitió un mensaje de tranquilidad para aquellas personas que requieren este tipo de cirugía: “El paciente tiene que saber que se va a curar de su enfermedad con el trasplante y va a poder realizar una vida completamente normal”.

La evolución de este procedimiento en las últimas décadas ha sido muy notoria, logrando hoy en día resultados excelentes en cuanto a cantidad y calidad de vida de los pacientes.