Sociedad Lunes, 15 de abril de 2019

El Gobierno alerta sobre el crecimiento de movimientos antivacunas

En Mendoza hay denuncias, pero ningún caso ha llegado a la vacunación compulsiva. Advierten sobre los peligros de la no inmunización.

Por Redacción LA

En el marco del inicio de la campaña antrigripal, la directora de Inmunizaciones de la provincia, Iris Aguilar, reiteró los peligros que traen consigo las decisiones individuales. Aseguró que si bien en el mundo los movimientos antivacunas han tenido avances en cantidad de adherentes, en la provincia no es significativo.

 

Según manifestó Aguilar en Radio Mitre Mendoza si bien se han registrado casos con negativa a vacunar por parte de padres de alumnos, los agentes a cargo de la inmunización en los establecimientos escolares no han tenido que realizar ninguna vacunación compulsiva hasta el momento.

“Los vacunadores tienen muy presentes que deben hacer la notificación de la negativa a vacunar, porque está clarísimo que se pone en riesgo a todos”, argumentó. La funcionaria del Ministerio de Salud explicó que cuando un padre no quiere vacunar a su hijo el protocolo indica darle parte al Juzgado de Familia, desde la Justicia se notifica al padre de que está incumpliendo la ley y si este no cesa en su negativa, el niño es vacunado compulsivamente.

“Las vacunas en Argentina son obligatorias por ley, hay fallos de la Corte Suprema de Justicia. La mayoría de los papás reflexiona y entiende que pone en riesgo a su hijo y al resto de la comunidad”, aseguró sobre el accionar de los progenitores ante la intervención de la Justicia de Familia.

Sin embargo, Aguilar señaló que si bien los movimientos antivacunas son “incipientes” en Argentina, “no hay que bajar la guardia” porque las decisiones individuales en estos aspectos provocan consecuencias al resto de la población.

 

Asimismo, señaló que los grupos de riesgo deben recibir una dosis de la vacuna antigripal de manera gratuita en cualquier hospital público o centros asistenciales de la provincia. En este sentido, recordó que la población más vulnerable es la comprendida entre los 6 a 24 meses de vida, mayores de 65 años de edad, puérperas, mujeres embarazadas en cualquier momento de la gestación y también todos los mayores de 2 a 64 años que tienen alguna enfermedad de base, tal es el caso de enfermos de Asma o Epoc, diabéticos, pacientes oncológicos, etcétera que deben presentar un certificado médico.