Economía Domingo, 22 de julio de 2018 | Edición impresa

El dólar se mantiene en calma ante un futuro incierto

La necesidad argentina de mantener controlada la cotización del billete verde choca con el plan de EEUU de valorizarlo.

Por Leandro Boyer - Corresponsalía Buenos Aires

El dólar se mueve con una moderada calma en el mercado cambiario local, favorecido por las medidas que aplicó Luis Caputo desde que inició su gestión al frente del Banco Central (BCRA), pero más allá de los pronósticos optimistas el escenario futuro aún es incierto, principalmente por los movimientos que pueda tener la moneda en el actual contexto global.

La estrategia que aplicó el Central para secar la demanda de la divisa norteamericana demostró sus frutos el pasado martes, cuando la autoridad monetaria renovó casi el 75% de las Lebac de un total de $529.321 millones que vencían. 

El último esfuerzo para lograr mantener el stock de esos papeles fue ofrecer una tasa corta de 46,5% anual. Y resultó, porque más del 60% de los que ratificaron sus posiciones apostaron por ese plazo, en busca del rinde que alcanzó esos elevados niveles para frenar la crisis cambiaria.

 

El dólar cerró la semana a $27,31 para la compra y a $28,31 para la venta minorista. La mayoría de las ruedas se caracterizaron por el resurgimiento de la demanda, principalmente el miércoles y el jueves posterior al vencimiento de las Lebac. Esos días se sintió la presión de quienes abandonaron las letras del Central.

Aunque el viernes se observó un retroceso, en la semana acumuló un avance de 36 centavos. Sin embargo, se mantiene lejos del techo que tocó a fines del mes pasado, cuando se disparó a $29,6 y rozó la barrera de los 30 pesos.

Esta semana también se conoció la dimensión del impacto que tuvo en los precios la crisis que se desató en mayo pasado. La inflación marcó su máximo avance en los últimos dos años al ubicarse en el 3,7% y generó que el acumulado semestral sea del 16%. 

Ese escenario representa un doble desafío para Caputo, porque la Argentina debe cumplir con las metas de reducción de la inflación para acceder a lo que resta de los U$S50.000 millones del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Por ahora, la asistencia es fundamental: parte del primer desembolso (7.500 millones de dólares) se destinan a las subastas diarias que realiza el Central, por cuenta del Ministerio de Hacienda, para contener a la demanda en el mercado cambiario.

El Central prevé “un escenario de inflación moderándose a partir del tercer trimestre” y considera que será necesario mantener “el actual sesgo contractivo de la política monetaria hasta que la trayectoria de la inflación y la inflación esperada se alineen con la meta del 17% en diciembre de 2019”. 

Pero la efectividad del plan Caputo no es ajena a los reacomodamientos del dólar en el resto del mundo, en un escenario caracterizado por la “guerra comercial” entre los Estados Unidos y China.

El dólar emprendió este año una carrera alcista a nivel global que se intensificó desde mediados de mayo. Desde aquella fecha, la divisa avanzó más de 6%, según el índice que mide su evolución denominado “dollar index”.

 

Aunque esta semana registró bajas asociadas con declaraciones del presidente Donald Trump contra la política monetaria de la Reserva Federal (Fed), la tendencia acumulada vaticina que la moneda continuará fortaleciéndose, con el consecuente impacto que tendrá en el resto de las divisas del mundo y especialmente en las de la región. 

La decisión de los EE.UU en la era Trump es revalorizar al dólar y esa postura la ratificó el secretario del Tesoro estadounidense, Steven Mnuchin, durante su visita a la Argentina: dijo que un dólar fuerte refleja a una economía estadounidense fuerte y es algo deseable para su país en el largo plazo.

Por eso, casi nadie se anima a afirmar que la calma del mercado cambiario local es definitiva. Puertas adentro, habrá que esperar los próximos desafíos que debe sortear Caputo para carcomer el stock de Lebac sin provocar un descalabro del dólar y para comenzar a reducir elevadas tasas de interés que se fijaron frenar la inflación.