Mundo Viernes, 12 de octubre de 2018 | Edición impresa

El FMI y el Banco Mundial piden a China y EEUU bajar la tensión

Preocupa el impacto en la economía y en la bolsa que puede tener la guerra comercial entre las dos potencias.

Por Agencia DPA

China vive en una tensión permanente. El gigante asiático es seguido de cerca por distintos organismos mundiales.

Por un lado, su batalla comercial con Estados Unidos podría tener consecuencias insospechadas. Y por otro, un reciente informe de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) advirtió que sus compañías vulneran derechos en países de América Latina.

 

Ayer, los directores del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional exhortaron a China y a Estados Unidos a reducir las tensiones comerciales entre ambos, en momentos en que caen los mercados bursátiles.

El crecimiento económico mundial se está aletargando pero sigue siendo robusto, dijo la directora del FMI Christine Lagarde, en el marco de la reunión anual entre esa institución y el Banco Mundial, en la isla de Bali, Indonesia. Los países del mundo "están en buena posición, por lo cual no estamos viendo lo que se llama contagio", aseveró. 

Sin embargo, las pronunciadas fluctuaciones en los mercados bursátiles mundiales en los últimos días reflejan en parte el alza de las tasas de interés en Estados Unidos y en otros países, así como la incertidumbre sobre el comercio internacional, expresó. 

"Es la combinación de estas dos cosas lo que probablemente está causando algunas de las tensiones que estamos viendo en los índices, en los indicadores a corto plazo y posiblemente en la volatilidad bursátil", dijo Lagarde. 

 

La imposición mutua de aranceles entre China y Estados Unidos no está ayudando a mejorar las cosas, apuntó. Como respuesta, ofreció tres consejos: "Reduzcan las tensiones, reparen el sistema y no lo estropeen". 

Escasos avances

Reconoció que la Organización Mundial de Comercio ha logrado escasos avances hacia un acuerdo global sobre normas comerciales que puedan reparar las quejas sobre políticas chinas como las del presidente estadounidense Donald Trump, de que China le roba tecnología a empresas extranjeras y las coloca en desventaja a fin de dominar ciertos sectores. 

"Nuestra recomendación enfática es que trabajemos hacia un sistema comercial mundial que sea más fuerte, que sea más justo y que cumpla con sus objetivos", declaró Lagarde. 

 

Agregó que la aplicación de políticas que buscan obtener "una posición dominante" en el mercado internacional no son compatibles con el libre comercio. 

El FMI modificó su cálculo anterior sobre el crecimiento económico mundial para este año, bajándolo de 3,9% a 3,7%. Además, esta semana emitió informes sobre finanzas públicas y estabilidad financiera que advierten sobre la posibilidad de una perturbación en el sistema comercial mundial. 

El presidente del Banco Mundial Jim Yong Kim dijo que ese organismo está trabajando con países en desarrollo para prepararse en caso de un deterioro mayor en la economía mundial. 

"El comercio es fundamental, porque es lo que ha sacado a millones de personas de la pobreza", dijo Kim. "Soy un internacionalista, ese es mi trabajo y esta es nuestra posibilidad de poner fin a la pobreza extrema. Necesitamos más comercio, no menos comercio". 

Violaciones a los DD.HH

Un informe de la Federación Internacional de Derechos Humanos (FIDH) afirma que la realización de proyectos de inversión patrocinados por el país asiático en Latinoamérica suele estar acompañada de violaciones laborales, ambientales y contra comunidades indígenas. 

 

El documento, que analiza las prácticas de consorcios y bancos de China en 18 proyectos en Argentina, Bolivia, Brasil, Ecuador y Perú, sostiene que las faltas citadas "demuestran un patrón de comportamiento recurrente".

"Las violaciones de derechos humanos en que incurren las compañías chinas no son hechos aislados", subraya el texto suscrito por 21 asociaciones latinoamericanas.

De los casos estudiados, siete son de la industria minera, seis a la petrolera y cinco al sector hidroeléctrico. Además, 15 tienen impacto en territorios indígenas, 11 en áreas naturales protegidas, cinco son patrimonios reconocidos por la UNESCO.